Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Andrés Lifschitz

Moisés Ville, Santa Fe, 1929. El rabino y líder espiritual del pueblo, desaparece. Sus hijos deben decidir qué hacer con el Talit (manto sagrado) del rabino, con la ley paterna y con sus vidas. Una madre en duelo, dos hijos a cargo del templo, un hijo mago, una nuera espiritualista y un yerno encargado de la salud del pueblo llevarán esta comedia al absurdo y al surrealismo. Un Talit que pasará por ser el representante de la ley, luego un trapo viejo y, por último, un objeto de magia. Pero solo el nieto de la familia, a punto de iniciarse en la vida adulta, podrá hacerse escuchar y recapacitar sobre el legado de su abuelo, el gran rabino. Una apuesta teatral absurda, emotiva y reflexiva a cerca de la fe.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad