Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Eduardo "Tato" Pavlovsky
La obra del autor argentino, pertenece a la estética del absurdo. Nacida de la posguerra europea, fue la poética que utilizó Ionesco y Beckett, para reflejar las angustias existenciales a través de personajes que son víctimas de un mundo desintegrado que va camino al caos. Las palabras conforman un código lingüístico que decepciona y no logra comunicar, rompiendo así, el sentido racional del lenguaje acentuado por un desvanecido poder de la palabra. En “La espera trágica”, los personajes intentan un desesperado esfuerzo por comprenderse, manifestando al lenguaje como una forma de protesta. Las situaciones que se desprenden del texto no presentan una línea lógica de acción y relato, llevando a las mismas al extremo de ser absurdas. Un siglo nuevo no significa que sea innovador y frente a la multiplicidad de recursos comunicacionales, al final no nos comunicamos, y así el sufrimiento nos atraviesa como las líneas de la mano, siendo el punto de unión entre tantas palabras y silencios.




e-planning ad