Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > Intercambio con Autores

#1 Marianela Fallardi Publicado el 26/04/2006 a las 12:11:10 busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

hola!, buso obras de teatro para representar que tengan un hombre y una mujer como personajes, no se, alguna comedia o algo asi, sino 2 mujeres y un hombre, habra?
#2 Fabian Sevilla Publicado el 28/08/2006 a las 22:42:40 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

 hola. me llamo fabian sevilla. Soy libretista, director y productor de teatro en Mendoza.
Tengo una comedia para un hombre y una mujer llamada CONFESIONES DE LA GRAN PUTA. Fue estrenada en Mendoza en setiembre de 2005 y ganò el premio escenario mejor comedia.
Si te interesa, contactate.
Un beso.
#3 Marianela Fallardi Publicado el 29/08/2006 a las 14:17:54 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Hola!, gracias por el mensaje, la verdad es que sí, me interesa; aca somos dos actores interesados en hacer una buena comedia, me gustaría si me podes mandar el texto; asi lo leemos, mil gracias por todo, espero su respuesta; un beso

Marianela!

#4 Fabian Sevilla Publicado el 31/08/2006 a las 10:06:54 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

HOLA. TE ENVIO TRES OBRAS.
DOS SON PARA DOS PERSONAJES (CONFESIONES DE LA GRAN PUTA Y MADAME FLAVIA) Y OTRA (LA ROPA TE LA SACO YO), FUE ESTRENADA PARA CUATRO ACTORES, PERO PUEDO ADPTARLA PARA DOS, SI TE INTERESA


CONFESIONES DE LA GRAN PUTA

Escenografía: El altar de un iglesia. A lo largo de la obra, se irá convirtiendo en el gabinete de un psicólogo, luego una oficina de recepción de avisos clasificados de un diario, el sitio donde atiende una médium de dudosos poderes y el departamento de una pareja.

Personajes: Perla y Ferdinando, este último irá adoptando los diferentes roles masculinos.

Escena 1
(OSCURIDAD. SE SIENTE LA MARCHA NUCIAL)
PERLA Y FERDINANDO: (VESTIDOS DE NOVIOS, AVANZAN Y SE DETIENEN EN PROSCENIO. MIRAN HACIA DELANTE)
CURA: (OFF) Estamos reunidos para consagrar en sagrado matrimonio a Perla...
FERDINANDO: (INTERRUMPE. A LA NOVIA) ¿Cómo: Perla? ¿No te llamabas Gabriela?
PERLA: (DISIMULANDO) Perla, Gabriela, ¿Cuál es la diferencia? (AL CURA) Déle, Padre, métale con las preguntas...
FERDINANDO: Pero...
CURA: (OFF) Perla... o Gabriela, ¿aceptas por esposo a...?
PERLA: (APURADA) ¡Sí!
CURA: (OFF) Y tú, ¿aceptas como esposa a Perla o Gabriela?
FERDINANDO: (DUDA)
PERLA: (IMITA VOZ DE HOMBRE) ¡Acepto!
FERDINANDO: (INTENTA EXPLICAR QUE EL NO HABLO, PERO ELLA LE TAPA LA BOCA CON EL RAMO)
CURA: (OFF) Si hay alguien que se oponga, que hable ahora o calle para siempre...
FERDINANDO: (SE SAFA) ¡Yo! (AL PÚBLICO) Ustedes en este momento tienen que hacer uuuhhhh (LE PIDE AL CURA QUE PREGUNTE NUEVAMENTE) Otra vez, por favor.
CURA: (OFF) Si alguien se opone, que hable ahora o calle para siempre...
FERDINANDO: ¡Yo! (ANIMA AL PUBLICO A EXCLAMAR UHHHHH)
PERLA: ¿Qué te picó, pedazo de pelotudo?
FERDINANDO: Ayer me llegó un mail. Me decían cosas sobre vos. Al principio lo tomé como de mala leche. Pero con esto de Perla o Gabriela, entré a dudar.
PERLA: ¿Y qué te decían en ese mail?
FERDINANDO: No, nada... mejor sigamos...
PERLA: No, ahora hablás o callás para siempre.
FERDINANDO: (TOMA VALOR) ¡Que sos puta! (AL PÚBLICO) Ustedes tienen que hacer aaahhhh (A PERLA) Repitamos.
PERLA: Hablá o callá para siempre.
FERDINANDO: ¡Que sos una puta! (ANIMA AL PUBLICO A EXCLAMAR AHHHHH) Dale, confesálo ante esa sagrada cruz...
PERLA: (PIENSA) Nosotras preferimos el término: trabajadora sexual.
FERDINANDO: Entonces lo aceptás.
PERLA: Sí (AL PÚBLICO) Ustedes aquí tienen que hacer ooohhhh (A FERDINANDO) Una vez más...
FERDINANDO: ¡Lo aceptás!
PERLA: ¡Si! (ANIMA AL PUBLICO A EXCLAMAR OHHHHH) He sido trabajadora sexual, meretriz, mujer de la vida...
FERDINANDO: (SE QUEJA ENOJADO) ¡La gran puta!
PERLA: Y la mejor pagada (VICTIMA) Pero puedo explicárlo todo...
FERDINANDO: Dale...
PERLA: Primero nos casamos.
FERDINANDO: No. Ahora. ¡Aquí!
PERLA: Es largo de contar, podría servir para una película o para un show en algún pub alternativo.
FERDINANDO: (MIRANDO AL PUBLICO) De eso se trata...
(OBERTURA)

Escena 2
PSICOLOGO: (SE DA LUZ, PERLA ESTA ACOSTADA EN UN DIVAN) ¿Qué la trae a mi consultorio?
PERLA: Licenciado, sufro de fiebre...
PSICOLOGO: Yo soy psicólogo... le convendía visitar un clínico
PERLA: ¡Es que mi fiebre es uterina!
PSICOLOGO: ¿Y desde cuándo siente esos ardores?
PERLA: No hace mucho....desde los cinco años. Era tanta “la calor” a esa edad, que me ví obligada a debutar
PSICOLOGO: Pero usted es toda una Andrea del Boca sexual. ¿Y quién la inició?
PERLA: Un muñeco del Topo Gigio que tenía en la repiza... pero a él no le cobré
PSICOLOGO: ¡Ah, cobra!
PERLA: El tratamiento para mi mal no lo cubría ninguna obra social y tuve que hacer que cada placer sea un negocio...
PSICOLOGO: ¡Linda forma de justificar que una es puta!
PERLA: ¿Cómo dice?
PSICOLOGO: Nada... siga.
PERLA: La culpa de que yo haga dinero a costa de mi enfermedad la tuvo mi madre... desde chiquina me vivía diciendo: Perla vas a cobrar, Perla vas a cobrar...
PSICOLOGO: Piense en su madre, ¿qué diría ella si la viera de yiro en Buenos Aires y Costanera, por ejemplo?
PERLA: Me matería porque esa es su esquina...
PSICOLOGO: Debo entender que esta calentura enfermiza no tiene raíz en un problema familiar. Tal vez es orgánico. ¿Usted se alimenta bien?
PERLA: No, desde adolescente vivo probando dietas. Comencé con la del cucurucho... comer poco y coger mucho. Seguí con la de Guido.
PSICOLOGO: ¿La de Guido?
PERLA: Como la del cucurucho, pero más seguido. Intenté con la de la granada: al almuerzo un polvo...
PSICOLOGO: ¿Y en la cena?
PERLA: Una mamada. Pero la dejé porque la granada no me gusta
PSICOLOGO: ¿Y cuál es su fruta favorita?
PERLA: El miembrillo. Aunque yo prefiero que los penes sean como naranjas...
PISCOLOGO: ¿Redondos?
PERLA: No, por docena. Creo que tengo un problema entre manos
PSICOLOGO: Yo diría que lo tiene entre las piernas
PERLA: ¿Cuándo será el día en que mis gambas puedan decir: al fin juntas?
PSICOLOGO: Va a necesitar un tratamiento muy largo...
PERLA: Y duro, por favor.
PSICOLOGO: Será doloroso...
PERLA: No importa, siempre llevo vaselina en la cartera. ¿Y en que consiste?
PSICOLOGO: Para empezar (SE BAJA LOS PANTALONES) La confrontaré con eso que desea tanto...
PERLA: Ya me está gustando...
PSICOLOGO: (SE LE ACERCA) Deberá aceptar que tiene un conflicto...
PERLA: Si... un conflicto muy grande... y cabezón.
PSICOLOGO: (SE EXCITA DE SOBREMANERA) Deberé recetarle medicamentos...
PERLA: (TAMBIEN SE EXCITA Y LO ATRAE) ¿Es oral o en supositorio?
PSICOLOGO: Tratamiento combinado.
PERLA: ¿Cada cuánto?
PSICOLOGO: Una aplicación cada ocho horas. Pídame por favor que se la dé... a la pildora.
PERLA: Démela ¿Es muy amarga?.
PSICOLOGO: Dicen que es saladita. Ahora, prepárese que va la primera dósis.
PERLA: (SUENA UN TIMER. ROMPE LA POSTURA) Se cumplió el tiempo.
PSICOLOGO: No, el psicólogo soy yo y yo digo cuándo termina la sesión...
PERLA: ¡Qué sesión! Son 50 pesos...
PSICOLOGO: ¿Cómo 50? Si la semana pasada me cobraste 30.
PERLA: La semana pasada el servicio no incluyó fantasía sexual. Querías hacerte pasar por psicólogo para cogerte a una paciente... bueno, eso cuesta 20 pesos extras.
PSICOLOGO: (MIENTRAS LE PAGA) Te voy a denunciar a Protección al consumidor... (MIENTRAS PERLA SE VA) Esperá, el viernes que viene veníte disfrazada Martín Karadagian, yo te espero vestido de Pepino y hacemos que estamos en Titanes en el ring.
PERLA: Está bien, pero adelantame 20 pesos porque me voy a tener que platinar el cabello.
PSICOLOGO: (LE PAGA) Por Dios, todo es dinero. Así no hay sueldo que alcance.
PERLA: Y... AFIP no perdona ni a las putas. Chau, nos vemos el viernes (SE VA)
PSICOLOGO: (SE LEVANTA LOS PANTALONES, AL PUBLICO) Si, ya sé, si sigo así en un año estoy quebrado. Pero para matar los ratonazos que tengo la única que me queda es invertir en un gato gigante.
(APAGON)

Escena 3:
FERDINANDO: (NUEVAMENTE EN LA IGLESIA) Ah, no... esta boda se suspende (AL PUBLICO) Disculpen familiares, pueden llevarse los regalos y si quieren un pedazo de torta... pero se acabó el casamiento.
PERLA: No seás injusto. Ser puta me viene de familia. Sino, preguntale a mi nono...
FERDINANDO: ¿Tu abuelo?
PERLA: Si... el también es del sindicato...
(APAGON)

Escena 4
ANCIANO: (EN UN OFICINA DE RECEPCION DE UN DIARIO, SE ACERCA AL MOSTRADOR DE “CLASIFICADOS”) Buenas... Quiero publicar un aviso.
EMPLEADA: ¿En qué rubro?
ANCIANO: En el de “saunas”
EMPLEADA: ¿Qué?
ANCIANO: Si, en ese que se ofrecen servicios sexuales para todos los gustos.
EMPLEADA: ¿Pero nono, a su edad?.
ANCIANO: La jubilación de mierda que tengo no me alcanza y me he decidido a ofrecerme como micro-boy.
EMPLEADA: ¿Cómo?
ANCIANO: Micro-boy o trole-boy... ¿Cómo es que le dicen a esos muchachos que cobran por... (NO SE ANIMA A DECIRLO Y GESTICULA) Usted sabe.
EMPLEADA: Ah, taxi-boy. Pero mire si en pleno servicio se le para...
ANCIANO: ¡Sería un milagro!
EMPLEADA: Digo, el corazón.
ANCIANO: No se preocupe, el Pami me paga los servicios fúnebres de Tres Provincias. Así que ponga: Carmelo Mastracuone...
EMPLEADA: Disculpe, pero no sé si Carmelo suena a nombre de taxi-boy...
ANCIANO: Ah, se ve que conoce del tema.
EMPLEADA: He visto películas. Los taxi-boys usan nombres exóticos...
ANCIANO: ¿Y qué nombre me recomendaría?
EMPLEADA: Y... Mike... Xavier... Alex...
ANCIANO: Ese me gusta, tengo un nietito que se llama Alejandro y le decimos Alex. Bueno: Alex, 82 años...
EMPLEADA: Mejor omitamos la edad.
ANCIANO: Los años dan experiencia y no debe haber nada más solicitado que un astro-boy que sepa cómo hacer las cosas.
EMPLEADA: Mejor invertimos: de 82 a 28...
ANCIANO: Como usted diga. Alex, 28 años... musculoso, dotado...
EMPLEADA: ¿Activo o pasivo?
ANCIANO: Soy pasivo desde hace 20 años.
EMPLEADO: Ah, vicioso, viejo puto ya perdió el invicto.
ANCIANO: No, es que a los 65 me jubilé.
EMPLEADA: Le pongo activo-pasivo así se gasta parejo.
ANCIANO: Si, pero también ponga otro aviso para mujeres. Ahí anóteme como Maiquel. Solo para ellas...
EMPLEADA: ¿Qué telefono doy?
ANCIANO: Y el del geriátrico. Pero ponga llamar entre las 9 y las 19, porque más tarde ya estoy acostado. El reuma me mata. ¿Vio?
EMPLEADA: Bien, los dos avisos son $30. ¿Algo más?
ANCIANO: Ya que pregunta, sí. Voy a poner un tercer avisito. Anote: Karen, morocha ardiente, curvas soñadas, garganta en llamas, pechugona infernal... la mejor traviesa caribeña ahora en Mendoza.
EMPLEADA: Usted es de avanzada: activo, pasivo, travesti. No le hace asco a nada
ANCIANO: Mire mijita, en este país me cogieron mientras trabajaba y me la mandaron a guardar cuando me jubilé. ¿Usted cree que me van a doler unos cuantos pijazos más al día?
(APAGON)

Escena 5
FERDINANDO: (NUEVAMENTE EN LA IGLESIA) Ahora entiendo porqué te veía siempre en la misma esquina de la Cuarta... y yo me enamoré porque pensé que salías a la misma hora a barrer.
PERLA: Si, barría desde las 10 de la noche a las 6 de la mañana, salvo que apareciera la cana...
FERDINANDO: Yo, temeroso me acerqué a preguntarte qué hora era y vos me respondiste...
PERLA: 15 pesos... estaba en “happy hour”.
FERDINANDO: ¿No buscaste alguna vez cambiar de profesión? Hacer otra cosa...
PERLA: Si... o mejor dicho, tuve dos quioscos al mismo tiempo.
(APAGON)

Escena 6
CLIENTE: (ENTRA A ESCENA) Disculpe, vengo por el aviso.
PERLA: El que dice: “Beba abasallante. Bomboncito afordisíaco, ¿me probás?”
CLIENTE: No. El que dice: “Madame Perla, comunicación con el más allá...
PERLA: (MIENTRAS SE PONE UN TURBANTE) Medium especializada en la India y con gurúes particulares (CAMBIA A UN AIRE MISTICO)
CLIENTE: El mismo.
PERLA: La tiene torcida y de color violeta.. me refiero a su aura. Usted está muy triste y muy solo.
CLIENTE: ¿Cómo se dio cuenta?
PERLA: Puede ser videncia o intuición. Supongo que, si usted viene a verme, será para entrar en contacto con un ser querido que ha muerto.
CLIENTE: Si, por mi esposa que falleció se llamaba Gracia.
PERLA: ¡Qué desgracia!
CLIENTE: Ando hecho un despojo.
PERLA: Y pensó que a través de mis oficios esotéricos conseguiría ver el fantasma de su amada Gracia
CLIENTE: Si
PERLA: No me gusta engañar a mis clientes. Tengo un don especial,.pero yo no puedo garantizarle que sea posible ubicar a la persona que busca. En cambio, estoy en contacto con muchas otras.
CLIENTE: No entiendo
PERLA: Cuando entro en trance encuentro almas agitadas por la fuerza de un deseo insatisfecho y que buscan satisfacerlos con los que aún están vivitos y culeando... digo, coleando.
CLIENTE: Entiendo menos
PERLA: Sientese a la mesa. Vamos, no sea cagón (EL HOMBRE LE HACE CASO) Ahora, agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EL OBEDECE, ELLA BUSCA ENTRAR EN TRANCE ENTRE ESTERTORES Y GEMIDOS) Siento una presencia... ¡Ay que me entra! ¡Ay, que me entra! ¡Me entra! ¡Me entra! ¡Me entró! (COMIENZA A HABLAR EN SUECO, VUELVE EN SI) Acabo de contactar a una azafata sueca, se llama Uta...
CLIENTE: ¡A la puta!
PERLA: Murió carbonizada en un accidente aéreo... (HABLA EN SUECO) Le acaba de decir: Buenas noches, ajuste sus cinturones de seguridad y no fume hasta que se apague el cartelito.
CLIENTE: Mire, yo no se una palabra en sueco. Igualmente, me da cosa... murió carbonizada.
PERLA: (COMO ELLA, HABLA EN SUECO. LUEGO CON LA VOZ DE LA AZAFATA, DICE ALGO)
CLIENTE: ¿Qué dijo?
PERLA: Que se vaya a cagar, que carbonizada y todo se perdió de confirmar lo que dicen de las azafatas suecas (HABLA EN SUECO) Le acabo de decir que gracias, que tal vez tendrá suerte con otro cliente menos exigente. Pero vio cómo funciona la cosa...
CLIENTE: ¡Asombroso! ¿Y ha formado muchas parejas entre vivos y muertos?
PERLA: Si, ayer le arreglé un cita a una chica Luján con Napoleón. Vuelve mañana para seguir conversando...
CLIENTE: ¿Podría buscarme una novia a mí?
PERLA: ¿Cuándo quiere empezar?
CLIENTE: Ahora, la noche es joven
PERLA: Cómo no, entonces agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EL OBEDECE, ELLA ENTRA EN TRANCE) Siento una presencia... Un tal Gastón
CLIENTE: Paso, gracias
PERLA: Aquí viene otra. Un mujer...
CLIENTE: ¿Es bonita?
PERLA: Tiene su estilo...
CLIENTE: Bueno, pásemela.
PERLA: ¡Ay, que me penetra! ¡Me penetra! ¡Me penetra! ¡Me penetró! (CAMBIA SU POSTURA Y VOZ, SE CONVIERTE EN UNA SOLTERONA, INSIGNIFICANTE) Buenas noches, usted es..
CLIENTE: Eduardo....
PERLA: Me llamo Felicitas...
CLIENTE: ¿Qué tal? ¿Cuántos años tiene?
PERLA: Ah, eso no se le pregunta a una chica en la primera cita. Si quiero puedo decirle mi fecha de fallecimiento
CLIENTE: Eso tampoco se le confiesa a alguien en una primera cita
PERLA: Morí el 16 de setiembre de 1966. Fui atropellada por uno de los últimos tranvías que recorrieron el centro de Mendoza.
CLIENTE: Debió ser un accidente horrible
PERLA: Salió en el diario y todo. Yo trabajaba en la sección Canzoncillería y medias de El Guipur. Se me hizo tarde para llegar al Cine City a ver el estreno de Viva la vida, me encantaban Violeta Rivas y Néstor Fabián.
CLIENTE: Hacían una pareja divina
PERLA: Salí a las apuradas del local y en avenida San Martín y Espejo me llevó por delante el tranvía. Fue muy doloroso morir así...
CLIENTE: ¿Aplastada?
PERLA: No, virgen. Tenía 34 años y nunca le había visto la cara a Dios.
CLIENTE: Ahora se la debe ver todos los días...
PERLA: Pero no es lo mismo. Usted me entiende, ¿No?
CLIENTE: Pero, Felicitas, ¿nunca tuvo un novio?
PERLA: Si, algunos. Pero jamás tuve suerte. En el baile de Carnaval de 1960 en Andes Talleres conocí a Rolando
CLIENTE: ¿Y qué pasó?
PERLA: Un día llegué de sorpresa a su casa y lo encontré con una brocha gorda metida en.. en... en el culo
CLIENTE: ¿Y que le dijo?
PERLA: Le grité: ¿Qué hacés así?
CLIENTE: ¿Y que le contestó?
PERLA: Que él era uno de los famosos pintores sin manos. Pobre Rolando, le fue muy mal en la vida. Trabajaba en un banco de semen y lo echaron por beber en el trabajo.
CLIENTE: Habrá conocido a otros muchachos
PERLA: A Braulio. Lo amé febrilmente. Con él casi intimo. Me llevó al Monumental y antes de sacarnos la ropa me confesó que la tenía del tamaño de un bebé
CLIENTE: No entiendo porque no pasó nada, si el amor borra todo defecto.
PERLA: Seguro. Pero cuando el se bajó los pantalones y se la ví, salí corriendo horrorizada...
CLIENTE: ¿Cuál era el problema si la tenía del tamaño de un bebé?
PERLA: Sí, de un bebé de 44 centímetros de largo y 3 kilos ### de peso. En vida no tuve suerte así que ahora, estoy muerta... ¡de hambre! Porque no pone la mesa y me da de comer...
CLIENTE: Disculpe, Felicitas... pero enviudé hace poco. No podré acceder en lo inmediato a saciar su apetito.
PERLA: Entonces, aquí termina nuestra cita. Antes de volverme al más allá le pido un favor: déjeme mirársela.
CLIENTE: ¡No!
PERLA: Dele, no sea malito.
CLIENTE: ¡No! ¡No!
PERLA: (LO ACOSA) Déjeme mirarsela, tocársela, olérsela, probársela. La muerte deja un gusto muy amargo.
CLIENTE: ¡No!
PERLA: (AGARRA UNA TIJERA) Si no puedo comer aquí, entonces me llevo la comida a casa...
CLIENTE: (DESESPERADO INTENTA DESPERTARLA) Madame Perla... despierte que me achuran.
PERLA: (DESPIERTA PERO ESTÁ AGOTADA) Ah, es usted... ¿cómo le fue con la cita?
CLIENTE: (ENOJADO LE DEJA DINERO) Para el carajo, prefiero seguir solo, pero intacto (SE VA)
PERLA: (SE REANIMA Y MIENTRAS SE METE EL DINERO EN EL ESCOTE) ¡Ay que me entra! ¡Ay, que me entra! ¡Me entra! ¡Me entra! ¡Me entró!
(APAGON)

Escena 7:
FERDINANDO: (NUEVAMENTE EN LA IGLESIA) Por Dios, ¿cómo pude equivocarme tanto con vos? Si algo agradezco es que ya nada me va a impresionar.
PERLA: Hay otra confesión todavía...
FERDINANDO: ¿Otra?
PERLA: Si... ya estuve casada. Pero mis matrimonios fueron muy traumáticos.
FERDINANDO: ¡Tus matrimonios!
PERLA: Esta es la tercera vez que me llevan al altar. Pero quedate tranquilo, de los tres casamientos, este es el más bonito.
FERDINANDO: ¡Y fuiste tan caradura en insistir usar vestido blanco!
PERLA: Sigo siendo una chica pura... Pero te juro que estoy divorciada, dos veces, pero legalmente divorciada.
FERDINANDO: ¿Y a mí quién me asegura que yo no sea un divorcio más en tu vida?
PERLA: Vos sos diferente. Comprensivo, sensible, amoroso...
FERDINANDO: Olvidaste decir pelotudo...
PERLA: (RIE)
FERDINANDO: ¿Y ahora de qué te reís?
PERLA: Me acordaba del modo en que me deshice de mi segundo marido...
(APAGON)

Escena 8:
MARIDO: (ENTRA CON UN REVOLVER A SU CASA) ¿Decíme dónde está? Salí, salí de donde estés escondido.
PERLA: Me tenés prodrida. Ves un tipo escondido en cada rincón de esta casa y son todos inventos
MARIDO: ¿Y qué me decis del que encontré en otro día en el baño?
PERLA: Era el plomero
MARIDO: ¿Y los dos que pesqué dentro del ropero?
PERLA: El carpinterio y su hijo, trabajan de a dos para acabar... terminar más rápido.
MARIDO: ¿Y el que estaba ayer con vos en la cama?
PERLA: Era la almohada que bajo la sábana parecía un hombre de 1.83, 34 años y llamado Joaquín
MARIDO: ¡La almohada! Por eso te pusiste como loca cuando le metí tres tiros...
PERLA: Grité porque agujereaste la funda que me regaló mamá. Era de seda y carísima...
MARIDO: Mirá, ayer me llegó el chisme de que te acostaste con todo el edificio y solo se salvó el portero porque es eléctrico.
PERLA: Te dejás calentar la oreja en vez de confiar en tu esposa, virtuosa ama de casa que cuando te vas a trabajar mata su soledad viendo documentales en el Discovery Chanel...
MARIDO: Discovery Chanel. Cuando me rajo debés convertir este departamento en el canal Venus. Ahora me voy a trabajar y cuidado con lo que hacés. No soy tan gil como creés (SALE)
PERLA: Andá tranquilo... (AL PUBLICO) Si, uso la misma cama en la que duermo con el cornudo de mi marido para atender a los clientes. Si no hago un extra, cómo pagamos Supercanal. Pero no me miren así, no soy tan materialista como parezco. A veces hago descuento, sobre todo si el que aparece me gusta. Por ejemplo: vos (A UN HOMBRE DEL PÚBLICO) A vos te haría el favor gratis. Vení, vení (LO HACE SUBIR) Montate al taxi, que no te cobro la bajada de bandera. Contame, ¿cómo te llamas? (EL OTRO DEBE RESPONDER) Ay, todos los (NOMBRE) me excitan. Tuve un amante español llamado (NOMBRE), era torero. Cuando el se iba a España a torear, yo aquí le metía los cuernos. (SE SIENTE RUIDO) Sonamos, mi marido. ¿Qué hacemos? Si te ve aquí te pega un tiro. Ya sé, hacéte pasar por algún pariente. Ah, pero Rogelio sabe que solo tengo una hermana... (LE PASA ROPA Y UNA PELUCA PARA QUE SE DISFRACE) A partir de ahora te llamás Marta.
MARIDO: (ENTRA) Ahora sí te pesqué...
PERLA: Justo... Marta acaba de llegar.
MARIDO: ¿Marta?
PERLA: Si, mi hermana (SE LO LLEVA A UN COSTADO) ya te hablé de ella... Acaba de salir del convento...
MARIDO: ¡Alguien es virgen en tu familia!.
PERLA: Si, es inentendible, pero hay que aceptarla como es... Marta, este es Rogelio, mi marido... tu cuñado.
MARIDO: (LE DA LA MANO Y LO MIRA CON HAMBRE) ¿No le vas a convidar algo a tu hermanita?
PERLA: ¿Mate, té o café?
MARIDO: (SIN DEJAR DE MIRAR A MARTA) Elegí vos...
PERLA: (SALE)
MARIDO: (SILENCIO) Así que sos... virgen (LO AVANZA) Mirá toda la vida quise hacerlo con una monjita...
PERLA: (VUELVE CON UNA BANDEJA) Aquí está el té...
MARIDO: ¿Y el azúcar?
PERLA: Uy, que tonta. Sigan charlando, que yo me encargo (SE VA)
MARIDO: (AVANZA) Dale... no te hagás la difícil...
PERLA: (VUELVE CON UNA AZUCARERA) Uy, veo que ya se han hecho amigos... que bueno.
RICARDO: Bizcochos, faltan bizcochos para mojar en el té (SE VA)
PERLA: Ya mismo los tragio (SALE)
MARIDO: Ya sé, sos romanticona (CHASQUEA LOS DEDOS, LA LUZ CAMBIA Y SUENA MUSICA)Bailemos un rato
PERLA: (ENTRA Y LOS VE) ¿Y esto? Me vivís cuestionando y yo te descubro atracando con mi hermana. Y vos Marta, que te hacés la Madre Teresa de Cancún, pero te presento a mi esposo y me lo querés birlar... (A SU ESPOSO) Vos, ya que te volviste tan religioso, andáte con ella y que te de catecismo... (LOS ECHA)
RICARDO: (DESDE ATRÁS) ¡Cuñadita... qué cacho de espítu santo!.
PERLA: Ja... Mi marido al fin va a saber lo que es romperse el culo para pagar Supercanal.
(APAGON)

Escena 9
CURA: (NUEVAMENTE EN LA IGLESIA. OFF) Bueno, díganme qué van a hacer... ¿se casan o lo dejan para otro momento?
PERLA: No sé, yo ya acepté. Si de algo no me pueden acusar es de mentirosa. Me pediste que te dijera la verdad y es lo que hice.
FERDINANDO: Nunca pensaste: debe haber algo mejor que esto
PERLA: Sí, casarme con un hombre que valga la pena.
FERDINANDO: ¿Y por qué tendría que casarme con vos?
PERLA: Yo te amo, vos me amás. Y analizá la conveniencia de tener un esposa que en la cama sea una experta...
FERDINANDO: (PIENSA) Me caso sólo si prometés ser exclusivamente “mi” puta.
PERLA: ¡Trato hecho! Eso sí, te voy a tener que cobrar cada encamada
FERDINANDO: Encima eso.
PERLA: Ya me acostumbré y si no me pagan no funciono. Pero a vos te voy a hacer una tarifa simbólica.
FERDINANDO: Okey (SE UBICAN FRENTE AL CURA)
CURA: (OFF) Estamos todos reunidos para consagrar en sagrado matrimonio a Perla y Ferdinando...
PERLA: (SE DA CUENTA DE ALGO E INTERRUMPE) ¿Ferdinando? ¿No te llamabas Aníbal?
FERDINANDO: (DISIMULANDO) Bueno... Ferdinando o Aníbal, ¿Cuál es la diferencia? (AL CURA) Déle, Padre... métale con las preguntas...
PERLA: Ah, no... aquí hay gato encerrado y no soy yo precisamente. Explicá, ahora queremos oir “tus” confesiones... Anibal
FERDINANDO: (AL CURA) Si, acepto... (AL PUBLICO) Ustedes, griten ¡vivan los novios! Que suene el vals, mis confesiones las dejamos para otro show (AGARRA A PERLA, QUIEN NO DEJA DE RECLAMARLE, MIENTRAS SALEN DE ESCENA BAILANDO)

-FIN-
 
#5 Fabian Sevilla Publicado el 31/08/2006 a las 10:08:51 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

 TE ENVIO LA SEGUNDA OBRA

¡AY, QUE ME ENTRA! ¡AY, QUE ME ENTRA! ¡AY, QUE ME ENTRO!
ó
LAS MIL Y NINGUNA CITAS CON MADAME FLAVIA

PERSONAJES:
Madame Flavia
Eduardo Esmulebisky

ESCENOGRAFIA
La escena transcurre principalmente en el camarín de Flavia, adonde atiendo a los clientes que buscan contactárse con el más allá. Ahí, además del vestuario de cada número musical, hay cabezas de telgopol con las pelucas de cada una de las mujeres que irán corporizándose en la médimun. A la vez, hay momentos en que la acción sucede en la barra y el escenario de la “Whiskería El ombligo, pase y piérdase”.


Escena 1
MADAME FLAVIA: (MIENTRAS EL PUBLICO ESPERA A QUE COMIENCE LA FUNCION, VA DE MESA EN MESA PIDIENDO MENSAJES PARA LEER COMO PARTE DE SU NUMERO. LUEGO DESAPARECE. SE APAGAN LAS LUCES Y EN LA OSCURIDAD, SE ESCUCHA UNA CONVERSACION TELEFONICA) ¿¡Aló!?
EDUARDO: ¿Hablo con el O3 03 ###?
MADAME: Si...
EDUARDO: ¿Flavia?
MADAME: ¡Madame Flavia!
EDUARDO: Llamo por el anuncio del diario. Ese que dice: “Madame Flavia, comunicación con el más allá...
MADAME: (COMPLETA) Medium especializada en la India y con gurúes particulares...
EDUARDO: ¿Cuándo podría darme una cita?
MADAME: Esta noche. A las 3 y media de la madugada...
EDUARDO: ¿Tan tarde?
MADAME: Es la hora ideal para contactarse con los espíritus.
EDUARDO: Si usted lo dice, Flavia...
MADAME: ¡Madame Flavia!
EDUARDO: Madame Flavia. Déjeme buscar algo para anotar la dirección... (CUANDO SE DA LUZ, ESTA CON UN PAPELITO EN LAS MANOS, PERDIDO EN MEDIO DE LA SALA: SE ENCUENTRA EN UN CABARET) Esta es la dirección que me dio. Pero estoy en un... Si, esta es la dirección...
PRESENTADOR: (EN OFF, LO INTERRUMPE) Y ahora, como último número de la noche, “Wiskería El Ombligo, pase y piérdase”, se complace en presentar a la inigualable, increíble, infartante Flavia Yibré.
MADAME: (ES UN TRAVESTI, QUE SENTADA SOBRE LA BARRA SOSTIENE LA COPA CON MENSAJES) Ah, qué placer, cómo me la llenaron... de mensajitos. Y después dicen que la gente está incomunicada, que la televisión y la internet nos han convertido en ostras. Pero se equivocan, aún quedan lugares como estos, donde, aparentemente, se viene a beber, a fumar, a emborrarcharse. Puras excusas. El verdadero motivo es que aquí vienen quienes quieren entrar en contacto, pero no se animan. Por ejemplo... (SACA LOS PAPELITOS Y LOS VA LEYENDO IMPROVISANDO. ENTRE MEDIO LEE EL MENSAJE DE EDUARDO) A usted, lo estaba esperando. Luego del “chow”, en mi camerino (SIGUE LEYENDO) Como ven, no todo es lo que parece. Esto es una mensajería y yo, Flavia Yibré, soy la mensajera de la felicidad... (CANCION: FELICIDAD DA DA)

Escena 2
EDUARDO: (MIENTRAS SE SIENTEN APLAUSOS Y CHIFLIDOS, ENTRA EN EL CAMARIN DE FLAVIA CON CIERTO RESQUEMOR)
MADAME: ( TIRADA EN UN SOFA) Su aura es de color violeta. Usted está muy triste y muy solo.
EDUARDO: ¿Cómo se dio cuenta?
MADAME: Puede ser videncia o intuición. Supongo que, si usted viene a verme, será para entrar en contacto con un ser querido que ha muerto. ¿Qué le ocurre que me mira de ese modo?
EDUARDO: No me imaginaba el estudio de una medium en un lugar como este...
MADAME: La vida está dura. De cero treinta a tres de la mañana soy artista. De tres y media a siete, soy medium...
EDUARDO: ¿Y el resto del día?
MADAME: Cargo bolsas en la Feria de Guaymallén. Ahí me conocen como Ricardo. Pero, cuénteme...
EDUARDO: Estoy desconsolado, Ricardo
MADAME: Flavia. A esta hora, Madame Flavia
EDUARDO: Después de la muerte de Gracia
MADAME: ¡Qué desgracia!
EDUARDO: Ando hecho un despojo
MADAME: ¿Y estaban casados?
EDUARDO: No, pero llevo la vida de un viudo. Sábanas frías...
MADAME: Platos sucios en la cocina...
EDUARDO: Ceniceros llenos de colillas
MADAME: Ropa mal combinada.
EDUARDO: Ausencia de resongos inaguantables pero impresindibles
MADAME: Pajas a medianoche. En fin, todo lo contrario a lo que es parte de la confortable vida en común a lo largo de muchos años.
EDUARDO: Y aunque supongo que los espíritus no lavan la ropa, fríen un huevo, ni hacen el amor cada tres días...
MADAME: Pensó que a través de mis oficios esotéricos conseguiría ver el fantasma de su amada Gracia
EDUARDO: Si
MADAME: No me gusta engañar a mis clientes. Tengo poderes, es cierto. Un don que todos poseemos, pero solo pocos ejercitamos. Usted viene porque quiere comunicarse con la mujer que amó y que aún ama. Pero yo no puedo garantizarle que sea posible ubicar a esa persona exactamente. En cambio, estoy en contacto con muchas otras.
EDUARDO: No entiendo
MADAME: Es difícil de explicar, pero en mis sesiones espiritista no reúno a mis clientes con los espíritus de los seres que perdieron. Cuando entro en trance encuentro almas agitadas por la fuerza de un deseo insatisfecho y que buscan satisfacerlos con los que aún están vivitos y coleando...
EDUARDO: Entiendo menos
MADAME: Sientese a la mesa. Vamos, no sea cagón (CUANDO EL HOMBRE LE HACE CASO) Ahora, agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EDUARDO OBEDECE, ELLA BUSCA ENTRAR EN TRANCE ENTRE ESTERTORES Y GEMIDOS) Siento una presencia... ¡Ay que me entra! ¡Ay, que me entra! ¡Me entra! ¡Me entra! ¡Me entró! (COMIENZA A HABLAR EN SUECO, VUELVE EN SI) Acabo de contactar a una azafata sueca, se llama Uta...
EDUARDO: ¡A la puta!
MADAME: Murió carbonizada en un accidente aéreo... (HABLA EN SUECO) Le acaba de decir: Buenas noches, ajuste sus cinturones de seguridad y no fume hasta que se apague el cartelito.
EDUARDO: Mire, yo no se una palabra en sueco. Soy judio, tal vez Uta habla idish. Igualmente, me da cosa... murió carbonizada.
MADAME: (COMO ELLA, HABLA EN SUECO. LUEGO CON LA VOZ DE LA AZAFATA, DICE ALGO)
EDUARDO: ¿Qué dijo?
MADAME: Que se vaya a cagar, que carbonizada y todo se perdió de confirmar lo que dicen de las azafatas suecas (HABLA EN SUECO) Le acabo de decir que gracias, que tal vez tendrá suerte con otro cliente menos exigente. Pero vio cómo funciona la cosa...
EDUARDO: ¡Asombroso!
MADAME: Si. La verdad es que no sé muy bien cómo se me dio esto. Tal vez porque durante un tiempo escribí al correo sentimental de la revista Semanario. Un día descubrí mis poderes que me han convertido en lo que soy: una especie de mediadora entre los insatisfechos, los de un lado y los del otro. .
EDUARDO: ¿Y ha formado muchas parejas entre vivos y muertos?
MADAME: Si, ayer le arreglé un cita a una chica con Napoleón. Vuelve mañana para seguir conversando...
EDUARDO: ¿Podría buscarme una novia a mí? Tal vez alguna vez aparezca Gracia...
MADAME: ¿Cuándo quiere empezar?
EDUARDO: Ahora, la noche es joven
MADAME: Cómo no, entonces agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EDUARDO OBEDECE, ELLA ENTRA EN TRANCE) Siento una presencia... Un tal Gastón
EDUARDO: Paso, gracias
MADAME: Aquí viene otra. Un mujer...
EDUARDO: ¿Es bonita?
MADAME: Tiene su estilo...
EDUARDO: Bueno, pásemela.
MADAME: ¡Ay que me entra! ¡Ay, que me entra! ¡Me entra! ¡Me entra! ¡Me entró! (CAMBIA SU POSTURA Y VOZ, SE CONVIERTE EN UNA SOLTERONA, INSIGNIFICANTE) Buenas noches, usted debe ser...
EDUARDO: Eduardo... Eduardo Esmulebisky.
MADAME: Me llamo Felicitas...
EDUARDO: ¿Qué tal? ¿Cuántos años tiene?
MADAME: Ah, eso no se le pregunta a una chica en la primera cita. Si quiero puedo decirle mi fecha de fallecimiento
EDUARDO: Eso tampoco se le confiesa a alguien en una primera cita
MADAME: Morí el 16 de setiembre de 1966. Fui atropellada por uno de los últimos tranvías que recorrieron el centro de Mendoza.
EDUARDO: Debió ser un accidente horrible
MADAME: Salió en el diario y todo. Yo trabajaba en la sección Canzoncillería y medias de El Guipur. Se me hizo tarde para llegar al Cine City a ver el estreno de Viva la vida, me encantaban Violeta Rivas y Néstor Fabián.
EDUADRO: Hacían una pareja divina
MADAME: Salí a las apuradas del local y en avenida San Martín y Espejo me llevó por delante el tranvía. Fue muy doloroso morir así...
EDUARDO: ¿Aplastada?
MADAME: No, virgen. Tenía 34 años y nunca le había visto la cara a Dios.
EDUARDO: Ahora se la debe ver todos los días...
MADAME: Pero no es lo mismo. Usted me entiende, ¿No?
EDUARDO: Pero, Felicitas, ¿nunca tuvo un novio?
MADAME: Si, algunos. Pero jamás tuve suerte. En el baile de Carnaval de 1960 en Andes Talleres conocí a Rolando
EDUARDO: ¿Y qué pasó?
MADAME: Un día llegué de sorpresa a su casa y lo encontré con una brocha gorda metida en.. en... en el culo
EDUARDO: ¿Y que le dijo?
MADAME: Le grité: ¿Qué hacés así?
EDUARDO: ¿Y que le contestó?
MADAME: Que él era uno de los famosos pintores sin manos. Pobre Rolando, le fue muy mal en la vida. Trabajaba en un banco de semen y lo echaron por beber en el trabajo.
EDUARDO: Habrá conocido a otros muchachos
MADAME: A Braulio. Lo amé febrilmente. Con él casi intimo. Me llevó al Monumental y antes de sacarnos la ropa tuve que cofesarle un secreto. Por una rara enfermedad que tuve de chica, mis senos no se desarrollaron bien y me quedaron del tamano de una guinda.
EDUARDO: ¡Pobrecita!
MADAME: Braulio aprovechó y me confesó que a él le pasaba lo mismo con su pene. Me dijo que lo tenía del tamaño de un bebé
EDUARDO: No entiendo porque no pasó nada, si el amor borra todo defecto.
MADAME: Seguro. Cuando me saqué la blusa y el corpicho comprobó que yo tenía las tetas del tamaño de una guinda. Pero cuando el se bajó los pantalones y se la ví, salí corriendo horrorizada...
EDUARDO: ¿Cuál era el problema si la tenía del tamaño de un bebé?
MADAME: Sí, de un bebé de 44 centímetros de largo y 3 kilos ### de peso. En vida no tuve suerte así que ahora, estoy muerta... ¡de hambre! Porque no pone la mesa y me da de comer...
EDUARDO: Disculpeme, Felicitas... pero entienda, enviudé hace poco. No podré acceder en lo inmediato a saciar su apetito.
MADAME: Entonces, aquí termina nuestra cita. Antes de despedirnos y volverme al más allá le pido un favor... al menos déjeme mirársela.
EDUARDO: ¡No!
MADAME: Dele, no sea malito. Me dijeron que los judíos la tienen muy prolijita.
EDUARDO: ¡No! Sí, la tengo prolija... pero ¡No!
MADAME: Déjeme mirarsela, tocársela, olérsela, probársela. La muerte deja un gusto muy amargo.
EDUARDO: ¡No!
MADAME: ¡Qué triste es el destino de las vírgenes!
(APAGON)

Escena 3
MADAME: (EN LA OSCURIDAD, SE ESCUCHA UNA CONVERSACION TELEFONICA) ¿¡Aló!?
EDUARDO: ¿Flavia?
MADAME: ¡Madame Flavia!
EDUARDO: Soy Eduardo, estuve anoche...
MADAME FLAVIA. Si, si, si... lo recuerdo. Disculpe que no me despedí de usted, pero luego del trance paso de largo. Me deja muy agotada y me quedo mosca. ¿Y cómo le fue con la cita?
EDUARDO: Mal. Pésimo. Pero quiero volver a intentarlo esta noche. ¿Puede ser?
MADAME: Está bien, lo espero luego del “chow”... (CUANDO SE DA LUZ ESTA SENTADA SOBRE LA BARRA VESTIDA DE ESPAÑOLA) Me avisaron que esta noche entre el público hay un contingente de empresarios españoles. Ay, los gallegos, me siento muy conectados con vosotros. Tuve un novio gallego, bruto como nadie, antes de jugar al ajedréz barajaba las fichas. Le ponía tomate a la antena del coche para poder escuchar salsa. El gallego volvía a España a torear, en invierno. Allá mataba a los toros y acá yo le ponía los cuernos. ¿Hay fanceses? Amo a los franchutes... tan finos, tan educados. Cierta vez amé a un francés: Moris, se llamaba. Entre revolcón y revolcón intentó enseñarme su idioma... Y yo solo aprendí a decir: oui. De ahí me quedó la costumbre... a todos los hombres, noruegos, chinos, mejicanos o argentinos, les digo: Sí. Como ven soy un atractivo turístico más en este país...Es que como las argentinas no hay para el amor (CANTA: PARA ENAMORARSE BIEN HAY QUE VENIR AL SUR)

(SE SIENTEN APLAUSOS Y SILBIDOS, CUANDO SE DA LA LUZ, ESTA EN SU GABINETE FRENTE A EDUARDO) Veo que la tiene para un costado... A su aura me refiero, está como torcida. Y eso no es bueno
EDUARDO: Es que estoy mal y cuando uno está mal, no está bien.
MADAME: Pues veamos, qué podemos hacer para enderesársela... Me refiero a su aura (ORDEN) agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EDUARDO OBEDECE, ELLA BUSCA ENTRAR EN TRANCE) Siento una presencia... ¡Ay que me entra! ¡Ay, se me introduce! ¡Se me introduce! ¡Se me introduce! ¡Se me “introdució”!
EDUARDO: (AL VER QUE ELLA SE TOCA EL CUERPO) Disculpe, ¿está bien?
MADAME: (LOCA DE CONTENTA SE PALPA) Ahhh, ¡qué placer tener un cuerpo nuevo! Un poco peludo, pero chato...
EDUARDO: Cálmese...
MADAME: Usted no entiende. Una tiene que reencarnar para poder sentirse feliz.
EDUARDO: Si me explica, tal vez podré compartir tanta alegía con usted.
MADAME: Me llamo Susana y no sentía tanta plenitud desde antes de cumplir los 28 años. Ese día me dí cuenta que esos horribles objetos que son los sujetos habían dejado de notar mi existencia. Ante la inminencia del convento, recurrí a los servicios de la Agencia Matrimonial San Antonio. “Pionera en formar parejas de excelente nivel cultural y socio-económico. Aventureros abstenerse”.
EDUADRO: Yo no confiaría en alguien que promete tanto...
MADAME: Así conocí a Romualdo. Me flechó apenas nos encontramos. Todo fue bien durante unas semanas hasta que una tarde me dijo: tengo que pedirle un favor. Lo que quiera, le respondí. Yo estaba embobada con él. Debe saber que yo no soy hombre de un sola mujer...
EDUARDO: Me imagino que le habló del indisoluble vínculo que mantenía con su madre...
MADAME: Ojalá. Necesito tener otra mujer, me explicó. Es un favor que le pido. Necesito aprovechar los últimos años de macho cabrío, el tiempo pasa y uno...
EDUARDO: ¿Y por qué no los provechaba con usted?.
MADAME: Hay cosas de los hombres que las mujeres no entienden, me confesó. Que acostarse sólo conmigo no tendría gracia. Que lo nuestro iba para largo y llegaría el día en que me tendría cuando yo quisiera.
EDUARDO: Soñado, ¿no?
MADAME: Me dijo que le hacía falta confirmar que aún podía conquistar una pendejita.
EDUARDO: ¡Una pendejita!
MADAME: Si no lo hacía se podía traumar y eso podría... (HACE EL ADEMAN DE IMPOTENCIA)
EDUARDO: La estaba chantajeando
MADAME: Acepté y se buscó una amante de ¡16 años!. Lolita se llamaba.
EDUARDO: ¿Y si llegaba el día en que la preferiría a ella?
MADAME: Eso nunca va a pasar. La piba no me interesa, me aseguró. Además, me juró que el también era honesto y a la nena le hablaba siempre de mí y de nuestros planes. La chica se había propuesto ayudar a edificar nuestra pareja.
EDUARDO: ¡Era un angel!
MADAME: Me metió el cuento de que Lolita bien podría andar noviando y haciendo planes de casarse y tener hijos. En cambio estaba dispuesta a ser mi amante, por nosotros.
EDUARDO: De buena gente nomás. Me imagino que le dio el raje ahí nomás...
MADAME: No. Ya le dije, me tenía prendada...
EDUARDO: ¿Entonces?
MADAME: Arreglamos un cronograma para tenerlo a Romualdo. Los días pares jugaba al Ludo conmigo, los impares cogía con ella. Las veces que le tocaba dormir con la muchachita, yo me las pasaba pensando las cosas que estarían haciendo...
EDUARDO: ¿Y qué hizo?
MADAME: Lo que cualquier mujer práctica en mi lugar....
EDUARDO: Luchó por él, no cejó en sus esfuerzos hasta destronar a Lolita...
MADAME: Recurrí a la ciencia para sacar la Lolita que vivía en mi interior. Me hice estiramiento, colágeno, piling, me saqué hasta el último lunar de la cara...
EDUARDO: Me imagino la reacción de Edgardo cuando al vio.
MADAME: Me rechazó por completo: que lo suyo era lo natural, que Lolita el había enseñado que debemos aceptarnos tal cual somos.
EDUARDO: Era una piba muy espiritual.
MADAME: Nunca más lo volví a ver.
EDUARDO: Yo hubiera demandado a la agencia San Antonio...
MADAME. No. Estaba divina, así que directamente puse un aviso en la Guía de Solos y Solas. Así apareció Juan..
EDUARDO: Se engancharon ahí nomas.
MADAME: Hasta le presente a mi mejor amiga Carolina. Nos juntábamos en la plaza Independencia a ver el anochecer a través del Escudo de Mendoza. Fue en una de esas veladas que me dijo: Susanita, tengo algo que confesarte.
EDUARDO: Ya sé por donde viene la mano: tampoco era hombre de una sola mujer... Tenía amante.
MADAME: ¡Correcto! ¿Vió mi amiga Carolina?
EDUARDO: ¿Ella era su amante?
MADAME: No, su hermano menor, el Eduardito. No se quería morir sin probar la bisexualidad. Que no le importaba el que dirán, que había que ser abierto, amplio que le dicen. Que todos los muchachos del banco tenían un amante masculino. Necesitamos aprovechar los últimos años de macho cabrío, el tiempo pasa. Hay cosas de los hombres que las mujeres no entienden. Me hace falta...
EDUARDO: Confirmar que aún puedo conquistar un pendejito. Si no lo hago me puedo traumar y eso podría... (HACE EL ADEMAN DE IMPOTENCIA)
MADAME: ¡Correcto! Mientras mi adorado Juan se sumaba al “Club de los últimos años de la ereción”, yo no me quedé sentada llorando en la plaza. Me hice lolas, cola, lipo, me saqué dos costillas flotantes. De paso me requinté labios, pómulos, párpados y me tapé los agujeritos de las orejas. Quedé una Barbie...
EDUADRO: Y volvió a poner un aviso...
MADAME: En Internet: www.hembrashot.com.ar. Lo redacté mientras me miraba al espejo: “Morocha sexy, abasallante, cuerpo perfecto y rostro juvenil busca profesional, musculoso y desprejuiciado”. Pero...
EDUARDO: Los musculosos y desprejuiciados que aparecienron no se diferenciaban mucho de Romualdo, ni de Juan.
MADAME: ¡Correcto!
EDUARDO: Y se dio otra requintada.
MADAME: ¡Correcto! Pero me había quedado sin un peso. Entonces me puse en busca de un modo más económico para poder ganar en mi batalla contra la incomprención de feo sexo...
EDUADRO: ¡Rubro Sauna de los clasificados del diario!.
MADAME: ¡Correcto! “Soraida, nuevecita en Mendoza. Empezá en mi boquita y terminá en mi colita. 98-70-96 y rostro juvenil”.
EDUARDO: Sí, creo haberlo leído.
MADAME: No me diga, esa Soraida era yo. Los clientes caían como moscas, la cana también. Terminé en contraventores como diez veces, y por reincidiencia, en la Penitenciaría. Ahí conocí a Edgardo.
EDUARDO: No hay mal que por bien no vengan.
MADAME: Estaba preso por matar y comerse a su novia. Nos enamoramos en un franco higiénico.
EDUARDO: Muy romántico.
MADAME: Al mes nos liberaron a los dos quedó en libertad...
EDUARDO: Por Dios, su vida es una montaña rusa.
MADAME: Nos fuimos a vivir juntos a una pensión frente a la Terminal. Juntos, es un modo de decir. Ni me tocaba, ni me miraba, solo le importaba lo que pasaba en la pantalla.
EDUADRO: La televisión es muy dañina...
MADAME. Pensé que ya no le resultaba atractiva y necesitaba darme otro retoque masivo. Guita no tenía, así que recurrí nuevamente a los clasificados. Mientras Edgardo hacía zapping en el cuarto de la pensión, yo atendía a los clientes en la cocina. Un día me pescó en plena transacción. Se puso como loco, una furia. Yo intenté explicarle que no era lo que parecía. Pero no me creyó.
EDUARDO: Pegó un portazo y se fue.
MADAME: Ya quisiera. Al cliente y mí nos cortó en pedacitos y nos comió...
EDUARDO: Tal como había hecho con su novia.
MADAME: ¡Correcto!. Así que ahora que no tengo cuerpo, busco a alguien que me quiera por lo que fui antes de ser lo que los demás querían.
EDUARDO: Mire, yo acepto que cada uno tenga su historia, pero la verdad...
MADAME: No me rechace, en escencia soy una mujer sencilla, sana y honesta... lo demás era puro maquillaje.
EDUADRO: Déjemelo pensar un poco...
MADAME: ¡Un poco las pelotas!. Todos son iguales. Lo único que una busca es complacerlos y cede todo por ellos y una cómo temrina: cortada en juliana y convertida en el almuerzo de un loco. Gracias, gracias por su atención. Pero sepa que prefiero seguir sola, sin cuerpo, pero con mi esencia sencilla, sana y honesta intacta. Buenas noches.
(APAGON)

Escena 4
MADAME: Veo que es muy exigente.
EDUARDO: Tal vez. Por esas casualidades, ¿no hay manera de preguntarle a algun espíritu si conoce a Gracia?.
MADAME: Ya le expliqué, vaya a saber por dónde anda ese alma.
EDUARDO: ¿Tan grande es el paraíso?.
MADAME: No tanto como el inferno. Le recomiendo que se olvide de ella, sáquesela de la cabeza y se abra a conocer a otros esprítus. Almas desesperadas en lo que sobran hoy en día.
EDUARDO: Bueno, intentémoslo
MADAME: Esa es la actitud indicada (ORDENA) agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo (EDUARDO OBEDECE, ELLA ENTRA EN TRANCE) Siento una presencia. ¡Ay que me entra! ¡Ay, que me entra! ¡Me penetra! ¡Me penetra! ¡Me penetró! (CON OTRA VOZ, SE LE ABALANZA) ¡Mi virginidad! Si la tenés vos, devolvémela ya.
EDUARDO: Yo no le he quitado nada.
MADAME: (SE QUIEBRA) Soy tan infeliz. No me mirés, no quiero que me veas así... sin mi virginidad.
EDUARDO: (MIRANDOLE LA CARA) Mire, la tenga o no, es algo no que se le nota.
MADAME. No te burlés de un alma atormentada.
EDUARDO: Flavia, madame Flavia... despierte, me arrepiento. Creo que voy al fracaso de nuevo...
MADAME: ¿A quién le hablás? ¡Loco!
EDUARDO: Ah, el loco soy yo. Usted se aparece exigiendo que le devuelva la virginidad y...
MADAME: Perdonáme. Entendé, cuando una se muere sin conseguir lo que quiere es lógico que apenas le den la oportunidad, lo reclame a gritos. Por esas casualidades, ¿no viste una virginidad por algún rincón?
EDUARDO. Aquí hay de todo, menos eso.
MADAME: Tenía la esperanza de que conociendo a alguien podría olvidar mi desgracia, pero no... estoy condenada.
EDUARDO: ¿Usted es de esos espíritus torturados que arrastran cadenas?
MADAME: Un candado me gustaría arrastrar. Me llamo Luisilda...
EDUARDO: Eduardo Esmulebisky...
MADAME: Todo comenzó al amanecer, como empieza todo. Cuando la mucama entró a dejarme la bandeja con el desayuno, pegó un grito:¡Por Dios y Cristo sacramentado en el altar, señora Luisilda!. Y me pasó un espejo para que me viera y ahí lo descubrí: ¡Mi hímen ya no estaba!
EDUARDO: ¿Pero cómo pudo haberle pasado eso? Es imposible.
MADAME: Lo mismo dije yo, así que la acusé de robo, ya me venían faltando unas estatua de Peña y Lillo y sospechaba que la tipa me estaba afanando. Pero no, no la tenía ella. Señora, para mi que le han hecho algún trabajo, me dijo. Negra bruta, yo pierdo el himen y ella me salía con esa. La señora volvió algo borracha, tal vez se lo arrancó cuando se desvestía, me sugirió. No me pareció ilógico, así que lo buscamos entre las sábanas. Pero no estaba. Me sentía desnuda, tan desdichada. Si hubiera quedado manca o sin una pierna, no me hubiera jodido. Pero la virginidad, no, con eso no se jode. Dimos vuelta la casa, no apareció por ningún lado. Desesperada, me tapé el agujero con lo primero que encontré y salí a la calle a buscarla. De pronto, me la encontré. Mi virginidad estaba haciendo esquina
EDUARDO: ¡Qué denigrante!.
MADAME: De pronto la muy guacha paró un taxi y se subió. (SE SUBE A UN TAXI) ¡Chofer, siga esa virginidad! La muy desgraciada se bajó en la iglesia del Reino de Dios. Fue terrible descubrir que mi virginidad ¡era evangelista! La seguí y la encontré frente al atrio, muy concentrada en lo que decía el pastor. Aprovechando que todos comenzaron a gritar “aleluya hermano”, me la llevé a un costado y ahí la abordé (MIRANDO) La verdad que esta es una situación bastante incómoda, para ambas, pero creo que es hora de que volvás a tu lugar. Además, comprenderás que una mina como yo no puedo andar desvirgada por ahí. No me mirés así. ¡Qué no me entendés! Nena, creo que la cosa está perfectamente clara, te vengo cuidando desde que nací y de repente, desaparecés porque sí.
EDUARDO: ¿De repente? ¿Por qué sí?
MADAME: ¿Qué me estás insinuando? Andá sabiendo que todas en mi familia éramos de las que llegaríamos al altar orgullosas de usar el vestido blanco. Aunque eso nos costara perder más de un novio por calentura extrema...
EDUARDO: ¿Y ella, qué le dijo?
MADAME: Salió corriendo. No volvás a dejarme, le rogaba yo. Ahí nomás me fui a la Quinta. No estaba ni el comisario, ni había un puto oficial en servicio.
EDUARDO: Después no se entiende por qué hay tantos asesinatos y robos. Y usted pretendía que la ayudaran a recuperar su virginidad. Una vez me robaron el coche y me fui a los diarios.
MADAME: Eso hice, pero no quisieron oirme, que ellos están para otras cosas, que si publicaban una noticia por cada una que pierde la virginidad al día, no les alcanzaría el espacio....
EDUARDO: Pudo pegar carteles en los postes, como se hace con los perros que se pierden.
MADAME: ¡Imposible!. No tenía un foto de mi entrepierna.
EDUARDO: Tal vez un identikit...
MADAME: Con los nervios no podría haberla descripto en detalle. Regresé a mi casa. Apenas entré, la mucama me informó que hacía un rato había estado un policía, me dejó una nota y un paquete...
EDUARDO: ¿Qué decía?.
MADAME: Habían localizado mi virginidad...
EDUARDO: Vio, era cuestión de esperar, una virginidad no puede ir muy lejos. Al menos suelta.
MADAME: La habían capturado mientras intentaba cruzar la frontera a Chile con pasaporte falso. Al principio intentó huir, pero cuando se vio cercada por Gendarmería tomó de rehenes a dos turistas suizos y luego de diez horas de negociación, decidió entregarse pacíficamente...
EDUARDO: ¡Peligrosa la virginidad!
MADAME: Sólo pidió ser devuelta a su propietaria si el juez desistía todos los cargos que se le habían entablado. Aceptó y me la habían enviado en el paquete.
EDUARDO: Ve que todo tiene solución.
MADAME: (HA ABIERTO EL PAQUETE Y MIRA EL INTERIOR) Era ella, era ella... (PERO SE PONE SERIA) ¿Y ahora cómo me la ponía?
EDUARDO: ¡Fastick! ¡Celoplín! ¡Engrudo!
MADAME: (LLORANDO) Mi ginecólogo estaba de vacaciones, no podía esperar a que volviera, ni tampoco caer al Hospital Central con la virginidad en una caja. Lo único que me quedaba era el suicidio. Así que subimos a lo alto del Edificio Gómez y luego de contar hasta tres, nos arrojamos al vacío.
EDUARDO: Al menos murieron juntas...
MADAME: No, la virginidad cayó en una terraza y cuando yo me hice papilla contra el Km 0 de la ciudad, ella ya no estaba conmigo. Ahora debe andar sola, perdida, en medio de la gente, buscándome, como yo a ella. Por eso necesito conocer a alguien que este vivo, para que me ayude a reencontrarme con ella. Si usted me da una mano, yo soy capaz de amarlo hasta el fin de sus días... Diga que sí, usted está solo y yo tendría mi virginidad. ¡Sería la pareja perfecta!
EDUARDO: No es lo que tenía en mente.
MADAME. Claro, le debo parecer un monstruo. ¿Usted es virgen?
EDUARDO: Este... no. Bueno, de un lado sí.
MADAME: Me encanta, ¿me lo presta un rato?. La virginidad, digo.
EDUARDO: ¡No le presto nada!
MADAME: (AGARRA ALGO) O me la presta o se la saco en el acto.
EDUARDO: ¡Suelte eso!
MADAME: Vamos, comparta, no sea egoísta. Después de todo, no le estoy pidiendo el pito.
EDUARDO. Ni el pito, ni un carajo... (SE DESESPERA) Flavia, Madame Falvia, vuelva en sí. Me quieren achurar el invicto... (LA AGARRA DEL CUELLO Y LA SAMARREA) ¡Flavia!
MADAME: ¡Entonces, quémese en el infierno de los cartuchos! (VOLVIENDO EN SÍ, PERO AGOTADA) ¡Madame Flavia! Eduardo.. no encontró el zapato para su pie.
EDUARDO: La verdad es que no ha sido muy efectivo este método, mejor...
MADAME. No me va a dejar ahora...
EDUARDO:¿Cómo?
MADAME: No me abandone ahora... digo, no se rinda. Tenga esperanzas.
EDUARDO: De repente le cambió la voz... ¿Es usted Madame Flavia?
MADAME. Sí, sólo que estoy (DISIMULA)... Resfriada. Véngase mañana, una vez más, seguro que vamos a hallar lo que anda buscando. Ahora déjeme descansar estoy agotada...
EDUARDO. Esta bien, una vez más.
(APAGON)

Escena 5
OFF: “Wiskería El Ombligo, pase y piérdase”, se complace en presentar a la inigualable, increíble, infartante Flavia Yibré...
MADAME: (SE ENCIENDEN LAS LUCES Y ESTA EN EL ESCENARIO) Esta noche me siento rara. Pero rara bien. Y quiero hablar de un tema que nunca toco en mis chows: el amor. No, no se rían. Ah, el amor. Nunca estuve enamorada... jamás. Hasta hoy. Por eso quiero compartirlo con ustedes, mis adorados y anónimos amigos. Por primera vez en la vida le doy la razón a esas estúpidas de las novelas que se pasan ochenta capítulos llorando por un tipo. Finalmente entiendo las letras de algunas canciones que antes me parecían rídiculas. Estoy hecha una tonta adolescente... hasta me han salido espinillas. Y no me las toco, ni me las tapo con maquillaje. Quiero que se me noten. Que me pregunten: ¿por qué te salió una espinilla a esta edad? Y contestar, porque estoy enamorada. Amo mis pornocos, cada vez que me los miro en el espejo, pienso en él. Después de todo, cada una vive el amor como mejor se le canta (CANCION: EN EL AMOR TODO ES EMPEZAR)

EDUARDO: (EN EL CAMARIN) No tengo palabra. Me juré que dejaría de venir, pero hace dos meses que vengo todas las noches.Y todas las veces me vuelvo frustrado, estresado. Cierro los ojos y se me aparece su cara, pero con las voces de otras mujeres, una peor que la otra. He tenido como sesenta citas y lo único que me quedado es desesperanza.. Y su cara cuando cierro los ojos...
MADAME: (INQUIETA) Bueno, a ver si ahora tenemos suerte...
EDUARDO: (LE TOMA LAS MANOS SUBITAMENTE) Lo digo yo: agarremismamosdescrucelaspiernaspongalamenteenblancoyconcéntreseconmigo
MADAME: (BUSCA ENTRAR EN TRANCE )
EDUARDO: ¿Siente una presencia? ¿Le entra? ¿Le entra? ¿Le entró?
MADAME FALVIA: Vaya más despacio, hoy estoy algo estrecha... Espere. ¡Ahí me entró! (CAMBIA LA VOZ A UNA DE IDISHE MAME) Hola, ¿vos cómo te llamas?
EDUARDO: Yo a usted la conozco... ¡Mámele!
MADAME: ¡Híjole!
EDUARDO: ¿Me querés decir que hacés de levante?
MADAME: Si tu padre apenas se quedó viudo salió a putanear, ¿Por qué no puedo hacer lo mismo yo que llevo muerta más de diez años?
EDUARDO: Pero sos... eras mi mamá...
MADAME: Habré sido tu vieja, pero antes todo fui mujer. Algo que tu padre nunca pareció entender...
EDUARDO: ¡Mamele, por favor!
MADAME: Ahora que estoy del otro lado puedo contarte un par de cositas....
EDUARDO: (SE TAPA LO OIDOS) No te voy a escuchar. No te quiero escuchar...
MADAME: El único modo de enloquecer a tu padre en la cama era escondiéndole el control remoto. En cambio, cuando él salía a la calle se volteaba a cuanta china o negra se le cruzaba
EDUARDO: Eso no es criticable, papá nunca fue racista.
MADAME: Una vez, después de hacer el amor se las tiró de honesto y me confesó que para poder calentarse conmigo tenía que pensar en el cuerpo de Moria Casán. Si él hubiera sabido que yo tenía que pensar en todo el cuerpo de bomberos...
EDUARDO: Entonces, ¿por qué no te divorciaste de él?
MADAME: Ah, vos también te lo preguntás. Estabas en medio vos...
EDUARDO: O sea que sacrificaste tu felicidad por mí...
MADAME: Tenía la esperanza de que cuando te hicieras adulto yo iba a poder liberarme, pero...
EDUARDO: Te moriste antes...
MADAME: Digamos que no tomé la decisión a tiempo. De nada sirve dejarse para después. Lo aprendí cuando ya era tarde. Pero cambiemos de tema, ¿Y cómo te ha ido con las chicas que Madame Flavia te ha presentado?
EDUARDO: Ninguna me gustó.
MADAME: Ah, seguro que todas eran goye. Si buscaras una chica judía... Todos tus primos se casaron con chicas judias, pero vos...
EDUARDO: Mame, no empecés con los reproches.
MADAME: Me estás pidiendo que deje de ser yo. Está bien, si no me querés oír, me voy. Con suerte me enfermo y me muero
EDUARDO: ¡Ya estás muerta!
MADAME: Entonces me voy a morir de vuelta, porque vos me vas a matar. Chau... (AMENAZA IRSE)
EDUARDO: Está bien, andáte.
MADAME: Ahora me echás, como a un perro.
EDUARDO: Entonces, quedáte.
MADAME: ¿Y para qué? Para que me tratés como a la “shitse”.
EDUARDO: Mamá, escuchame un ratito.
MADAME. Si yo te escucho, el que no habla sos vos. (LUEGO DE UN BREVE SILENCIO) ¡Y dale hablá!
EDUARDO: No sé, me da vergüenza.
MADAME: Ay, igual que tu padre.
EDUARDO: Me he dado cuenta que me gusta Madame Flavia, cada vez más.
MADAME: ¿Y por qué no se lo decís?
EDUARDO: Mamá... tocáte abajo, entre las piernas.
MADAME: (OBEDECE) A la flauta, ya notaba que me sobraba algo.
EDUARDO: ¿Qué van a pensar de mí si se enteran que me gusta un travesti, que encima vive de comunicarse con los muertos?
MADAME: ¿Es judía?
EDUARDO: No sé, no le pregunté.
MADAME: (SE MIRA) A ver... No. Pero hay cosas peores, como pasarse la vida buscando a alguien que ya no existe. Como yo, que me la pasé esperando a que tu padre cambiara.
EDUARDO: ¿Y cómo le digo a ella que ya me olvidé de Gracia? Que no me interesa ninguna relación sentimental con alguien que no puedo ver, oler, tocar y... en fin. No sé cómo decírselo.
MADAME: Aprendé de tu madre, nunca chillé a tiempo con tu padre y ahora la estoy purgando. Un concejo desde el más allá: no la pienses tanto y actuá... Ahora me voy. Y no te olvidés, de vez en cuanto llevame una flor a mi tumba. Besos, mámele...
EDUARDO: Chau, vieja... y gracias.
MADAME: (VUELVE EN SÍ) ¿Y? ¿Cómo estuvo esta cita? ¿Le gustó?
EDUARDO: (ABRUPTAMENTE, SE PONE DE RODILLAS ANTE ELLA) ¡Flavia, la amo!
MADAME: (SE ESCANDALIZA) ¡Muérase!
EDUARDO: La amo. ¿Entiende? ¡La amo!
MADAME: (HISTERICA) ¡Muérase! ¡Muérase! ¡Muérase de una buena vez!
EDUARDO: ¿Por qué me trata así? ¿Yo no le gusto?
MADAME: Entiéndame, por favor. Por una cuestión profesional, no sé por qué, pero yo solo podría amar a un difunto, ¿se da cuenta? Usted me atrae, me calienta... Sin embargo hay una barrera insalvable: ¡usted está vivo! Si le pido que se muera no es una orden o un insulto, es un ruego. ¡Muérase y seremos felices!
EDUARDO: ¿Y por qué no se muere usted? (SE VA)

Escena 6
EDUARDO: (BORRACHO, FRENTE AL TELEFONO) ¿Por qué no se morirá ella? Loca de mierda (LLORA) Para poder conquistarla seguí su consejo. Intenté con un revolver, pero estaba descargado. Usé barbitúricos, pero estaba tan nervioso que me confundí y me tragué una caja de aspirinetas. Encima me pasé un día entero sin encontrar una puta farmacia donde todavía vendieran hojitas de afeitar. Fracasé en mi intento por conquistarla en vivo y en directo y también convirtiéndome en suicida (VA A TOMAR EL TELEFONO) ¿A quién podré llamar para que me recomiende un modo efectivo para morirme: ¿Los bomberos? ¿Alcohólicos anónimos? ¿Algún banco? (MARCA UN NUMERO CUALQUIERA)
FLAVIA: (EN OFF, ATIENDE UNA VOZ MUY DULCE) Buenas noches
EDUARDO: Disculpe... me equivoqué
FLAVIA: ¿Cómo lo sabe. Primero debería preguntar con quién habla para saber si se equivocó o no.
EDUARDO: ¿Con quién hablo?
FLAVIA: Conmigo.
EDUARDO: ¿Y usted quién es?
FLAVIA: ¿Yo? Yo soy yo. Flavia.
EDUARDO: ¿Flavia? ¿Madame Flavia?
FLAVIA: (RIE) ¡Qué madame ni que madame! Flavia a secas... Soy la telefonista del Hotel Higia.
EDUARDO: No lo conozco.
FLAVIA: ¡Por favor! Queda en pleno centro...
EDUARDO: Higia. Nombre raro para un hotel
FLAVIA: En la mitología girega, Hihia era la diosa encargada de velar por la salud de los mortales...
EDUARDO: Me gusta...Así que Flavia a secas. ¿Tiene algún compromiso esta noche?
FLAVIA: ¿Por?
EDUARDO: (A MADAME FLAVIA QUE ESTÁ SENTADA SOBRE LA BARRA) Estaba libre. Pasé por el hotel. Flavia a secas resultó ser joven, bonita, inteligente. Y lo más importante: de carne y hueso. Un espíritu dentro de un cuerpo. Un espíritu compañero que tose, come, toca y se deja tocar. Y no le interesa el más allá. Cuando se lo pregunté, por las dudas, me respondió...
MADAME: Cuanto más acá, más cómodo y más calentito. Todos quieren lo mismo.
EDUARDO: Acabo de dejarla en su departamento. Y me vine a agradecerle por haberme hecho olvidar a Gracia. Gracias a usted, Flavia médium, tengo una Flavia término medio, pero viva... viva. Me despido de usted, Madame Flavia. Sé que su espíritu econtrará un espíritu afin, usted se lo merece. A mi me alcanza con abrazar a la Flavia de este mundo. Y sin el Madame con un espíritu impertinente entre los dos. Se que no me dirá una sola palabra. Pero le pido que me responda con la canción con la que cerrará su actuación de esta noche en... (COMO PRESENTADOR) “Whiskería El Ombligo pase y piérdase”, que se complace en presentar a la inigualable, increíble, infartante Flavia Yibré.
MADAME: (CANTA: FIESTA)
-FIN-

#6 Fabian Sevilla Publicado el 31/08/2006 a las 10:10:23 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

 AHORA TE ENVIO LA TERCERA. ESPERO LAS LEAS, TE GUSTEN O SI NO, ME DES TUS APORTES

FABIAN SEVILLA

LA ROPA TE LA SACO YO
Por Fabián Sevilla

PERSONAJES:
“LA VOZ”, quien canta a lo largo de toda la obra e interpreta a Marita, Romualdo, el Reflejo de Mecha, Juan, Cirujano plástico, Policía y una cantante de cabaret.
EDGARDO
FERNANDA
MECHA

Escena 1
(LA ACCION TRANSCURRE EN UN CIBERCAFE EN DONDE TODO EL ELENCO CHATEA. ANTES DE QUE SE DE LUZ, SE OYEN LOS SONIDOS DE CONEXIÓN DE INTERNET)
MECHA: Mercha, decíme Mecha.
EDGARDO: (LEE DEL MONITOR) ¿Mi onda? (TIPEA EN VOZ ALTA) La mejor...
FERNANDA: (LEE DEL MONITOR) ¿La parte de mi cuerpo con la que seduzco?
MECHA: (TIPEA EN VOZ ALTA) ¿Sos turco? ¿Sabías que a los turcos les encanta hacerlo con la luz encendida?
FERNANDA: (TIPEA) La nariz...
EDGARDO: (TIPEA) Rubio, 1.85, cuerpo marcadito...
MECHA: (TIPEA) Tengo 98-70-96...
FERNANDA: (TIPEA) Dos agujeros...
MECHA: (TIPEA)... y rostro adolescente.
FERNANDA: (TIPEA) En la nariz, bestia
EDGARDO: (PIENSA) 17 por 4... No. (TIPEA) 21 por 6.
FERNANDA: (TIPEA) No fumo...
EDGARDO: (TIPEA) No bebo...
MECHA: (TIPEA) No, eso si lo hago.
EDGARDO: (FESTEJA) Ah, te excita, guacha
FERNANDA: (FESTEJA) Te gusto, cabrón.
MECHA: (FESTEJA) Ya te tengo en mis manos.
EDGARDO: (DUDA) Por la descrición a esta la conozco
FERNANDA: (SE RESISTE) No, jamás doy mi nombre en el chat...
MECHA: (IGUAL) Ni el teléfono, después te pueden joder
“LA VOZ”: (QUE HA ESTADO MEDIO OCULTO) Queiro saber algo más de vos...
FERNANDA: Ya le dije cómo soy.
EDGARDO: Le acabo de dar mi perfil.
“LA VOZ”: Me gustaría que te desnudés...
MECHA: (LEE) ¿Qué me desnude?
FERNANDA: ¡Desnuda!
EDGARDO: ¡¿Desnudo de mí?!
“LA VOZ”: (CANTA)
Sesanciones...
Emociones...
Es lo que quiero.
ELENCO: Es lo que pido.
“LA VOZ”: Para conocer
ELENCO: qué llevás bajo la piel.
Descubrí el alma que la ropa esta demás...
ELENCO: Más, demás, más...
“LA VOZ”: No te pedio exhibiciones.
Sólo que muestre de qué estás lleno...
ELENCO: Sueños, vuelo, juegos, bueno...
TODOS: Dale, vamos no voy a rogar...
“LA VOZ”: Desnudate, que la ropa te la saco toda yo...
ELENCO: Yo, yo, yo...
Si creés que vas a sentir frío,
No hay drama, me podés usar de abrigo a mí..
Vas a notar
Que te voy a quedar
“LA VOZ”: Combinar con tu calor...
ELENCO: No pares, no pares, no pares más...
ELENCO: Quiero ver...
“LA VOZ”: si sos real
TODOS: Sin vergüenzas
Sin secretos...
Mostráme la cara desde el interior
Sacàte ese disfráz
“LA VOZ”: Corréte el antifaz
ELENCO: Y mostráme cómo querés ser
Desnudáte que la ropa te la saco yo...
Denudáte, no lo pienese más
Que la ropa te la saco yo...
“LA VOZ”: Ya
ELENCO: Yo
“LA VOZ”: Ya
ELENCO: Yo
No quiero esperar más.

Escena 2:
“LA VOZ”:(EN EL ROL DE MARITA, MIENTRAS A EDGARDO LE TOMAN LAS FOTOS PARA EL PRONTUARIO Y LE PINTAN LOS DEDOS PARA SACARLES LAS HUELLAS DIGITALES. CANTA).
Arráncame la vida de un tirón
Que el corazón ya te lo he dado
Apaga uno por uno sus latidos
Pero no me lleves al camino del olvido.

EDGARDO: (LO SIENTAN ILUMINADO COMO PARA UN INTERROGATORIO) Confieso. Si, yo lo hice. (SE QUEDA UN RATO EN SILENCIO, COMO QUE HA OIDO ALGO) Es imposible explicar cómo se me ocurrió la idea, pero una vez que se me metió en el mate, me acosó día y noche. (NUEVAMENTE SE DETIENE EN SECO) ¿No lo escuchan? ¿Están sordos? (CON DESCONFIANZA CONTINUA) El motivo... realmente no tenía un motivo. La amaba, no me metió los cuernos, ni siquiera pensaba en dejarme. Creo que fue su... (OTRA VEZ SE DETIENE, ESTA VEZ SE VIOLENTA) Ahí está de nuevo, me persigue, escuchen, pam pam pam... no, suena más como tum tum tum... Es un ruido sordo, ahogado y continuo, como el tic tac de una reloj envuelto en algodones. Está en todos lados, ¿cómo pueden no oirlo? Tum tam tam... (SUFRE UNA CRISIS)
“LA VOZ”: (COMO ENFERMERA LE PONE UNA CAMISA DE FUERZA) Con esto se le van a ir las ganas de joder por un rato.
EDGARDO: (SE EXALTA TRATA DE JUSTIFICARSE) Estoy estresado, terriblemente estresado, pero siempre viví en total estado de stres. ¿Loco? No, no estoy rayado. Tengo los sentidos en perfecto estado, incluso más desarrollados que antes, que cualquiera de ustedes. De todos, el más agudo es el oído. Puedo escuchar hasta lo que la gente piensa de mí... Eso no es estar loco, precisamente...
“LA VOZ” MARITA: (ENTRA CON UN PAPELITO EN LA MANO Y UN MALETIN DE COSMEATRA) Disculpe, ¿Rufino Ortega al ### queda lejos?
EDGARDO: Marita era la mina que siempre quise encontrarme por casualidad en las calles y vivir un romance de película.
“LA VOZ” MARITA: Llamaron por teléfono al consultorio, ojalá no haya sido una joda... Ya es la tercera vez que me la hacen esta semana.
EDGARDO: Pensé en putearla por lo estúpida que era en caer tres veces en la misma joda. Pero su inocencia me pudo, además de su belleza, su charla era apasionante...
“LA VOZ” MARITA: Soy técnica superior en peluquería canina...
EDGARDO: Fascinante.
“LA VOZ” MARITA: Mi especialidad son los bucles de caniche, pero disfruto mucho desparasitando a todos los pichichos...
EDGARDO: Apasionante
“LA VOZ” MARITA: Tiene sus riesgos. Mire, ayer un chihuahua me mordío mientras lo despulgaba... (LE MUESTRA UNA MANO) Si se acerca va a notar cómo me clavó los dientes.
EDGARDO: Bicho de mierda
“LA VOZ” MARITA: Es un animalito de Dios.
EDGARDO: (SE ACERCA, LE TOMA LA MANO CON SUAVIDAD, AMBOS LEVANTAN LA MIRADA Y SE ENCUENTRAN) Pobrecita.
“LA VOZ” MARITA: (CANTA CAPELLA)
Te vi
Juntabas margaritas en el mantel
Ya sé que te traté bastante mal
No sé si eras un ángel o un rubí
O simplemente te ví

EDGARDO: Desde aquella tarde salimos, como amigos, todo bien. Con ella comencé a hacer cosas que antes me hubieran hecho sentir ridículo... Era una mina simple, con ganas de jugar y yo me prendí como un cachorro a su jueguito...
“LA VOZ” MARITA Fuimos a las Playas Serranas, el Cerro de la Gloria lo subimos y bajamos a pie como diez veces, nunca me cansé.
EDGARDO: La llevé al circo, íbamos juntos al supermercado, a votar. Al único lugar donde no me dejó acompañarla fue a la zapateria (HACE UN GESTO DE RESTARLE IMPORTANCIA). Yo la esperaba a la salidad de la peluquería y se que me quería en su vida una vez que me dejó sostenerle un salchicha que debía despulgar. Lo mejor, aquella noche en el café, cuando todo comenzó a tomar forma...
“LA VOZ” MARITA: (JUNTO A EDGARDO, SE SIENTAN A UNA MESA DE UN CAFÉ. CANTA)
Te ví
Saliste entre la gente a saludar
Los astros se rieron otra vez
La llave de Mandala se quebró
O simplemente te ví.

Todo lo que diga está de más
Las luces siempre encienden en el alma
Y cuando me pierdo en la ciudad
Vos ya sebés comprender, es sólo un rato, no más.
Tendría que llorar o salir a matar
Te ví, te ví, te ví
Yo no buscaba nadie y te vi.

MARITA: Bueno, la única que ha hablado fui yo. Es su turno, Edgardo...

“LA VOZ” MARITA: Te vi
EDGARDO: Yo también te vi...
“LA VOZ” MARITA: Fumabas unos chinos en Madrid
EDGARDO: Me parece muy sexy tu modo de fumar...
“LA VOZ”MARITA: Hay cosas que te ayudan a vivir
EDGARDO: Comer, leer, amar...
“LA VOZ” MARITA: No hacías otra cosas que escribir
EDGARDO: Me la paso inventando poemas, malísimos...
“LA VOZ” MARITA: Yo simplente te ví
EDGARDO: Yo también te vi. ¿Eso es todo?

“LA VOZ” MARITA: Me fui
Me voy de vez en cuando a algún lugar
EDGARDO: ¿A la montaña, Buenos Aires, la China?
“LA VOZ” MARITA: Ya sé no te hace gracia este país
EDGARDO: A mi en cambio me encanta
“LA VOZ” MARITA: Tenías un vestido y un amor
EDGARDO: Lleva la ropa de siempre...
“LA VOZ” MARITA: Y yo simplemente te vi
EDGARDO: Y también te vi

“LA VOZ” MARITA: (ENCIENDE UN CIGARRILLO, DA UNA PITADA Y LUEGO SE LO PONE EN LA BOCA PARA QUE EL FUME, JUNSTOS LARGAN HUMO)
Todo lo que diga esta de más
Las luces siempre encienden en el alam
Y cuando me pierdo en la ciudad
Vos ya sebés comprender, es sólo un rato, no más.
Tendría que llorar o salir a matar
Te ví, te ví, te ví
Yo no buscaba nadie y te vi.
Te ví, te ví, te ví
Yo no buscaba nadie y te vi.

EDGARDO: Todo era redondo. Pero, siempre hay un día después... (MUSICA DE LA DIMENSION DESCONOCIDA) La primera vez que fuimos a las Playas Serrnas yo había notado que, mientras las demás chicas usaban Hawaianas o iban descalzas, Marita no se sacaba las alpargatas. Ni siquiera para meterse en el lago.
“LA VOZ” MARITA: El agua está helada, vaya a saber una que hay en el fondo y me puedo lastimar (SILENCIO, MIENTRAS EDGARDO, “LA VOZ” Y MECHA LA MIRAN) En serio, una prima se metió a la pileta del club Regatas y se le llenaron los pies de hongos.
EDGARDO: Pero yo sabía que algo ocultaba dentro de las alpargatas de lona. Cuando a mi se me mete algo en la cabeza no paro hasta conseguirlo... Una noche que íbamos a salir, se metió al baño para ducharse, y al ver que las pantuflas quedaban en la pieza, aproveché y cuando ella estaba en la ducha, me metí al baño y lo descubrí: le faltaba un dedo.
“LA VOZ” MARITA: (SE AGARRA LA CARA Y ANTES DE HUIR AVERGONZADA, DICE) Soy un monstruo.
EDGARDO: ¡Si! Si creyera en Dios diría que él nos hizo a imagen y semejanza: dos ojos, una nariz, dos brazos, dos piernas y 20 dedos. ¡Veinte! No, diecinueve. Logré convencerla de que estaba bien, que la aceptaba con su... inmunda aberración en el pie izquierdo. Ella me amaba, yo también, así que se entrego a mí. Ese fue su error. Para demostrarle que la aceptaba, le pedía que delante de mí anduviera en ojotas o (ASCO) Descalza, mostrando esa parte que le faltaba. Se me helaba la sangre cada vez que le veía los cuatro dedos extrañando al quinto, como exigiendo dejar de pertenecer a ese pie enviciado por la deformidad.
“LA VOZ” MARITA: Volvía de la escuela, habré ido a cuarto o quinto año, no lo recuerdo. Bajé del trole por atrás, pero el chofer cerró la puerta y me agarró el pie. Arráncó y me arrastró cuatro cuadras hasta que le avisaron que yo venía saltando en una pata y con el pie atrapado a la puerta. Los médicos lucharon por salvarlo, tuvieron éxito con cuatro dedos, pero no hubo nada que hacer con el meñique. Me lo sajaron. Pero ahora todo está bien: vos me amás, yo te amo, el dedo debe estar bien en el cielo de los dedos, su alma reposa en paz porque sabe que no me arruinó la vida.
EDGARDO: ¡Diecinueve dedos!
“LA VOZ” MARITA: ¡Perdón!
EDGARDO: La cantidad de minas con veinte dedos con las cuales me podría haber enganchado...
“LA VOZ” MARITA: ¡Piedad!
EDGARDO:... Y justo me meto con una que está incompleta. Poco a poco, gradualmente, se me metió en el cerebro la idea de matar a Miss 19 dedos. Ahora viene lo más difícil de explicar. Me tratan como loco, pero los locos no pueden llevar adelante un plan magistral como el mío para acabar con esa bestia.
“LA VOZ” MARITA: (A UN COSTADO, COMO SI ESTUVIERA EN EL PSICOLOGO) Doctor, Edgardo, mi pareja, se ha puesto cada vez más amable. El incidente del dedo que no tengo ha ayudado a cimentar la relación. Es más, desde hace una semana vivimos juntos. En armonía: él, yo y mi pie izquierdo con cuatro dedos. Soy tan dichosa.
EDGARDO: (MUSICA DE LA DIMENSION DESCONOCIDA) Cada noche, cuando el reloj marcaba las 2, me despertaba automáticamente. Ella seguía dormida mientras yo me incorporaba lentamente para no despertarla, me tomaba todo el tiempo del mundo. Demoraba media hora en estar sentado. Entonces, la destapaba, suvemente, shhh, shhh, con un control digno de un equilibrista. ¿Acaso un loco tiene tanto control? Hice esto durante siete noches seguidas, exactamente a partir de las 2, pero ella se ponía una media para taparse el hoyo que se le formaba donde no tenía el dedo. Así me frenó varias veces de asesinarla, yo odiaba el puto dedo que le faltaba, no a ella.
“LA VOZ” MARITA: Doctor, todas las mañanas al despertar, me trae del desayuno a la cama, me besa sin importarle que aún no me lavé la boca y no deja de preocuparse por cómo pasé la noche. Agradezco no tener dedo, es más, nadie debería morirse sin perder un meñique del pie. Creo que debo liberarme y dejar de dormir con esa media, ya no tengo nada que temer.
EDGARDO: Finalmente, la octava noche, repetí todo el rito de incorporarme sin que ella lo notara. La aguja del despertador se movía más rápido que mi mano cuando descorría la sábana. Pensar que yo prácticamente la estaba desnundando y ella, dormida como un lirón. Hasta se me escapó una risita... eso debió despertarla.
“LA VOZ” MARITA: ¿Qué hacés?
EDGARDO: No te lo tapaste, sucia, enferma...
“LA VOZ” MARITA: Creí que no te molestaría...
EDGARDO: ¿Molestarme? Me repugna, me da ganas de vomitar cuando te veo ir y venir en 9 dedos.
“LA VOZ” MARITA: Son todos los que tengo, quereme así o...
EDGARDO: Entonces mi sentido de oído entró en acción... el tum tum tum se hizo más fuerte. Un ruido sordo, ahogado y conitnuo, como el tic tac de un reloj envuelto en algodones. Inmediatamente lo reconocí: era su corazón que se aceleraba 50, 70, ### kilómetros por segundo. Me exitó, me sonaba a un tambor llamandome al ataque. Su pánico era total, estaba palida, inmovil, de pie sobre sus 9 dedos. Fue fácil completar el plan... (LA TOMA DEL CUELLO CON UNA MANO Y CON LA OTRA LE CLAVA EL CUCHILLO)
“LA VOZ” MARITA: (GRITA Y CON HORRO SE VE LA HERIDA. CANTA)
Arráncame la vida de un tirón,
Que el corazón...
-Ya te lo he dado. (CAE MUERTA)
EDGARDO: (SE QUEDA CON EL CORAZÓN EN LA MANO) Si insisten en creer que estoy loco, van a cambiar de idea cuando sepan las precauciones que tuve para esconder el cuerpo de Marita. Estaba amaneciendo y yo trabajaba a todo galope. La arrastré a la bañera. Ahí le corté la cabeza, después los brazos, luego las piernas y finalmente, uno a uno, todos los dedos de los dos pies. Hice un pozo en el patrio y ahí metí los pedazos como si fuera la olla para un puchero. Después, lo tapé con tanta habilidad que ningún ojo humano hubiese podido notar algo. No tuve que lavar ni una mancha, con solo abrir la ducha pronto la sangre que le salió se fue por el desagüe. No perdí ni un detalle.¡Loco yo!
MECHA: (EN SU PLANO JUNTO A FERNANDA) Señora Fernanda, le juro que esta vez es “denserio”. Estaba en el baño y sentí un grito
FERNANDA: (MOLESTA) Tal vez era el televisor del vecino... Volvé a dormir, que mañana tengo que...
MECHA: No, fue un grito denserio...
FERNANDA: (SE DEJA CONVENCER. GOLPEA LA PUERTA) Hola, ¿están bien?
EDGARDO: (CON EL CORAZON EN LA MANO) Por Dios, donde me meto esto ahora...
MECHA: (MIENTRAS EDGARDO ESCONDE EL CORAZON BAJO LA SILLA DONDE SE SENTARA MAS ADELANTE) Son pareja, no están casado, pero ella se le vino a vivir hace poco... ¡Hola!
EDGARDO: Sonreí, Edgardo. No hay nada que temer (LOS RECIBE. DE FONDO SE EMPIEZA A SENTIR EL LATIDO DE UN CORAZON)
FERNANDA: Disculpe que moleste a esta hora, soy su vecina: Fernanda Anne Warren Recabarren. Mecha, mi empleada, cree haber oído un grito desde esta casa..
EDGARDO: Fui yo... sufro de pesadillas.
MECHA: ¿Y su mujer?
EDGARDO: ¿Marita? Se fue uno días a lo de su madre...
MECHA: Ah, ya se pelearon
FERNANDA: Antes llamamos al ### y nos pidieron verificar, sino, no se mueven. Son policías, usted entiende.
EDGARDO: Pasen, tengo el mate listo, total ya amanece...
MECHA: ¿Podemos echar un vistazo?
EDGARDO: Por mí, den vuelta toda la casa.
FERNANDA: Mecha, dejáte de joder. Todo está en orden...
EDGARDO: (ENTREDIENTES) Ni una gota de sangre. Salgamos al patio, tomen asiento... (FERNANDA ESTA POR OCUPAR LA SILLA BAJO LA CUAL ESTA EL CORAZON) Ahí no, tiene una pata floja... Voy a recargar el termo. ¿Por qué me miran de ese modo? (SE PRONTO SE DESCOMPONE Y SE TAPA LOS OIDOS) El zumbido se hace cada vez más fuerte. Se va y vuelve, pero cada vez más perceptible (EMPIEZA A HABLAR PARA TAPAR) ¿Así que tiene una agencia matrimonial?
FERNANDA: Si, he tenido siete esposo y eso me ha hecho una experta
MECHA: (COMO INTENTANDO SEDUCIRLO) La buena está enamorada del muchacho, pero la hermana se hace la inválida para quedárselo de pura zorra nomás...
EDGARDO: ¡Uno por amor hace cualquier cosa! (A LOS GRITOS) Siete esposos, usted es una viuda negra y la inválida lo ama con toda el alma (SE TAPA LOS OIDOS) ¿Por qué el sonido no se va?. (ENTONCES SE DA CUENTA QUE EL SONIDO LLEGA DESDE DEBAJO DE LA SILLA)
FERNANDA: Se puso pálido, ¿está bien?
EDGARDO: (ELEVA EL VOLUMEN DE SU VOZ) El ruido... aumenta como queriendo ganarme. ¿Qué puedo hacer? Es un ruido sordo, ahogado y continuo, como el tic tac de una reloj envuelto en algodones. Tum... tum... tmm..No lo oyen. Yo gritaba y el rumor crecía incesantemente. Tam... tam... tam... Si tuvo tantos maridos usted es la menos indicada para formar parejas y seguro van a hacer la continuación de la novela. Es inútil, el sonido crece, crece, crece. ¿Por qué puta no se van a la mierda y me dejan solo? (SILENCIO) Ah, ya entiendo, ustedes también lo están oyendo, sospechan. Saben. Se cagan de la risa con mi terror. Pero hay algo peor que la burla de ustedes. Necesito gritar o morir. Hijos de puta, no disimulen más. Lo confieso, la enterré aquí mismo. Yo lo hice. Aquí, aquí. Es el latido de su implacable corazón...
“LA VOZ” MARITA: (CANTA)
Arráncame la vida de un tirón
Que el corazón ya me has dado...
FERNANDA: Disculpe, antes de que termine. Yo, que en romance tengo maridos de experiencia, siempre digo : cuando te comas a tu amante, nunca dejés el corazón al costado del plato.
“LA VOZ” MARITA: (CANTA)
oblígame a vivir para tu amor
Pero no me obligues a decir adios.

Escena 3:
MECHA: (DESDES SUS NIVELES, ELENCO CANTA “FELIZ CUMPLEAÑOS) Y de pronto cumplí 28 años. De esto no hace mucho, eh. Y esos horribles objetos que son los sujetos dejaron de notar mi existencia. ¡Jubilada por los hombres en total plenitud espiritual y moral!. Me evitaban por completo o si lograba una cita, se rejaban en el acto como si yo fuera una leprosa.. Entonces, ante la inminencia del convento, le pedí a mi patrona que tiene una agencia matrimonial que me diera una mano...
FERNANDA: “Agencia Matrimonial San Antonio, incansable luchadora contra la soledad. Pionera en formar parejas de excelente nivel cultural y socio-económico. Aventureros abstenerse”. (A MECHA, LE PRESENTA A “LA VOZ” COMO ROMUALDO) Tengo el hombre que estás buscando...
“LA VOZ” ROMUALDO: Mecha, usted me gusta. (LE TOMA LAS MANOS. INTRO DE “TU ERES MI DESTINO” EN VERSION DE LOS CINCO LATINOS QUE SE INTERRUMPE VIOLENTAMENTE) Ahora, tengo algo que pedirle.
MECHA: No le parece apresurado el casamiento, esta es la segunda vez que nos encontramos...
“LA VOZ” ROMUALDO: Debe saber que yo no soy hombre de un sola mujer...
MECHA: (AL PUBLICO) Pensé que me hablaría de su indisoluble vínculo con su madre...
“LA VOZ” ROMUALDO: Necesito tener otra mujer. Es un favor que le pido. Me da vergüenza decirlo, pero...tengo miedo. Necesito aprovechar los últimos años de macho cabrío, el tiempo pasa y uno...
MECHA: Aprovéchelos conmigo. En la ficha de la Agencia San Antonio aparezco como hacendosa, sana, fiel, honesta... el ideal de mendocina.
“LA VOZ” ROMUALDO: Hay cosas de los hombres que las mujeres no entienden. Acostarme sólo con usted no tendría gracia.
MECHA: Pero si aún no estuvimos ni a cinco metros de una sábana...
“LA VOZ” ROMUALDO: Lo nuestro va para largo y llegará el día en que a usted la tendré cuando yo quiera.
MECHA: Soñado, ¿no?
“LA VOZ” ROMUALDO:Lo que me hace falta es confirmar que aún puedo conquistar una pendejita.
MECHA: ¿Una pendejita?
“LA VOZ” ROMUALDO: Si no lo hago me puedo traumar y usted sabe que eso podría... (HACE EL ADEMAN DE IMPOTENCIA)
MECHA. Ni Dios quiera. Está bien. (AL PUBLICO) Se buscó una amante de ¡16 años!
“LA VOZ” ROMUALDO:Es hacendosa, sana, fiel, honesta... como dice en su ficha de la Agencia San Antonio
MECHA: ¿Y si llega el día en que la prefiera a ella?
“LA VOZ” ROMUALDO: Bobita, míreme a los ojos. Eso nunca va a pasar. La piba no me interesa.... (DESENRROLA LA FOTO CENTRAL DE UNA REVISTA PLAYBOY) Se piensa que me hacen mella sus tetitas adolescentes, su piel de colegiala, su colita de virgencita, ese energía de yeguita calentona cuando ustes es hacendosa, sana, fiel, honesta. Además, yo también soy honesto y la nena le hablo siempre de usted y de nuestros planes. La chica, más buena, se ha propuesto ayudar a edificar nuestra pareja.
MECHA: ¡Es un angel!
“LA VOZ” ROMUALDO:Está en la flor de la vida, bien podría andar noviando y haciendo planes de casarse y tener hijos. En cambio está dispuesta a ser mi amante, por nosotros.
MECHA: De buena gente nomás.
“LA VOZ” ROMUALDO: Y, ¿qué dice?
MECHA: (MIENTRAS ROMUALDO SE VA) Arreglamos un cronograma para tenerlo a Romualdo... Los días pares jugaba al Ludo conmigo, los impares cogía con ella. Pero como Romualdo todos los 8 se juntaba con los amigos a jugar al truco y, contando los meses con 31 días, yo siempre iba a pérdida. Las veces que le tocaba dormir con la muchachita, yo me las pasaba pensando las cosas que estarían haciendo... (SE PONE FRENTE AL ESPEJO, CON UN LAPIZ SE SOSTIENE LAS ARRUGAS Y ENSAYA UNA CIRUGIA) Patas de gallo.
“LA VOZ”: (DESDE EL OTRO LADO DEL ESPEJO) Un día dejó de venir.
MECHA: Voy a necesitar corpiño para los ojeras.
“LA VOZ”: Ni siquiera se despidió por teléfono.
MECHA: Me cuelga el pellejo del cuello...
AMBOS: Una pendejita.
MECHA: (SALE EN LA MITAD DE LA CANCION)
“LA VOZ”:... Se dice de mi, se dice de mi
Se dice que soy fiera
Que camino a lo malevo
Que soy chueca y que me muevo
Con un aire compadrón
Que parezco Leguizamo,
Mi naríz es puntiagura
La figura no me ayuda
Y mi boca es un buzón.

Si charlo con Luis, con Pedro o con Juan
Hablando de mi los hombres están.
Critican si ya la línea perdí,
Se fijan si voy, si vengo o si fui.
Se dicen muchas cosas,
Más si el bulto no interesa
Por qué pierden la cabeza,
Ocupandose de mí.
Yo se que muchos me desprecian compañía
Y suspiran y se mueren cuando piensan en mi amor
Y más de uno se derrite si supiro
Y se quedan si los miro resoplando como un Ford.

Si fea soy, pongamosles,
Que de eso aun no me enteré
En el amor, yo sólo sé
Que a más de un gil, dejé a pied.

Podrán decir, podrán hablar,
Y murmurar y rebuznar,
Más la fealdad que Dios me dio,
Mucha mujer me la envidió
Y no dirán que me engrupí
Porque modesta siempre fui.
Yo soy así

MECHA: (APARECE LUEGO DE HACERSE LA CIRUGIA EN LA CARA) Hacerse la cara completa: estiramiento, colágeno, piling, sacarse hasta el último lunar no es como comprar en el quiosco de la esquina, precisamente. El aviso esta vez lo puse yo, en una Guía de Solos y Solas, entre los “Dúos que buscan tríos” y “Amos que buscan esclavos”, Juan leyó...
“LA VOZ” JUAN: “Mujer sana, honesta y decente...
MECHA: ... y de rostro adolescente.
“LA VOZ” JUAN: Busca hombre con fines a discutir.
MECHA: Nos enganchamos ahí nomas... (AMBOS SE TOMAN DE LA MANO) Hasta le presente a mi mejor amiga: Carolina.
“LA VOZ” JUAN:: Mecha, vos me parecés una mina genial (SE ESCUCHA “TU ERES MI DESTINO”. SE INTERRUMPE VIOLENTAMENTE) Tengo algo que confesarte.
MECHA: Ah, cada vez que nos encontramos descubro algo de vos, sos un cofre lleno de sorpresas. Ya sé por donde viene la mano: no sos hombre de una sola mujer... tenés una amante.
“LA VOZ” JUAN:: Tengo amante. Viste tu amiga Carolina...
MECHA: ¿Mi mejor amiga es tu amante?
“LA VOZ” JUAN: No, el hermano menor, Eduardo. No me quiero morir sin probar la bisexualidad. El pendejito es un príncipe de lo bonito que es. Además no sabés cómo la chupa.
MECHA: Pero Juan...
“LA VOZ” JUAN: No me importa el que dirán, los tiempos cambian, hay que ser abierto, amplio que le dicen ahora. Todos los muchachos de la oficina tienen un amante masculino. Necesitamos aprovechar los últimos años de macho cabrío, el tiempo pasa...
MECHA: Aprovechálo conmigo, tengo el rostro de una quincearñera y si querés puedo fumar para engrosar la voz.
“LA VOZ” JUAN:: Hay cosas de los hombres que las mujeres no entienden. Me hace falta...
AMBOS: ... Confirmar que aún puedo conquistar un pendejito. Si no lo hago me puedo traumar y vos sabés que eso podría... (HACEN EL ADEMAN DE IMPOTENCIA)
MECHA: Mientras mi adorado Juan se sumaba al “Club de los últimos años de la ereción”, yo no me quedé sentada llorando en la cocina.. (SALE).
“LA VOZ”:
Y ocultan de mí,
Ocultan que yo tengo
Unos ojos soñadores,
Además de otros primores
Que producen sensación.
Si soy fiera sé que, en cambio,
Tengo un cutis de muñeca,
Los que dicen que soy chueca
No me han visto en camisón.
Los hombres de mí critican la voz,
El modo de andar, la pinta, la tos.

Critican si ya la línea perdí,
Se fijan si voy, si vengo o si fui.
Se dicen muchas cosas,
Más si el bulto no interesa
Por qué pierden la cabeza,
Ocupandose de mí.

MECHA: (APARECE LUEGO DE HACERSE LOLAS Y COLA, TODA ESTIRADA) Me hice lolas, cola, lipo, me saqué dos costillas flotantes. De paso me requinté labios, pómulos, párpados y me tapé los agujeritos de las orejas. Divina... Y volví a poner un aviso, pero esta vez en los clasificados del diario. Entre los de equipamiento industrial usado y venta de artículos varios, publiqué¨: “Morocha sexy, abasallante, cuerpo perfecto y rostro juvenil busca hombre profesional, musculoso y desprejuiciado... Pero los que aparecieron, si bien eran musculosos y desprejuiciados, no se diferenciaban mucho de Romualdo, ni de Juan... Para pagar la tercera requintada hipotequé la casa y vendí el Polara. Pero el banco me cerró la cuenta y las cirugías estéticas no se fian ni las cubre OSEP. Entonces me puse en busca de un modo más económico para poder ganar en mi batalla contra la incomprención de feo sexo. Lo encontré: aceite de avión. Los mismos efectos que la silicona, más barato y encima se vende en bidones de 5 litros. (EL ESCENARIO SE LLENA DE LUCES Y SONIDOS DE SIRENAS POLICIALES. ELLA HUYE CON UN BIDON Y UNA MANGUERA. DE PRONTO HABLA A UNA LUZ FRONTAL) Señor, juez, entienda no querían darme más crédito, así que tuve que ingresar al Aeropuerto y afanarme el aceite de ese Aerolíneas Argentina. Hay cosas de las mujeres que los jueces no alcanzan a entender. Lo hago para no morir sola como una ostra (AL PUBLICO) Me dieron cinco años y en la Penitneciaría me encontré con Edgardo, el vecino de mi patrona. No lo veía desde que lo metieron preso por matar a su novia y fue en un franco higiénico cuando nos enamoramos. Como antes había pasado una temporada en el manicomio, siempre andaba caliente. Me llamaba la atención su obseción por contarme los desdos de los pies, a mi parecía excitante así que lo dejaba hacer sin problema.
EDGARDO: Si bien primero salgo yo, sé que el indulto del Gobernador te va a beneficiar. Hasta entonces, te juro que te voy a esperar...
MECHA: ¿No me mentís?
EDGARDO: Mecha, mis años de macho cabrío se han terminado y ahora, aquejado por una impotencia de la San Puta, solo aspiro a pasar mis días frente al televisor junto a vos. Además, me voy a comprar un taxi para que no te falte nada...
MECHA: Entonces, no digamos adios...
EDGARDO: Será... hasta que el indulto nos reuna (MUSICA INTRO “TU ERES MI DESTINO” MIENTRAS SE SEPARAN)
MECHA: A los meses me liberaron a mi y nos fuimos a vivir juntos.Me pareció la relación ideal. Sin embargo, una debe rendir materias previas toda la vida. Yo, pese a internarme dos meses en una clínica de recuperación para adictos a la silicona, cedí ante el vicio. Mientras Edgardo hacía zapping en el cuarto de la pensión, yo en la cocina me seguía inyectando aceite para avión cada vez que se me bajaba alguna parte del cuerpo. Guita no tenía, así que recurrí nuevamente a los clasificados:
“LA VOZ”: (LEE EL DIARIO) “Soraida, nuevita en Mendoza. Empezá en mi boquita y terminá en mi colita...
MECHA: ... 98-70-96 y rostro juvenil”. Los clientes venían, me cogían, me dejaban para el bidón de aceite de avión y se rajaban. Un día, Edgardo me pescó en plena transacción.
EDGARDO: (ENOJADO) ¿Así me pagás los meses que te esperé, puta de mierda? Y todo para conseguir esa huevada que te metés en el cuerpo.
MECHA: Querido, hay cosas de las mujeres que los hombres no pueden entender. Yo pude entender que todos quieran seguir siendo machos cabríos toda la vida y este infeliz no quiere ver que por culpa de ellos terminé hecha una yegua infernal (SE TOCA EL SENO IZQUIERSO) Uy, se me acaba de achatar la teta izquierda. ¡Qué calienta!. De día sigo mucama y, el resto del tiempo... Mientras siga el rubro “Saunas”, voy a tener joda y guita para mi aceite de avión.
“LA VOZ”: (CANTA)
Ella, es la flor más bella
Vagando por las estrellas
Brilla más que el sol.

Baila
Y se dibuja en la luna
Cuando se pierde en la bruma
Parece flotar.

Ella es de las tierra de mujeres divinas
Ella es argentina
Como ella no hay.

Si llegara a besarte con su boca de fuego
Un loco deseo te haría olvidar
Todas las tristezas y crueldades del mundo
En un solo segundo de felicidad

Ella, es la flor más bella
Vagando por las estrellas
Brilla más que el sol.

Escena 4
FERNANDA: (DE ESPALDAS AL PUBLICO, SE DESPEREZA EN SU LUJOSA CAMA. USA ROPA DE DORMIR MUY GLAMOROSA) Mecha, el desayuno
MECHA: (A DUO CON FERNANDA, EN OTRO PLANO SOSTIEN UNA BANDEJA DE DESAYUNO, RIDICULIZA A SU PATRONA) Hoy no pienso tomar café, traéme té y que el jugo no tenga ni una semilla. Las tostadas bien parejitas de los dos lados y apenas un toque de mermelada “diet”... Ojalá se le atragente, por hija de puta. (AL TERMINAR EL PARLAMENTO HA LLEGADO A LA HABITACION DE SU PATRONA)
FERNANDA: (AUN DE ESPALDA) En la mesita de luz...
MECHA: (SE ACERCA Y AL VERLE EL ROSTRO SE ESPANTA) ¡Por Dios y la virgen santísima, señora Fernanda!
FERNANDA: ¿Qué te picó, rayada? ¿Por qué me mirás así?
MECHA: (HORRORISADA) Señora, su... es horrible.
FERNANDA: Hablá de una vez, pasmada.
MECHA: (LE ACERCA UN ESPEJO DE MANO)
AMBAS: (GRITAN ESPANTADAS)
FERNANDA: (SE TAPA LA CARA CON UN ALMOHADON) ¿Pero cómo pudo haberme pasado esto. Te la robaste...
MECHA: Jamás. Donde se come no se caga.
FERNANDA: ¿Entonces?
MECHA: Señora, para mi que le han hecho algún trabajo...
FERNANDA: Negra bruta, yo pierdo la nariz y vos me salís con esa.
MECHA: La señora volvió algo borracha, tal vez se la sacó cuando se desvestía...
FERNANDA: Buscála entre las sábanas... (MIENTRAS AMBAS REVUELVEN LA CAMA) Tal vez estoy soñando, es imposible que se me haya perdido porque sí... Me siento desnuda.
MECHA: Todavía sigue en pedo. No, en la cama no está.
FERNANDA: (TOMANDO EL ESPEJO) Dios, ¿por qué soy tan desdichada? Si fuera manca o me faltara una pierna, no me jodería. Me tiraría por la ventana. ¿Con qué me tapo? (SALE PRESUROSA)
MECHA: (HABLANDO POR TELEFONO) Sentate, Negra. Con lo que te voy a contar te vas a ir de culo al suelo... (MUSICA PARA GROMBLOC) Y la nariz no aparece por ningún lado. Hasta en el “garaye” la buscamos. Desesperada, la patrona se envolvió la cara con lo primero que encontró y salió a la calle a buscarla.
FERNANDA: (APARECE POR UN COSTADO USANDO UNA MASCARA DE COTILLON CON NARIZ RIDICULA Y LENTES) ¿Y eso?. Paró un taxi y se subió. (SE SUBE A UN TAXI, CONDUCIDO POR EDGARDO) ¡Siga esa nariz!
EDGARDO: Mire, se bajó en la iglesia del Reino de Dios.
FERNANDA:¡Mi nariz es evangelista! (ENTRA EN LA IGLESIA, LA BUSCA) Ahí está la muy desgraciada. ¿Pero cómo la abordo? No quiero espantarla, se la vé tan concentrada en lo que dice el pastor... Spst... spst, vos, la de los agujeros. La verdad que esta es una situación bastante incómoda, para ambas, pero creo que es hora de que volvás a tu lugar. Además, comprenderás que una mina como yo no puedo andar desnarigada por ahí. No me mirès así. ¡Qué no me entendés! Nena, creo que la cosa está perfectamente clara, yo te compré...
“LA VOZ”DOCTOR (ENTRA. CANTA)
Dibujada...
FERNANDA: Yo te parí.
“LA VOZ”: Diseñada...
FERNANDA: Fue un dia glorioso.
“LA VOZ”: Un proyecto ideal de arquitectos
Lo que Dios no te le dio
La ciencias ya lo fabricó...
-¿Trajo chequera? ¿American Gold? ¡Qué pase el siguiente!

Si no encuentra paz en su interior,
En la Iglesia o el amor.
Seguro, amdame, necesita otra nariz..
CORO: Es hora de un cambio
“LA VOZ”: Si fracasa en lo laboral
o los negocios andan mal.
No llore más,
Eche mano al bisturí
CORO: Eche mano al bisturí
“LA VOZ”: Mi diploma es legal
y en mis manos nada irá mal
pero firme, por si acaso,
será muerte natural.

Para no sentirse una infeliz
Invisible, otra más
Debe, madame, invertir en su nariz.
CORO: Invertir en su nariz.

“LA VOZ”: Puede elegir su modelo de nariz.

Ser imperfecta es vulgar
Y mi sistema no es inmoral
Pero firme, por si acaso
No se aceptan recalmos luego de dada el alta...

Si no encuentra paz en su interior,
En la Iglesia o el amor.
No moquee más, dese un toque en la nariz
Compre una napia
Exitosa y deseada
Sùmerse al club de los que has apostado
A triunfar con su nariz...

FERNANDA: Desde entonces hemos sido una verdadera familia, carne y uña, nariz y jeta, muy felices... ¿Cómo que estoy equivocada? Me desconocés... No, no huyás, no volvás a dejarme (LA SIGUE) Te voy a denunciar, hija de puta (RUPTURA, EN LA COMISARIA) ¿Está el comisario? No. ¿El oficial en servicio? Tampoco... Ahora entiendo por qué hay tantos asesinatos y robos. Y yo pretendo que me ayuden a encontrar mi nariz. Vagos, corruptos, no merecen ser argentinos. Además, si a mi la muy desgraciada me desconoció, qué espero de la cana (SE VA).
MECHA: La señora se fue a la prensa, pero el diario Los Andes y el UNO, son muy serios, jamás publicarían semrendo bolazo.... Pero ahora te dejo, la vieja acaba de entrar y le tengo novedades.
FERNANDA: (DE NUEVO EN SU CASA) Esto es una pesadilla
MECHA: Señora Fernanda, hace un rato estuvo aquí un policía. Le trajo un paquete y le dejó una nota.
FERNADA: (LAS AGARRA. LEE LA NOTA)
“LA VOZ” POLICIA: Estimada ciudadana, pese a su poca fe en las fuerzas policiales, localizamos su nariz...
MECHA: Vio, era cuestión de esperar, una nariz no puede ir muy lejos.
“LA VOZ” POLICIA: (SIGUE LEYENDO) Eso sí, fue por pura casualidad. La capturamos mientras intentaba cruzar la frontera a Chile con pasaporte falso. Al principio intentó huir, cuando se vio cercada por Gendarmería tomó de rehenes a dos turistas suizos y luego de diez horas de neociación, decidió entregarse pacíficamente...
MECHA: ¡Peligrosa la napia!
“LA VOZ” POLICIA: Sólo pidió ser devuelta a su propietaria si el juez desistía todos los cargos que se le habían entablado. Está en el paquete. Le pedimos que la vigile. Gracias, Ministerio de Justicia y Seguridad de Mendoza.
FERNADA: (HA ABIERTO EL PAQUETE Y MIRA EL INTERIOR) Es ella, es ella...
MECHA: Si, mire tiene el granito que le había salido ayer en la punta.
FERNANDA: ¿Y ahora cómo me la pongo?
MECHA: Voy a buscar la Gotita... (SE VA)
FERNANDA: (LLORANDO, SE SIENTA EN LA CAMA) Mi cirujano plástico está de vacaciones, no puedo esperar a que vuelva, ni tampoco caer al Hospital Central con la nariz en una caja. Mozo, una botella de vodka. Quiero beber para olvidar. Brindo por la memoria de mi nariz...(SE DUERME, SE DESPIERTA VIOLENTAMENTE PERO ESTA VEZ TIENE LA NARIZ.) ¡Mecha!
MECHA: (EN OTRO PLANO, CON UNA BANDEJA DE DESAYUNO, IMITA A SU PATRONA) Hoy no pienso tomar café, traeme té y que el jugo no tenga ni una semilla. Las tostadas bien parejitas de los dos lados y apenas un toque de mermelada “diet”...(AL VERLE LA NARIZ, SUELTA TODO) Señora, le salió otra nariz.
FERNADA: (CONTENTA) No, es la misma. Durante la noche recuperó la memoria o sintio melancolía y volvió al lugar de donde nunca debió partir (SE MIRA EN EL ESPEJO).
MECHA: Disculpe que llore, pero este tipo de encuentros me emocionan. Soy una tonta... (AL VER QUE SU PATRONA SE HA PUESTO SERIA) ¿Le pasa algo?
FERNANDA. Tenés razón, tiene una espinilla en la punta. ¡Ya mismo me la cambio por otra!

Escena 5
ELENCO: (DE NUEVO EN EL CIBER CAFÉ, CHATEAN COMO EN LA PRIMERA ESCENA. DE PRONTO SE CORTA LA LUZ)
“LA VOZ”: A mierda, se cortó la luz...
MECHA: ¿Y ahora que hago?
EDGARDO: ¿Qué hacemos todos?
FERNANDA: Hmmm.. ¿Quién lleva ese perfume?
EDGARDO: Soy yo y no es perfume, es jabón...
MECHA: Si así olés con jabón, no me puedo imaginar el sabor que pueda tener tu piel...
EDGARDO: ¿Y esa voz?
MECHA: Si querés me puedo desnudar, tengo 98-70-96... (ENCIENDE UN FOSFORO) Y rostro juvenil...
EDGARDO: (LE SOPLA EL FOSFORO) Seguí hablando, pero a oscuras, me encanta tu voz...
MECHA: Es que, me desvisto en cualquier parte... pero sigo siendo la misma.
EDGARDO: A veces, aunque reviente de amor, sigo vestido de miedos, solo por aparentar.
FERNANDA: ¡Sacarme los lentes, no! Me muero de vergüenza, no quiero que descubran que sigo siendo inocente, vulnerable, ingenua.
EDGARDO: Estoy harto de conger. Quiero hacer el amor.
MECHA: Para que no me joda estar desnuda en la cama, cuelgo en el ropero lo que verdaderamente soy. Me convierto en un hermoso pedazo de carne, uno más de esos cuerpos perfectos.
FERNANDA: ¡Dije que sacarme los lentes, no! No me puedo mostrar inocente, vulnerable, ingenua.
EDGARDO: Me gustaría acercarme más a lo que fui antes de ser... esto, que vaya a saber qué soy.
“LA VOZ”: Estoy pensando en tirar esa interminable lista de exusas para sacarme la ropa si tener que mostrarme de verdad.
EDGARDO: Sin bíceps,
FERNANDA: Sin mentir la nariz...
MECHA: Sin tanta silicona loca.
“LA VOZ”: Ahí me quiero ver
EDGARDO: Con ropa o sin ropa, pero de frente.
MECHA: Desde adentro.
FERNANDA: Las 24 horas. todos los días.
“LA VOZ”: Hermana. Amigo. Amor. Desnudáte tranquilo, que la ropa te la quito yo.
ELENCO: Yo, yo, yo... (CANTAN)
Si creés que vas a sentir frío,
No hay drama, me podés usar de abrigo a mí..
Vas a notar
Que te voy a quedar
“LA VOZ”: Combinar con tu calor...
ELENCO: No pares, no pares, no pares más...
ELENCO: Quiero ver...
“LA VOZ”: si sos real
TODOS: Sin vergüenzas
Sin secretos...
Mostráme la cara desde el interior
Sacàte ese disfráz
“LA VOZ”: Corréte el antifaz
ELENCO: Y mostráme cómo querés ser
Desnudáte que la ropa te la saco yo...
Denudáte, no lo pienese más
Que la ropa te la saco yo...
“LA VOZ”: Ya
ELENCO: Yo
“LA VOZ”: Ya
ELENCO: Yo
No quiero esperar más.


-FIN-

#7 esneiver Zorrilla Alvarenga Publicado el 25/03/2011 a las 16:23:37 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Hola Fabian Sevilla Soy Esneiver Zorrilla Director y actor de teatro y visualizador escenico de La Móvil teatro grupo independiente de Asunciòn- Praguay; estoy maravillado con tus obras y me encantaria montarla aqui en Asunción en nuestra sala; como ya te mencione somos un grupo independiende sin fines de lucros; espero tu respuesta a al brevedad posible


#8 Ana Mirakian Publicado el 06/08/2011 a las 23:37:16 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

necesito por favor una obra corta tipo comedia para un hombre y una mujer de aprox.50 ó más años

#9 ludwin mayorga Publicado el 08/08/2011 a las 12:18:24 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

que tal fabian soy ludwin de bolivia me interesa tus obras noce si me puedes mandar yo te mando las mias también, espero tu respuesta a mi correo

#10 Jacqueline Rivero Publicado el 25/03/2012 a las 16:10:11 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

hola fabian estoy interesada en la comedia por ti mencuionada podrias mandarme libreto?gracias

#11 Juan Carlos Alarcon Publicado el 11/04/2012 a las 08:42:54 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Tengo una pieza de teatro, comedia dramatica paa dos personajes (un hombre y una mujer) que ya se estreno en Frania y tambien se puso en escena por otro grupo en Pergamino en el 2008 creo. Si te interesa?

#12 Maria Ester perez Publicado el 31/05/2013 a las 14:16:00 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

usco obra donde interactuen un hombre y una mujer


#13 LUIS Publicado el 07/07/2014 a las 19:03:35 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

HOLA, ME GUSTA LA DE CONFESIONES DE LA GRAN PUTA, ME LA PODES MANDAR AL CORREO:

MUY BUENA! GRACIAS!

 


#14 Gastón Quiroga Publicado el 08/07/2014 a las 21:56:43 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Hola. Respecto a lo que buscás, tengo estas dos obras: 

LOS NUEVOS VECINOS (Comedia)

Personajes: 2F-1M

Un poderoso empresario se ausenta por unos días del país y deja a cargo de sus negocios a sus dos jóvenes hijos y a una despiadada sobrina. El conflicto se desata cuando frente a la mansión familiar se instalan a vivir los habitantes de una villa miseria. Una mirada desde el humor a los abusos de poder y la discriminación de los altos estratos sociales hacia los sectores más bajos. 

 

ENDÚLZAME LAS HERIDAS (Comedia)

Personajes: 1M-1F

Un hombre y una mujer de edad avanzada. Los miedos, las soledades, las manías. La tele, el pasado, la amistad y el amor en un cuarto de hospital. 

 

Si te interesa alguna pasame un mail y te la envío.

Saludos!

www.gastonquiroga.blogspot.com.ar 

 

#15 Jose Bonilla Martinez Publicado el 01/06/2015 a las 10:55:46 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Distinguido hermano mi nombre es Jose Bonilla, Director de CCN USA y del grupo de teatro de esa entidad.... me encantaria estudiar ese texto y si es de nuestro agrado y usted me lo permite la montariamos para ser presentada en el 9no Festival Internacional de Teatro CCN USA 2015, evento internacional  que celebramos anualmente en la ciudad de New York.

Este es mi correo electronico

#16 VIctorIa Enguídanos Publicado el 02/06/2015 a las 13:16:11 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Hola, mi obra "Una pareja", habla de una pareja en crisis presionada por el reloj biológico de ella. Es una tragicomedia para un hombre y una mujer. Si te interesa leerla, dime un email a donde pueda enviártela.Saludos.

Victoria Enguídanos

 

#17 VIctorIa Enguídanos Publicado el 03/06/2015 a las 19:05:18 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Tengo una tragicomedia "Una pareja" Si te interesa, dime un mail dónde enviártela

#18 Santiago Naranjo Publicado el 01/07/2015 a las 18:56:58 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

Hola, soy Santiago de Ecuador...me interesa la obra, cómo te contacto?? Saludos


#19 Sara Ramos Publicado el 18/07/2015 a las 17:42:02 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer

HOLA!!!

Me intereso la 2da obra .. Endulzame las Heridas .

este es mi gmail. .... (

#20 Marc Egea Publicado el 03/09/2015 a las 02:28:39 Re: busco obras con dos personajes, un hombre y una mujer



Hola,

Mi nombre es Marc Egea y soy dramaturgo. En mi web puedes encontrar textos para esos repartos que propones. Puedes leerlas aquí:

http://www.marc-egea.com/obras-de-teatro/

#21 PublicidadPublicado el 25/09/2016 a las 00:44:07 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad