Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > HABLANDO DE TEATRO....

#1 Sawedal Publicado el 08/11/2002 a las 09:09:04 Siniestro naturalizado, comentario.

Joyce, como acostumbra, ha hecho un excelente planteo. Profundo. Javier también, como ya me es "normal", le ha respondido impecablemente, dado que coincido plenamente con lo que expresó.
¿Qué puedo agregar? La sociedad humana, desde hace milenios, comete una y otra vez los mismos errores que, a pesar de conocerlos, puede más el egoísmo; lo que desea y quiere en su interés personal cada individuo, por sobre el interés o bienestar general de los demás.
Como siempre, hubo y habrá excepciones que son eso: excepciones y, por ello, terrible minoría. Como la de aquellos que dedican más de su tiempo libre a obras de caridad o en ayuda del prójimo, así sea brindando espectáculos gratuitos cuando y donde pueda.
Nunca olvidaré cuán bien me impresionó la sacrificada labor que realizan un grupo de profesionales de la salud mental en... ¿el Borda? con los internos. Vi un informe amplio en un noticioso ya hace tiempo. Pero ¿Cuántos se atreven a "romper las reglas" impuestas por la costumbre del "así son las cosas"?
Como también ¿Cuántos no se quedan en el simple apoyo verbal y dedican más de lo que teóricamente pueden en beneficio de terceros desconocidos que sólo le redituará anímica y moralmente, después de superar infinidad de trabas?
Hay aquí una cuestión de peso que puede ser fundamental: La mayoría de las personas que se dedican a trabajar en beneficio del prójimo, suelen tener infinidad de reclamos por parte de sus parejas e hijos por el TIEMPO QUE NO LES DEDICAN a ellos y sí a terceros que, a ojos de los seres queridos, "no se justifica".
¿Qué priorizar? ¿La propia familia o pareja, núcleo básico de la sociedad y principal interés en nuestras vidas? ¿O el colaborar con otros que están más necesitados que nosotros y los nuestros? Esta es la principal razón por la cual la mayoría de los sacerdotes no deben formar familia. Una familia requiere mucha atención (dedicación) como para, además, poder colaborar continua y asiduamente con otros. Tal es el caso de los médicos rurales, que ocasionalmente se encuentran ante la disyuntiva de atender a los importantes asuntos personales, o al reclamo de algún paciente que lo necesita con urgencia. ¿Qué urgencias priorizar? Es muy desgastante para toda la familia que uno de sus miembros tenga prioridad por otros. Pero sólo es superable si, desde un principio, lo tienen en claro y están dispuestos a sobrellevarlo con la madurez que tan poca gente evidencia tener.
Esta es, también, una de las razones por las cuales suele endosárseles a los jóvenes la responsabilidad de cambiar el futuro: Los jóvenes tienen la energía (ganas, empuje) con menos compromisos de tiempo que los que ya formaron familia con hijos. Libres de varias de las responsabilidades que no pueden dejar de lado los que son padres.
Que muchísimos adultos, incómodos por el cambio de sus rutinas, envidiosos o miopes mentales, pongan infinidad de trabas, es otra de las cuestiones que deberíamos aprender a cambiar.
En fin... que lo más siniestro que tenemos internalizado los seres humanos es el egoísmo. Tanto, que lo incluimos dentro de la autoestima o amor propio como parte inseparable y ¡es tanta la gente que lo niega!... Que sólo nos queda dar el ejemplo nosotros, donde y como podamos, de cómo debieran ser y hacerse las cosas.
Específicamente desde el teatro, no sólo con obras que brinden ejemplos positivos (de lo negativo y la crítica, a mi criterio ya hay demasiado y con respuesta pobre o mala); si no también por cómo se comportan internamente los grupos. Pues el director ¿debe tiranizar o presidir al grupo? Los miembros de una compañía actoral cooperativa ¿se reparten las responsabilidades de modo más o menos parejo o, como siempre, hay quien está en luminaria y sólo pretende actuar su papel que debe ser preponderante? ¿Cómo reaccionan los demás miembros del grupo, especialmente quien lo dirige? ¿Hasta qué punto se deben soportar "talentos" que perjudican el ánimo del resto del grupo? ¿Cómo saber si a tal clase de persona-actitud se la puede "encarrilar"?
Respuestas que sólo se logran adecuadas a través de la experiencia más que por lo que puedan decirnos otros. Porque cada caso es relativo y particular. Aquí, se depende de "la brújula interna" que tenemos como "madera" o "pasta" cada uno.
#2 PublicidadPublicado el 08/12/2016 a las 20:15:07 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad