Jueves, 27 de Octubre de 2016

De Alejandra Endler

Amalia está sentada en su escritorio. Arma un pájaro. Construye con maderas, un oficio familiar. Pedro entra. Se esconde. Sin mantener contacto físico, mirándola desde un comienzo, hace aparecer un metro. Quiere saber cuál es la distancia que podría reducir. Quiere tocarla. Amalia deja de escucharlo, su voz es un colchón acuático que la adormece. Le gustaría solamente viajar con su voz pero su mamá, la Chuña, está por llegar y quién sabe qué puede pasar. Amalia queda congelada, piensa en el ave que toca hoy. Un canto del Crespín a lo lejos. Silencio. Pedro la mira, no le gustan los silencios, parece que va a llorar. No se mete, una costumbre argentina, como bien señaló Scalabrini Ortiz.

  • Crece a lo lejos un cantoCrece a lo lejos un canto
Duración: 60 minutos
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad