Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Sebastián Villar Rojas, Carolina Torres

¿Cómo se inicia y cómo se construye una carrera artística? ¿Cuáles son las fuentes de legitimación que sepultan a unos y consagran a otros? ¿Quién sube o baja el pulgar y, al hacerlo, cambia para siempre el destino de un artista y sus ambiciones?

El imperio de lo frágil es una metáfora tragicómica, violentamente sincera, del deseo -demasiado humano- de consagración artística, de conquista de aquello que anhelamos ser, y de lo que somos capaces de hacer -después del mingitorio de Duchamp- para alcanzar la originalidad.

Siete pisos, once escenas, tres actores.

El público acompañará a los actores en su camino ascendente por el edificio, en una travesía por sus muestras y por una historia que no le dará respiro.

Clasificaciones: Teatro, Adultos




e-planning ad