Domingo, 17 de Enero de 2016

De Fernando Zabala

Victorio vive en una vieja casilla rodante en un terreno baldío de La Boulaye, es un trapecista retirado, que a los 58 años quiere volver al mítico circo Rodas. A pesar de la edad avanzada y de la mala condición física propia de los años, insiste con que lo van a llamar y que le darán nuevamente un lugar en la pista. A su vez, intenta dar su triple salto mortal en el escenario de la vida, desde hace unos meses pretende volver a formar una familia con Marita, su ex esposa, y su hijo Dieguito. Como un aire de ilusión, es un paisaje de los sueños, de las ilusiones, y de dos pasiones que se entrelazan fuertemente una con la otra, el circo y la familia.





e-planning ad