Martes, 25 de Octubre de 2016

De Anton Chejov
La historia se centra en un grupo de terratenientes, representantes de la antigua aristocracia, que pierden sus propiedades en manos de una nueva clase enérgica y abocada al trabajo.
Los aristócratas son simpáticos y encantadores, pero también perezosos, derrochones y pomposos, su derrota se debe a su inercia e inadecuación.
El jardín de los cerezos cae como símbolo del derrumbe de un modo de vida que no se adecua a las nuevas circunstancias.




e-planning ad