Jueves, 14 de Enero de 2016

De Guilermo Asencio, Marcelo Rovera
Todo el sentido y todo el drama del hombre se encuentran en su interior y no en sus manifestaciones exteriores, por ello lo que verdaderamente importa no es lo que la gente hace y dice, sino cómo y por qué lo hace y dice. La verdad subrayada se transforma irremisiblemente en mentira. La dramaturgia está basada en tres obras de Chejov: "El Oso", "El Canto del Cisne" y "La Gaviota", rescatando de éstas dos últimas, el concepto de "teatro dentro del teatro". Es la historia de un viejo actor que ante la proximidad de la muerte y encontrándose en un teatro vacío, con la sola compañía de su joven asistente, reflexiona sobre su profesión y recuerda e interpreta pasajes de las obras por él representadas en un pasado glorioso. Es a través de estos recuerdos que posterga la llegada de la muerte. Es en este marco donde aparece también la imagen de la mujer amada (y perdida), también actriz, como parte de su fantasía y representando una obra que hicieran juntos en el pasado (El Oso). A partir de este momento comienza un doble juego de todos los personajes. Los textos están tanto al servicio de la representación de "El Oso", como así también de las cuestiones pendientes y personales de los amantes. Cuando la representación de "El Oso" llega a su fin, la mujer amada desaparece, la fantasía creada por el viejo se desvanece y ante la incapacidad de actuar, el viejo Svetlóvidov se resigna y muere.

Este espectáculo formó parte del evento: Todos al Teatro
Este espectáculo formó parte del evento: 7° Encuentro Nacional de Teatro





e-planning ad