Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Lucila Eliascher
Grupo Mamushka

Una vez que los medicamentos ya no sirven y las formas convencionales de curar desaparecen...aparecen las otras. Cuando no hay respuesta del otro lado la desesperación crece y todo resulta válido a la hora de saciar esa impotencia o de lavar culpas históricas. La espera se hace infinita. La ayuda se convierte en molestia. Aprovecharla mientras esté, ese es el lema. Y que sea lo que Dios quiera...
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad