Lunes, 18 de Enero de 2016

Esta es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo y termina con un lago, que está allí, en un día de viento.El hombre se llama Hervé, el lago no se sabe. Se podría decir que es una historia de amor,sin embargo, si fuera así, entonces no valdría a pena contarla.De pronto es mejor aclarar que se trata de una historia del siglo XIX: para que nadie espere encontrar aviones, lavarropas y psicoanalistas. No hay. Quizás otra vez.




e-planning ad