Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > ******* TEATRO EN LA EDUCACION ********


#1 masteatroparatodos Publicado el 27/02/2006 a las 15:10:00 IMPIDEN EN ESCUELAS EL BESO DE ROMEO Y JULIETA

Publicado en la ed. impresa: Cultura
Sábado 18 de febrero de 2006

Controversia en Gran Bretaña

Impiden en escuelas el beso de "Romeo y Julieta"
Debaten un proyecto para limitar el "contacto corporal"

LONDRES.- Romeo, todos sabemos, fue el gran amor de Julieta. Pero cuando yace moribundo, ella se despide de él con un tímido besito en la mejilla, o un abrazo amistoso. ¿Algo no encaja? A prepararse, porque en el mismísimo país de Shakespeare, la famosa escena del beso de los amantes de Verona podría pasar pronto a la historia en los teatros de los colegios: una nueva y polémica normativa busca prohibir que los estudiantes se besen en la boca.

Según un proyecto legislativo para las escuelas galesas, que ahora se estudiará para el resto de Gran Bretaña, los profesores tendrán que censurar las escenas amorosas que impliquen "contacto físico íntimo", lo que afectará necesariamente piezas teatrales que suelen representarse como "Romeo y Julieta", "La fierecilla domada", "West Side Story" y "Grease".

Esas directrices responden a las acusaciones de abusos sexuales de las que fue objeto un profesor de arte dramático de una escuela galesa, que se suicidó en octubre de 2001, un día antes del previsto para su comparecencia ante un tribunal.

El profesor galés John Owen fue acusado de utilizar la obra de teatro "Equus", de Peter Shaffer, sobre la confusión emocional de un caballerizo en un establo, para animar a sus alumnos a actividades de tipo sexual.

"En el pasado, algunos profesores de arte dramático han utilizado la integridad de ciertas obras teatrales como pretexto para justificar sus prácticas abusivas", se señala en las directrices de la Asamblea de Gales.

Según el documento, los profesores de arte dramático deben censurar o adaptar las obras teatrales para "proteger a niños y adolescentes sin dejarse guiar por argumentos sobre la necesidad de respetar su integridad". Así, se prohíbe la desnudez y el contacto físico íntimo, aunque no "los contactos accidentales" o "los abrazos amistosos".

Un final absurdo

"Por supuesto que es absurdo. El final de una tragedia como «Romeo y Julieta» así pierde sentido. Y además, quienes interpretan a Shakespeare, por su complejidad, no son los chicos de jardín, sino adolescentes, que ya han visto adultos comportándose como adultos en la tele al llegar a casa. Pretender mantenerlos bajo una falsa inocencia sirve para una sociedad que se siente incómoda ante el sexo. Pero es un problema de los adultos, no de ellos", explicó a LA NACION Simon Blackburn, profesor de filosofía de la Universidad de Cambridge y autor de "Lujuria" (Paidós), un libro que cautivó a académicos y al público en general.

Por su parte, el director artístico del teatro shakesperiano The Globe, Dominic Dromgool, criticó el proyecto porque protege a los niños de lo que no hay que protegerlos.

"Cuanto más entiendan sobre el amor y la pasión, tanto mejor. Shakespeare trata esos temas con sensibilidad y compasión. Muestra a los niños una parte importante de las emociones humanas", explicó.

El crítico de The Times, Benedict Nightingale, calificó las directrices de "estúpidas" y dijo que si hay profesores sospechosos de abusos sexuales, lo que hay que hacer es denunciarlos, pero no aplicar las tijeras de la censura a una obra teatral.

"El tema es que este gobierno, para cualquier cosa que no le gusta, mete una ley. Nos estamos volviendo una sociedad cada vez más legislativa y menos liberal."

Como dice Nightingale, acá lo único que importa es que los directores sean responsables y que no permitan que profesores peligrosos se acerquen a los chicos. Y si hay chicos que se sienten incómodos actuando, simplemente no deberían actuar. Es un tema de sentido común y responsabilidad de los maestros, en lo cual el gobierno no tiene por qué meterse", subrayó Blackburn.

Los funcionarios galeses se defendieron diciendo que el problema era de los medios de comunicación, que se habían puesto "histéricos" con la propuesta, pero que básicamente se trataba de "una serie de sugerencias sobre la manera en la que se debe interpretar el afecto sobre el escenario, con las cuales cualquier profesor de teatro competente debería estar familiarizado".

Pero para Nightingale no fue suficiente. "¿Qué viene después? ¿Un Hamlet que castamente se despide de Ofelia saludándola con la mano desde una de las torres del castillo de Elsinore? Y todo porque unos profesores galeses temen que algo más táctil pueda dejar a seres, que nunca deberían haber contratado en primera instancia, salivando en las bambalinas. Extirpar las grandes obras no es ninguna solución", concluyó el crítico.

Por Juana Libedinsky
Para LA NACION
#2 PublicidadPublicado el 24/09/2016 a las 17:56:04 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad