Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Claudio Ferrari
Videla, Massera y Firmenich comparten los últimos momentos en una misma celda antes del indulto, el 28 de diciembre de 1990, en el día de los Inocentes. Una farsa, una parodia, una comedia con canciones y con un patético final feliz, y una tragedia construida como un mal sketch, donde se festeja una libertad que nos resulta repugnante. "Perdonar es diBino" actúa -la actuación aquí como simulación e imposible disimulación- sobre un espacio y un tiempo que ya son permanentes en la historia de los argentinos, donde no cabe la metáfora, ni la poética, ni la sutileza: solamente la deformación de la burla, siempre reducida -fracaso inicial del intento- ante la espantosa realidad y su imposible olvido y perdón.




e-planning ad