Jueves, 11 de Febrero de 2016

Un Diablo de sangre caliente y paternal, mientras cuida de su hijito seduce cuanta pollera puede; una Juanita reivindicadora del derecho a ser ella misma, una Monja fria y egoista, tia de Maria, a la que quiere someter; un Juancito desconcertado y y un final de habilidad y cachiporra como desde siempre en este teatro milenario.





e-planning ad