Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Griselda Gambaro
Hace algún tiempo conversábamos con Juana sobre la posibilidad de escribir un texto teatral basado en el cuento de Chejov titulado “Duschechka” (Almita). Así, de este cuento surgió “Mi querida”, un monólogo donde Olga, su protagonista, confiesa en clave involuntariamente humorística o patética, que sólo cuando ama se siente plena, útil y pensante. Personaje entrañable y detestable según se mira, Olga se mimetiza a punto tal con los seres que ama, apropiándose de opiniones y deseos, que cabe preguntarse si una entrega tan absoluta se debe a su ánimo generoso, al miedo a la soledad o al simple cálculo. De cualquier modo, es ella quien, a través de Juana Hidalgo, nos contará su historia y en su devenir quizás podremos saber si el amor así entendido es un bumerang que nos golpea o una circunstancia común del sentimiento a la que cada uno responde como puede.




e-planning ad