Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > HABLANDO DE TEATRO....

#1 Sawedal Publicado el 16/02/2003 a las 01:58:43 Lo que brinda el Teatro al actor

En teatro, como en la vida, hay que usar mucho a la psicología. Casi podría decirse que es la herramienta más usada en este arte.
¿Por qué?
Porque en el teatro hay que saber ponerse en “el lugar de” para poder representarlo de modo creíble. Conocer sus hábitos; costumbres y modo de vida en general. Pero, sobre todo, su forma de razonar. Detalle que sólo podremos descubrir con investigación, imitación y psicología.
¿De qué nos sirve en la vida práctica, en lo cotidiano?
El sólo hecho de aprender a ponerse en “el lugar de”, ya es mucho. Porque nos permite entender a nuestros interlocutores y darnos cuenta de los por qué de sus actitudes. Detalle que, a su vez, nos facilitará darnos cuenta de la forma más apropiada para comunicarnos con las personas, evitando conflictos y mejorando toda clase de relaciones con otros.
Pero esto sólo es la punta del témpano de aprendizajes útiles que nos brinda la actividad teatral.
Lo que hacemos en esta actividad, es representar momentos, escenas de vida de otros con nuestros cuerpos. Y al hacerlo, también es casi como estar viviéndolos y adquiriendo la experiencia que esos momentos brindan. No igual, pero a veces más enriquecedora.
Al decir más enriquecedora, me refiero a que entre todos analizamos el cómo y por qué se llegó a esa situación y su final. Cosa que no suele ocurrir en nuestras vidas cotidianas, porque ¿cuántos de ustedes analizan cómo llegaron en sus vidas a determinadas situaciones y por qué? ¿y cuánta ingerencia han tenido en muchas de las que aparentemente sólo han sido testigos presenciales?
Para dar un ejemplo: estamos sentados tomando sol cerca de una piscina. Hay un bañero y estamos tranquilos leyendo una revista. De pronto oímos un grito pidiendo ayuda. Parece que alguien se está ahogando o juega a que se está ahogando. No lo sabemos. Alzamos nuestra vista y no vemos al bañero. Las demás personas, igual que nosotros, sólo están expectantes.
Tenemos dos opciones: Corremos a tratar de salvar a la persona, o dejamos que las cosas ocurran y, en este último caso, quizás nos evitemos molestias por un tonto que simula estar ahogándose.
Sin embargo, si la persona se ahoga y el bañero estaba... en el baño, con descompostura, nos podrán acusar de abandono de persona. Porque habiendo oído el pedido de auxilio, no nos movimos tratando de salvar a esa persona.
Sólo fuimos testigos, aunque hubiéramos podido tener un gran protagonismo y resultar los héroes o heroínas de esa jornada.
Así como este ejemplo extremo, hay infinidad de ocasiones en las que aparentemente no podíamos hacer nada, y teóricamente no nos correspondía, pero podríamos haber cambiado el rumbo de los acontecimientos posteriores.
Siguiendo con los ejemplos: Un ladrón que huye y pasa por al lado nuestro. Nos damos cuenta de la situación cuando está escapando justo hacia nosotros. ¿Qué hacemos? ¿Nos corremos a un lado, dejándole el paso libre? ¿Nos hacemos los distraídos y que pase lo que pase? ¿O simulamos que le vamos a dejar el paso y tratamos de que tropiece con nuestro pie? Claro que también podríamos tomar otras actitudes como la de hacerle frente y hasta simular que somos policías y hasta que vamos a sacar un arma si no se detiene.
Reitero: En teatro, al observar y analizar las variantes posibles de la situación argumental, es una forma de transformar experiencias ajenas en conocimientos aplicables a situaciones similares. ¿Qué mejor escuela de vida?
#2 PublicidadPublicado el 08/12/2016 a las 20:12:41 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad