Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Diego Lopardo

Compañía Diente de León presenta un espectáculo corporal de gran despliegue que incluye acrobacia, danza, proyecciones y canto, plagado de luces y sombras, sonidos, colores y múltiples elementos y accesorios.

Un personaje sin nombre ni género despierta en un no lugar y emprende un viaje cuyo único fin es el punto de partida. Es simplemente un cuerpo que surge en una forma nueva, transitando recuerdos que cobran vida en un espacio donde todo está por construirse. Un cuerpo que juega con percepciones relacionadas con el pasado en pos de redescubrir ese nuevo espacio.

En ese viaje surgen el miedo, la intriga, la exploración, el desencanto, el rechazo, la negación, la soberbia, la furia, para luego dar paso al perdón, la aceptación, la entrega, la transformación, el disfrute, el fluir… el placer. Desde la circularidad del absurdo, desde la espera de que algo suceda, el personaje logra reencontrarse a sí mismo y descubre el modo de satisfacer su deseo.

Diente de León es un “solo” que se proyecta en torno de tres momentos diferentes pero complementarios:

El comienzo: Lo Blanco. El descubrimiento.
La torpeza: Lo Negro. El enojo, la furia.
El deseo, lo sensual: Lo Rojo. El renacer, el reencuentro, el erotismo.

Duración: 55 minutos
Clasificaciones: Danza - Teatro




e-planning ad