Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Ensor Michel de Ghelderode
En un decadente palacio, el rey, afligido más por protocolo que por desdicha, se queja de la presencia de la muerte que viene a buscar a su reina. La reina agoniza y el rey necesita, mientras dura la agonía, que Folial, su bufón, lo entretenga. El bufón no se siente de ánimo para tales tareas, a pesar de su afán por disimularlo. Entonces el rey ordena que cumpla sus funciones, sino castigo. El bufón obedece y es aquí donde se desata un duelo de inteligencias. Folial es el implacable crítico que en su existencia de servidor debe jugar con precisión al peligro de la dualidad; ser fiel y hacer reir sin olvidar la astucia del que arroja una reflexión mediante su arte, que pueda encajar con el buen ánimo, la maldad y la desesperanza del amo. Las historias y los juegos los llevan a hacer un cambio de roles que les permite a los dos, por única vez, decirse las verdades ocultas.




e-planning ad