Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > ¡¡ C H A R L A S D E C A F E !!

#1 Antoniko Publicado el 28/10/2002 a las 21:08:03 ¡PAGINA PARA SER LEÍDA: CARTAS DE AMOR- POEMAS- CUENTOS-TEATRO BREVE-29-10-02

¡¡¡ ESTA HOJA ES MODERADA!!!

¡¡ TODOS LOS QUE QUIERAN PUBLICAR, ENVIAR AL MODERADOR LOS TEXTOS:

¡ LOS TEXTOS QUE SE PUBLIQUEN SIN HABER SIDO MODERADO, SE USARA LA OPCIÓN "B ORRAR", EN CASO DE NO ESTAR DE ACUERDO A LAS DISPOSICIONES VIGENTES!!

¡¡ POR EL MOMENTO, POR FAVOR TEXTOS CORTOS!!

ANTONIO- el moderador

*************************************************************
29-10-02

trabajo enviado por EDEN, de Venezuela, para publicarlo en exclusividad:

---> Para saber más sobre minicuentos. ¬

( por: Edén | Género: Reseñas )

Si se realiza un repaso a través de diferentes fuentes de literatura, se hace evidente que la atracción por los cuentos breves está en boga. No obstante, según el experto en cultura español Pedro de Miguel, este encantamiento, “es un fenómeno en absoluto nuevo en la literatura, que parece ponerse de moda en el último medio siglo, de la mano de insignes hispanoamericanos como Borges, Cortázar, García Márquez, Arreola, Denevi, Monterroso y también a través de los cuentos breves de Kafka”.

Conocidos como microcuentos, minicuentos, microrrelatos o cuentículos, según el propio Augusto Monterroso, “el microcuentista descubre el valor estético de una imagen incongruente, de una situación singular y en un rapto de simpatía se instala en el interior de esa realidad inventada para gozarla en lo que tiene de original y para expresarla en símbolos exactos".

Asimismo, un minicuento o microrrelato, debe ser catado como un buen vino para precisar si llega a inquietar los sentidos. Igualmente, la lectura de un microrrelato se presta a determinar si tiene un valor auténtico o no, tal cual un diamante.

En este sentido, el filólogo español José Luis González, estima que para saber si un minicuento o microrrelato tiene un valor auténtico, este, debe “estribar en que aguante el pulso de dos lecturas al menos. En una primera lectura una obra de estas comprimidas dimensiones puede apabullar la vista con el relumbrón de su final, de su concepción, de su extraña e inapresable coherencia y su segunda lectura, cuando está descubierta la magia, el truco, la parte de atrás del escenario, puede añadir luces que no habían destacado en la primera lección".

Lo cierto de todo, es que en los minicuentos o microrrelatos, pocas palabras dicen mucho y le deja pensando al lector en ellos más tiempo, del que empleó en leerlo.


******

---> Abismos del corazón. ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Aquella mujer confundida por tener dos amantes acudió a un psicólogo para deshacerse de sus dudas. El psicólogo, después de más de tres meses de terapias muy costosas, le dijo con mucha determinación que había una diferencia abismal entre querer y amar. La mujer pudo comprender entonces que ella se había quedado estancada justo en el abismo y ya no sabía cómo salir de él.




Probando... ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Por retadora y aventurera, me dispuse a tirarle piedras al sol para lograr lo imposible... y sólo logré lo más probable: una grieta en mi cabeza y una insolación de primer grado.


***************





28-10-02

PRIMER TEXTO: gracias por colaborar.

Querida Mujer,

Nunca he tenido el valor de decirte gracias.
Gracias por ser mi madre, por ser mi hermana, por ser mi esposa, por ser mi amiga, por ser mi amor... ¡Gracias por ser mujer!
Perdóname mi amor por dejarte sola a veces, por no considerarte como merece, por no valorarte, por ser tan machista.
Permíteme llorar entre tus brazos y decirte entre las lagrimas que te amo...¡Cuánto te amo!
Perdóname por ser hombre y no ser parte de ti como tu eres parte de mí.

Un hombre

*************

CARTA DESDE EL PASADO
- ORIGINAL de Ailin Besteiro-



Querido Héctor:

“Cuando descubrí el sobre apoyado sobre el teléfono, quedé paralizada.
¡Tu letra!
No hacía falta mirar el remitente, las semejanzas no existían y mucho menos las casualidades.
¡Eras vos!
Ningún otro podía escribir mi nombre tan armoniosamente.
¡Tenías la virtud de dibujar naturalmente esas letras de imprenta, que me rogaban a gritos que me decidiera a leerlas!
¡Parecían bengalas de colores!
Tuve miedo de quemarme las manos...
¡¡ Habían pasado veintiocho años desde aquella tarde en que nos vimos por última vez!!
¿Te acordás?
Quisimos darnos los teléfonos de nuestros nuevos trabajos, y terminamos confusamente ensuciándonos los dedos con la tinta de tu parker...

Me miraste a los ojos y dijiste: “ ¡Acabo de ser papá!... tengo una hija, ¿sabés que lindo?”
Pero con una profunda bronca agregaste: “ decime la verdad, ¿por qué no te casaste finalmente?”
¡ Se nubló todo!...
¡¡No pudimos seguir... No podía hablar!!..
¡Casi no nos miramos las caras...
Nos dimos un beso rápido y húmedo, y nos dijimos un extraño adiós.

Yo me fui pensando, ¿y por qué, acaso, tenía que haber cumplido eso de que a lo mejor a fin de año me casaba? ¿ Y vos, por que te casaste caramba? Cosas mías, cosas tuyas, ¿ no, finalmente?. ¿Y vos, que te fuiste pensando? ¿Acaso la sonrisa de tu hija no te ayudaba a limpiarte los dedos de esa sucia tinta que nos borró de la memoria?

Con un poco de expectativa, una pizquita de temor, y un tanto más de congoja, abrí prolijamente el sobre:

“”¡Mi muy querida Mariana: Debo confesarte que vivo en Marbella desde que me fui de Buenos Aires...”

¿Vos tenés idea, de la cantidad de años que ignoré cuál había sido tu destino?
¡ Casi dieciocho: con sus minutos, sus horas, sus días y sus meses!

Al principio dentro de los miedos y las preocupaciones que arrastrábamos en esa época oscura, era como un sin sentido permitirnos realizar preguntas. Por el miedo, obviamos la simple comunicación para el: ¿Hola como estás? ¿ La facu como anda?

¡ Si eras estudiante de psicología, o sociología, o simplemente te veían con algún ejemplar de Crisis, ya eras portador del certificado de sospecha, estabas bajo la mira de sus desconfianzas!...

Además, no hacia falta nada más que disentir un poco para que fueras un asqueroso y repelente subversivo, te ponían la estampilla y a la lona...
¡Oh, maravilla de la época!
¿ Acaso no fue El principito, uno de los tantos libros prohibidos?
¡Cuántos más quemaron! ¡Cuántos más se ocultaron! ¡Cuántos más se ignoraron!
¡ Hasta la Teoría de los conjuntos se negaba!
¡ Si un elefante ocupa mucho espacio, dos elefantes ocupan mucho más!...
¡¡ Así que imaginate lo que puede revolver una idea, ni pensar lo que dos!!

Les preocupaba que fueras un ser pensante, ese era el mayor delito. Cuanto más híbrido y anodino demostrabas ser, mejor la pasabas.
¿ Cuántos desaparecieron por el simple hecho de la falsa sospecha o porque sí, sin razón de ningún tipo?
¡Cuantos otros por expresar sus ideales de un mundo mejor, menos discriminatorio y más equitativo!
¡Esa parte de la historia vos la viviste de lejos!....
¡¡ Nos la hicieron linda, se la pensaron bien que embromar!!..

.Algunos enmudecieron dolorosamente, otros se murieron de pena, otros los desaparecieron. Esos fueron tiempos en los que muchas, muchas veces me pregunté: ¿dónde estará? ¿Cómo andará? ¿ Cuál será el refugio de la sonrisa que sabía inundarme de alegría?

¡ El día en que nació mi hijo me enteré que vivías a miles de kilómetros de distancia, que habías venido varias veces a ver a tus viejos, pero que tus viajes eran muy fugaces!
Me contaron que algo, hacía que escaparas, pero nadie sabía bien por qué.
Finalmente conseguiste que tus padres vendieran su casa, y emigraran también.
¡Con lo cual no volviste más!

¿Qué extraño temor hacía que no desearas volver a caminar las calles de nuestro hermoso barrio?

¿Qué lindos habían sido los otoños cálidos en que charlábamos pateando hojas secas sobre el lecho de esas veredas que tan bien nos cobijaban?

¡Reíamos y discutíamos como si la calle fuera sólo nuestra!

¡ Nos encontrábamos en el mas apasionado abrazo, besándonos como si los límites de nuestra intimidad no existieran!

¡¡ Éramos descaradamente felices!!....

Y así como así, hoy se te ocurrió mágicamente reaparecer.
... Contarme lo sólo que te sentís, tu añoranza del país que dejaste, de tus hijos que hacen su vida y muy poco te dejan compartir. Tu mujer que te dejó por otro, y encima más joven, justo a vos, que eras el que todas se disputaban, aunque te habías obsesionado con “ yo te traigo de regalo un collar de caracolas con colores milenarios que he guardado para vos, que lindo es el amor, después de haber trabajado al sol. Si tu amor me dio la vida, yo también quisiera darte una casita sencilla.....”.
¡Los Fronterizos la cantaban de maravillas mientras yo me deshacía escuchándolos en tus brazos, hilando juntos tantas tramas diferentes!

Fue tan fuerte que nos dio miedo, pánico nos dio y cobardemente nos inventamos miles de excusas.
¡Mientras nuestros cuerpos bramaban por encontrarse, nos separábamos sin pelearnos pero volviendo siempre como si nada hubiera pasado!...

¡Nuestra piel se conjugaba en armonía, y nuestros ideales la ayudaban a quemarse incandescentemente!

¡Que cobardes hemos sido!

¿Por qué fuimos tan cobardes?
¿Por qué no dejamos que la hoguera hiciera lo suyo?
¿Por qué permitimos que apenas el agua de un vaso de temor calmara lo que no sabíamos manejar... ”serán cenizas y tendrán sentido, polvo serán, más polvo enamorado”

Unos de los pocos poemas que recuerdo de memoria entero de punta a punta, ¿y sabés por qué? : porque lo recitábamos a dúo.
¡Jugaba inventándole versos y te enojabas porque a una rima perfecta, a una cadencia brillante, esta irreverente mujer le sumaba recursos del absurdo!
Me perdonabas porque tenías la habilidad de rescatar siempre alguna imagen, que enriquecíamos sumándole versos de otros poetas, y ahí se iniciaba otra cadena.

¡¡ Me da bronca leer tu carta, mucha bronca!!.
¡Yo no sabía dónde encontrarte!...
¡Vos sí!....
¡Y no quisiste!
Y ahora, pasado tanto tiempo ¿se te ocurre escribirme?....

¡Aquella mujer que te amó, ya no existe!...

Aunque no puedo negarte que la sola idea de verte cara a cara, resquebraja todos los cimientos de mi madurez... ¡Qué no quiero verte! No quiero ver nuestra sangre sobre la arena...

Aquella mujer que te amó, te buscó detrás de cada uno de los hombres que sí tuvieron el coraje de transitarla.
¡ Ese trecho que vos nunca te permitiste regalarte!

¡ Entre tantos abrazos, entre tantas sábanas renovadas aprendió que nunca se es feliz del todo, pero que se puede ser muy intensamente, de a ratos!
¡Y que vale la pena niño!

¡Te siento tan lejos!...
¡Este triste lamento que me has hecho llegar, abre una brecha tan grande, que ya no quiero pena sobre pena y pena!
¡ Me inundé de vida a mi manera!.

¡ No quiero que dejes de ser un recuerdo!
¡ El más bello, el más puro, el que más vértigo sumó a mis días de adolescente!
¡Ese, en el que juntos descubrimos las injusticias de una sociedad que pretendía chuparnos!
¿Dónde quedaron tus proyectos de un mundo mejor?
¿Dónde la fuerza del hombre nuevo?
¿Dónde... tantas cosas?

¡ Sí, crecimos juntos, amándonos!
¡Pero hoy la historia es otra!

Ni vos sos aquel muchachito con el que compartíamos la clases de Historia de la Música. Aquel con el que no nos perdíamos uno sólo de los conciertos en la Facultad de Derecho. Con el que leíamos en voz alta los poemas de Tejada Gómez...
¿Y mi compadre del horizonte, dónde se quedó?
Tampoco yo, soy aquella joven que quería cambiar el mundo, embeberlo en ese potente - ¡Será nuestro! - que salía compulsivamente de mi garganta...

Tus opacas palabras me muestran un resignado hombre que ha conseguido una cómoda posición económica, que pareciera haber dejado muchos sueños en el camino y que está sólo, muy sólo...
¡ No creas que yo estoy mucho mejor!....
¡ Pero, en mi, no vas a encontrar ningún resquicio de resignación!
¡Sigo luchando como puedo y como me dejan, por todo aquello que soñábamos cuando nos conocimos!

¡ Yo tenía quince años!...
¡Vos, dieciocho!
¡ Nos miramos!
Alguien habló de la pintura no figurativa, y nos enfrascamos en una larga discusión sobre el valor creativo nada menos que en Pablo Picasso.
¿Te acordás?

¡Quizás algo presuntuosos, pero llenos de ímpetu!

¿Sabés una cosa?
No cambié casi nada...
¡ Sigo discurriendo como si me fuera la vida en ello!
¡ Como si fuera capaz de componer algo, poniendo tanta pasión en mis luchas!....

¡Y sí, me la creo... porque todo cambió probablemente para peor, pero yo crecí rasguñando las piedras!... Y no me duelen los dedos, se me gastaron un poco las uñas nada más, pero vuelven a crecer afortunadamente...
¡ Sigo pensando que me falta mucho por hacer!...
¡ Aunque a lo mejor, la muerte me encuentre a la vuelta de la esquina, pero aquí estoy para presentarle batalla también a ella!...

¡ No creo que estés preparado para encontrarte con aquella joven en el cuerpo de esta mujer!
¡ Algunos kilos agregados por los años, llena de canas tapadas por una buena tintura y la cara casi lavada, mostrando las marcas, los rastros que el paso del tiempo le dibujaron en su piel!
¿ Viste?,
¡ Todavía conservo esa costumbre que tanto te gustaba!...
¡ Casi no me pinto, o lo hago apenas, sin que se note!...

Mirá lo que son las cosas, mientras leía tu carta me detuve y dije: ¿qué le contesto a este hombre al que el tiempo me lo ha transformado a disgusto?

¡Y ya ves, voy por la quinta página!
¡ Te voy a aburrir con tanta lata!
¿ O vas a ser capaz de abrazarme a tu manera y sellarme cada palabra con el mejor de tus besos?
¡¡ Y así, quitarme el aire para que deje de gritar alguna vez!!...

¡ Tantas cosas te dije en estos años, que es casi como si nos hubiéramos visto todos los días, sin sentirnos y por lo tanto sin reconocernos!
¡ No creo que te animes y conste que no te estoy desafiando, como en otras épocas!

¡¡ Héctor, fue hermoso amarnos... muy hermoso y es reconfortante recordarlo!!...

¡Pero no se vive de recuerdos!
Solamente sirven para realimentarse de buena savia...

¡Y yo elijo seguir adelante, con muchas ganas, ganas de esas que nos permiten amanecer cada día, de frente, cara al sol, regalando la más cálida y pequeña sonrisa!

¡¡ El abrazo más entrañable para vos, de esta mujer que todavía conserva esa dosis de locura que le permitió amarte mucho tiempo, y qué, quien sabe, qué sería capaz de hacer hoy, si no hubieras perdido tantos gajos en el camino!...

¡ Mi mano amiga, estrecha la tuya y le dice adiós al pasado, mientras el “pum pum” abre la muralla... para dejar el paso a otra ilusión!. ...


MARIANA, la Pineda- como vos me decías con permiso del poeta

Buenos Aires, septiembre 2002
#2 Antoniko Publicado el 29/10/2002 a las 20:39:32 ¡PAGINA PARA SER LEÍDA: CARTAS DE AMOR- POEMAS- CUENTOS-TEATRO BREVE-29-10-02

Argentina, 29 de Octubre de 2002 Buscar en Obras Teatros Personas Links



¡¡¡ ESTA HOJA ES MODERADA!!!

¡¡ TODOS LOS QUE QUIERAN PUBLICAR, ENVIAR AL MODERADOR LOS TEXTOS:

¡ LOS TEXTOS QUE SE PUBLIQUEN SIN HABER SIDO MODERADO, SE USARA LA OPCIÓN "B ORRAR", EN CASO DE NO ESTAR DE ACUERDO A LAS DISPOSICIONES VIGENTES!!

¡¡ POR EL MOMENTO, POR FAVOR TEXTOS CORTOS!!

ANTONIO- el moderador

*************************************************************
29-10-02

trabajo enviado por EDEN, de Venezuela, para publicarlo en exclusividad:

---> Para saber más sobre minicuentos. ¬

( por: Edén | Género: Reseñas )

Si se realiza un repaso a través de diferentes fuentes de literatura, se hace evidente que la atracción por los cuentos breves está en boga. No obstante, según el experto en cultura español Pedro de Miguel, este encantamiento, “es un fenómeno en absoluto nuevo en la literatura, que parece ponerse de moda en el último medio siglo, de la mano de insignes hispanoamericanos como Borges, Cortázar, García Márquez, Arreola, Denevi, Monterroso y también a través de los cuentos breves de Kafka”.

Conocidos como microcuentos, minicuentos, microrrelatos o cuentículos, según el propio Augusto Monterroso, “el microcuentista descubre el valor estético de una imagen incongruente, de una situación singular y en un rapto de simpatía se instala en el interior de esa realidad inventada para gozarla en lo que tiene de original y para expresarla en símbolos exactos".

Asimismo, un minicuento o microrrelato, debe ser catado como un buen vino para precisar si llega a inquietar los sentidos. Igualmente, la lectura de un microrrelato se presta a determinar si tiene un valor auténtico o no, tal cual un diamante.

En este sentido, el filólogo español José Luis González, estima que para saber si un minicuento o microrrelato tiene un valor auténtico, este, debe “estribar en que aguante el pulso de dos lecturas al menos. En una primera lectura una obra de estas comprimidas dimensiones puede apabullar la vista con el relumbrón de su final, de su concepción, de su extraña e inapresable coherencia y su segunda lectura, cuando está descubierta la magia, el truco, la parte de atrás del escenario, puede añadir luces que no habían destacado en la primera lección".

Lo cierto de todo, es que en los minicuentos o microrrelatos, pocas palabras dicen mucho y le deja pensando al lector en ellos más tiempo, del que empleó en leerlo.


******

---> Abismos del corazón. ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Aquella mujer confundida por tener dos amantes acudió a un psicólogo para deshacerse de sus dudas. El psicólogo, después de más de tres meses de terapias muy costosas, le dijo con mucha determinación que había una diferencia abismal entre querer y amar. La mujer pudo comprender entonces que ella se había quedado estancada justo en el abismo y ya no sabía cómo salir de él.




Probando... ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Por retadora y aventurera, me dispuse a tirarle piedras al sol para lograr lo imposible... y sólo logré lo más probable: una grieta en mi cabeza y una insolación de primer grado.


***************





28-10-02

PRIMER TEXTO: gracias por colaborar.

Querida Mujer,

Nunca he tenido el valor de decirte gracias.
Gracias por ser mi madre, por ser mi hermana, por ser mi esposa, por ser mi amiga, por ser mi amor... ¡Gracias por ser mujer!
Perdóname mi amor por dejarte sola a veces, por no considerarte como merece, por no valorarte, por ser tan machista.
Permíteme llorar entre tus brazos y decirte entre las lagrimas que te amo...¡Cuánto te amo!
Perdóname por ser hombre y no ser parte de ti como tu eres parte de mí.

Un hombre

*************

CARTA DESDE EL PASADO
- ORIGINAL de Ailin Besteiro-



Querido Héctor:

“Cuando descubrí el sobre apoyado sobre el teléfono, quedé paralizada.
¡Tu letra!
No hacía falta mirar el remitente, las semejanzas no existían y mucho menos las casualidades.
¡Eras vos!
Ningún otro podía escribir mi nombre tan armoniosamente.
¡Tenías la virtud de dibujar naturalmente esas letras de imprenta, que me rogaban a gritos que me decidiera a leerlas!
¡Parecían bengalas de colores!
Tuve miedo de quemarme las manos...
¡¡ Habían pasado veintiocho años desde aquella tarde en que nos vimos por última vez!!
¿Te acordás?
Quisimos darnos los teléfonos de nuestros nuevos trabajos, y terminamos confusamente ensuciándonos los dedos con la tinta de tu parker...

Me miraste a los ojos y dijiste: “ ¡Acabo de ser papá!... tengo una hija, ¿sabés que lindo?”
Pero con una profunda bronca agregaste: “ decime la verdad, ¿por qué no te casaste finalmente?”
¡ Se nubló todo!...
¡¡No pudimos seguir... No podía hablar!!..
¡Casi no nos miramos las caras...
Nos dimos un beso rápido y húmedo, y nos dijimos un extraño adiós.

Yo me fui pensando, ¿y por qué, acaso, tenía que haber cumplido eso de que a lo mejor a fin de año me casaba? ¿ Y vos, por que te casaste caramba? Cosas mías, cosas tuyas, ¿ no, finalmente?. ¿Y vos, que te fuiste pensando? ¿Acaso la sonrisa de tu hija no te ayudaba a limpiarte los dedos de esa sucia tinta que nos borró de la memoria?

Con un poco de expectativa, una pizquita de temor, y un tanto más de congoja, abrí prolijamente el sobre:

“”¡Mi muy querida Mariana: Debo confesarte que vivo en Marbella desde que me fui de Buenos Aires...”

¿Vos tenés idea, de la cantidad de años que ignoré cuál había sido tu destino?
¡ Casi dieciocho: con sus minutos, sus horas, sus días y sus meses!

Al principio dentro de los miedos y las preocupaciones que arrastrábamos en esa época oscura, era como un sin sentido permitirnos realizar preguntas. Por el miedo, obviamos la simple comunicación para el: ¿Hola como estás? ¿ La facu como anda?

¡ Si eras estudiante de psicología, o sociología, o simplemente te veían con algún ejemplar de Crisis, ya eras portador del certificado de sospecha, estabas bajo la mira de sus desconfianzas!...

Además, no hacia falta nada más que disentir un poco para que fueras un asqueroso y repelente subversivo, te ponían la estampilla y a la lona...
¡Oh, maravilla de la época!
¿ Acaso no fue El principito, uno de los tantos libros prohibidos?
¡Cuántos más quemaron! ¡Cuántos más se ocultaron! ¡Cuántos más se ignoraron!
¡ Hasta la Teoría de los conjuntos se negaba!
¡ Si un elefante ocupa mucho espacio, dos elefantes ocupan mucho más!...
¡¡ Así que imaginate lo que puede revolver una idea, ni pensar lo que dos!!

Les preocupaba que fueras un ser pensante, ese era el mayor delito. Cuanto más híbrido y anodino demostrabas ser, mejor la pasabas.
¿ Cuántos desaparecieron por el simple hecho de la falsa sospecha o porque sí, sin razón de ningún tipo?
¡Cuantos otros por expresar sus ideales de un mundo mejor, menos discriminatorio y más equitativo!
¡Esa parte de la historia vos la viviste de lejos!....
¡¡ Nos la hicieron linda, se la pensaron bien que embromar!!..

.Algunos enmudecieron dolorosamente, otros se murieron de pena, otros los desaparecieron. Esos fueron tiempos en los que muchas, muchas veces me pregunté: ¿dónde estará? ¿Cómo andará? ¿ Cuál será el refugio de la sonrisa que sabía inundarme de alegría?

¡ El día en que nació mi hijo me enteré que vivías a miles de kilómetros de distancia, que habías venido varias veces a ver a tus viejos, pero que tus viajes eran muy fugaces!
Me contaron que algo, hacía que escaparas, pero nadie sabía bien por qué.
Finalmente conseguiste que tus padres vendieran su casa, y emigraran también.
¡Con lo cual no volviste más!

¿Qué extraño temor hacía que no desearas volver a caminar las calles de nuestro hermoso barrio?

¿Qué lindos habían sido los otoños cálidos en que charlábamos pateando hojas secas sobre el lecho de esas veredas que tan bien nos cobijaban?

¡Reíamos y discutíamos como si la calle fuera sólo nuestra!

¡ Nos encontrábamos en el mas apasionado abrazo, besándonos como si los límites de nuestra intimidad no existieran!

¡¡ Éramos descaradamente felices!!....

Y así como así, hoy se te ocurrió mágicamente reaparecer.
... Contarme lo sólo que te sentís, tu añoranza del país que dejaste, de tus hijos que hacen su vida y muy poco te dejan compartir. Tu mujer que te dejó por otro, y encima más joven, justo a vos, que eras el que todas se disputaban, aunque te habías obsesionado con “ yo te traigo de regalo un collar de caracolas con colores milenarios que he guardado para vos, que lindo es el amor, después de haber trabajado al sol. Si tu amor me dio la vida, yo también quisiera darte una casita sencilla.....”.
¡Los Fronterizos la cantaban de maravillas mientras yo me deshacía escuchándolos en tus brazos, hilando juntos tantas tramas diferentes!

Fue tan fuerte que nos dio miedo, pánico nos dio y cobardemente nos inventamos miles de excusas.
¡Mientras nuestros cuerpos bramaban por encontrarse, nos separábamos sin pelearnos pero volviendo siempre como si nada hubiera pasado!...

¡Nuestra piel se conjugaba en armonía, y nuestros ideales la ayudaban a quemarse incandescentemente!

¡Que cobardes hemos sido!

¿Por qué fuimos tan cobardes?
¿Por qué no dejamos que la hoguera hiciera lo suyo?
¿Por qué permitimos que apenas el agua de un vaso de temor calmara lo que no sabíamos manejar... ”serán cenizas y tendrán sentido, polvo serán, más polvo enamorado”

Unos de los pocos poemas que recuerdo de memoria entero de punta a punta, ¿y sabés por qué? : porque lo recitábamos a dúo.
¡Jugaba inventándole versos y te enojabas porque a una rima perfecta, a una cadencia brillante, esta irreverente mujer le sumaba recursos del absurdo!
Me perdonabas porque tenías la habilidad de rescatar siempre alguna imagen, que enriquecíamos sumándole versos de otros poetas, y ahí se iniciaba otra cadena.

¡¡ Me da bronca leer tu carta, mucha bronca!!.
¡Yo no sabía dónde encontrarte!...
¡Vos sí!....
¡Y no quisiste!
Y ahora, pasado tanto tiempo ¿se te ocurre escribirme?....

¡Aquella mujer que te amó, ya no existe!...

Aunque no puedo negarte que la sola idea de verte cara a cara, resquebraja todos los cimientos de mi madurez... ¡Qué no quiero verte! No quiero ver nuestra sangre sobre la arena...

Aquella mujer que te amó, te buscó detrás de cada uno de los hombres que sí tuvieron el coraje de transitarla.
¡ Ese trecho que vos nunca te permitiste regalarte!

¡ Entre tantos abrazos, entre tantas sábanas renovadas aprendió que nunca se es feliz del todo, pero que se puede ser muy intensamente, de a ratos!
¡Y que vale la pena niño!

¡Te siento tan lejos!...
¡Este triste lamento que me has hecho llegar, abre una brecha tan grande, que ya no quiero pena sobre pena y pena!
¡ Me inundé de vida a mi manera!.

¡ No quiero que dejes de ser un recuerdo!
¡ El más bello, el más puro, el que más vértigo sumó a mis días de adolescente!
¡Ese, en el que juntos descubrimos las injusticias de una sociedad que pretendía chuparnos!
¿Dónde quedaron tus proyectos de un mundo mejor?
¿Dónde la fuerza del hombre nuevo?
¿Dónde... tantas cosas?

¡ Sí, crecimos juntos, amándonos!
¡Pero hoy la historia es otra!

Ni vos sos aquel muchachito con el que compartíamos la clases de Historia de la Música. Aquel con el que no nos perdíamos uno sólo de los conciertos en la Facultad de Derecho. Con el que leíamos en voz alta los poemas de Tejada Gómez...
¿Y mi compadre del horizonte, dónde se quedó?
Tampoco yo, soy aquella joven que quería cambiar el mundo, embeberlo en ese potente - ¡Será nuestro! - que salía compulsivamente de mi garganta...

Tus opacas palabras me muestran un resignado hombre que ha conseguido una cómoda posición económica, que pareciera haber dejado muchos sueños en el camino y que está sólo, muy sólo...
¡ No creas que yo estoy mucho mejor!....
¡ Pero, en mi, no vas a encontrar ningún resquicio de resignación!
¡Sigo luchando como puedo y como me dejan, por todo aquello que soñábamos cuando nos conocimos!

¡ Yo tenía quince años!...
¡Vos, dieciocho!
¡ Nos miramos!
Alguien habló de la pintura no figurativa, y nos enfrascamos en una larga discusión sobre el valor creativo nada menos que en Pablo Picasso.
¿Te acordás?

¡Quizás algo presuntuosos, pero llenos de ímpetu!

¿Sabés una cosa?
No cambié casi nada...
¡ Sigo discurriendo como si me fuera la vida en ello!
¡ Como si fuera capaz de componer algo, poniendo tanta pasión en mis luchas!....

¡Y sí, me la creo... porque todo cambió probablemente para peor, pero yo crecí rasguñando las piedras!... Y no me duelen los dedos, se me gastaron un poco las uñas nada más, pero vuelven a crecer afortunadamente...
¡ Sigo pensando que me falta mucho por hacer!...
¡ Aunque a lo mejor, la muerte me encuentre a la vuelta de la esquina, pero aquí estoy para presentarle batalla también a ella!...

¡ No creo que estés preparado para encontrarte con aquella joven en el cuerpo de esta mujer!
¡ Algunos kilos agregados por los años, llena de canas tapadas por una buena tintura y la cara casi lavada, mostrando las marcas, los rastros que el paso del tiempo le dibujaron en su piel!
¿ Viste?,
¡ Todavía conservo esa costumbre que tanto te gustaba!...
¡ Casi no me pinto, o lo hago apenas, sin que se note!...

Mirá lo que son las cosas, mientras leía tu carta me detuve y dije: ¿qué le contesto a este hombre al que el tiempo me lo ha transformado a disgusto?

¡Y ya ves, voy por la quinta página!
¡ Te voy a aburrir con tanta lata!
¿ O vas a ser capaz de abrazarme a tu manera y sellarme cada palabra con el mejor de tus besos?
¡¡ Y así, quitarme el aire para que deje de gritar alguna vez!!...

¡ Tantas cosas te dije en estos años, que es casi como si nos hubiéramos visto todos los días, sin sentirnos y por lo tanto sin reconocernos!
¡ No creo que te animes y conste que no te estoy desafiando, como en otras épocas!

¡¡ Héctor, fue hermoso amarnos... muy hermoso y es reconfortante recordarlo!!...

¡Pero no se vive de recuerdos!
Solamente sirven para realimentarse de buena savia...

¡Y yo elijo seguir adelante, con muchas ganas, ganas de esas que nos permiten amanecer cada día, de frente, cara al sol, regalando la más cálida y pequeña sonrisa!

¡¡ El abrazo más entrañable para vos, de esta mujer que todavía conserva esa dosis de locura que le permitió amarte mucho tiempo, y qué, quien sabe, qué sería capaz de hacer hoy, si no hubieras perdido tantos gajos en el camino!...

¡ Mi mano amiga, estrecha la tuya y le dice adiós al pasado, mientras el “pum pum” abre la muralla... para dejar el paso a otra ilusión!. ...


MARIANA, la Pineda- como vos me decías con permiso del poeta

Buenos Aires, septiembre 2002
#3 Antoniko Publicado el 31/10/2002 a las 00:05:20 ¡COMPAÑEROS... NUESTRO RECOGIMIENTO Y UNA ORACION: FALLECIO LA MAMA DE FOSCO!

¡ PARA EKL AMIGO... EL COMPAÑERO DE TANTAS HORAS, DE TODA CHARLAS DE CAFE Y APOYO ALNOVEL DRAMATURGO, NUESTRAS CON DOLENCIAS. eSTAMOS CON TIGO EN EL DOLOR. ANTONIO.
#4 Antoniko Publicado el 31/10/2002 a las 00:16:19 ¡PAGINA PARA LEER: UN HOMBRE- AILIN de Buenos Aires- EDEN- VENEZUELA- ANA de ESPAÑA..

Argentina, 30 de Octubre de 2002 Buscar en Obras Teatros Personas Links



¡¡¡ ESTA HOJA ES MODERADA!!!

¡¡ TODOS LOS QUE QUIERAN PUBLICAR, ENVIAR AL MODERADOR LOS TEXTOS:

¡ LOS TEXTOS QUE SE PUBLIQUEN SIN HABER SIDO MODERADO, SE USARA LA OPCIÓN "B ORRAR", EN CASO DE NO ESTAR DE ACUERDO A LAS DISPOSICIONES VIGENTES!!

¡¡ POR EL MOMENTO, POR FAVOR TEXTOS CORTOS!!

ANTONIO- el moderador

*************************************************************

30-10-02

(TEXTO ENVIADO POR ANA DE MADRID-ESPAÑA)

Noches y silencio de tu amada Ana


¡¡Se dice que hay siete maravillas en el mundo!!...

Pero el silencio que hay aquí, en estos precisos instantes, podría considerarse una maravilla más.

¡¡Con él, CON EL SILENCIO, me siento formar parte de la noche, refugiada en la fresca oscuridad de su cielo repleto de estrellas!!

¡Me siento cerca incluso de mí misma!

Pero esta sensación, a veces tan agradable como la de tu presencia, suele venir disfrazada con otro nombre.

¡¡Esta sensación de silencio no habla, no ríe, no tiene calor, carece de vida!!

A veces su disfraz es la persistente soledad, esa que incesantemente se empeña en recordarme que no estás.

¡La noche me parece un colosal gigante que lo abraza todo, capaz de envolver al mundo entero en sus potentes brazos negros y nadie puede negarse a oír su apacible canto!

Todos acabamos durmiendo al escuchar su silenciosa canción de cuna y al sentir en nuestra alma su suave balanceo.

¡¡Me gusta la noche!!

Me ayuda a pensar mejor, ya que inmersa en ella me olvido un momento del mundanal ruido, del peso de la obligación y de las cadenas que me esclavizan a la ineludible realidad de cada día.

Acunada en la noche me siento a veces formar parte del Universo y soy consciente de la cantidad de belleza y vida que contiene en su infinito.

Pero cierto es también que, en ocasiones, la noche me llega a dar miedo, pues sus sombras acogen de igual modo las formas más oscuras y frías de mis propios pensamientos negativos, mi dolor, el recuerdo de un pasado que ya no tengo, todo.

La noche y su silencio no acallan nunca al corazón.

Suele ser la mullida almohada de nuestra alma, enamorada o desesperada.

Ella es testigo de nuestro interior y a ella le confesamos nuestros secretos sufrimientos.

A veces, incluso, hace que la oscuridad aún se vuelva más silenciosa todavía y así algunas personas pueden escuchar los pensamientos de otras, a pesar de la distancia que las separa.

¡¡A veces ocurre, sí!!
.
Por eso, desde aquí, desde mis sombras y mi silencio, he burlado un instante la vigilancia extenuante de mi carcelera Soledad y le he pedido a la mágica Noche que se apiade de mí y que extienda su suave terciopelo negro para que mi corazón escriba con letras de fuego su mensaje de amor.

Le he pedido, rogado y suplicado a la Noche que haga que la quietud sea absoluta y te lleve, allá donde estés, el deseo de mi corazón y la necesidad que siente mi alma de reunirse con la tuya.

¡Sé que me ha escuchado y que pronto llegará a tus sueños mi mensaje de amor grabado a sangre y fuego!...

Gracias a la Noche y su serena oscuridad, mi alma llegará a la tuya a través de su puente de silencio.

¡¡Inmerso en tu silencio y en la paz de tu descanso, oirás cuánto te quiero!!

Yo, entre tanto, me resignaré a seguir permaneciendo en la prisión de mi Soledad.

Aquí te continuaré esperando y a la Noche y su Silencio seguiré escuchando, con la férrea esperanza de descubrir en su quietud el inconfundible sonido de tus pasos.

Jamás he querido a nadie tanto.

ANA, el amor de tu vida ( MADRID- ESPAÑA)







29-10-02

trabajo enviado por EDEN, de Venezuela, para publicarlo en exclusividad:

---> Para saber más sobre minicuentos. ¬

( por: Edén | Género: Reseñas )

Si se realiza un repaso a través de diferentes fuentes de literatura, se hace evidente que la atracción por los cuentos breves está en boga. No obstante, según el experto en cultura español Pedro de Miguel, este encantamiento, “es un fenómeno en absoluto nuevo en la literatura, que parece ponerse de moda en el último medio siglo, de la mano de insignes hispanoamericanos como Borges, Cortázar, García Márquez, Arreola, Denevi, Monterroso y también a través de los cuentos breves de Kafka”.

Conocidos como microcuentos, minicuentos, microrrelatos o cuentículos, según el propio Augusto Monterroso, “el microcuentista descubre el valor estético de una imagen incongruente, de una situación singular y en un rapto de simpatía se instala en el interior de esa realidad inventada para gozarla en lo que tiene de original y para expresarla en símbolos exactos".

Asimismo, un minicuento o microrrelato, debe ser catado como un buen vino para precisar si llega a inquietar los sentidos. Igualmente, la lectura de un microrrelato se presta a determinar si tiene un valor auténtico o no, tal cual un diamante.

En este sentido, el filólogo español José Luis González, estima que para saber si un minicuento o microrrelato tiene un valor auténtico, este, debe “estribar en que aguante el pulso de dos lecturas al menos. En una primera lectura una obra de estas comprimidas dimensiones puede apabullar la vista con el relumbrón de su final, de su concepción, de su extraña e inapresable coherencia y su segunda lectura, cuando está descubierta la magia, el truco, la parte de atrás del escenario, puede añadir luces que no habían destacado en la primera lección".

Lo cierto de todo, es que en los minicuentos o microrrelatos, pocas palabras dicen mucho y le deja pensando al lector en ellos más tiempo, del que empleó en leerlo.


******

---> Abismos del corazón. ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Aquella mujer confundida por tener dos amantes acudió a un psicólogo para deshacerse de sus dudas. El psicólogo, después de más de tres meses de terapias muy costosas, le dijo con mucha determinación que había una diferencia abismal entre querer y amar. La mujer pudo comprender entonces que ella se había quedado estancada justo en el abismo y ya no sabía cómo salir de él.




Probando... ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Por retadora y aventurera, me dispuse a tirarle piedras al sol para lograr lo imposible... y sólo logré lo más probable: una grieta en mi cabeza y una insolación de primer grado.


***************





28-10-02

PRIMER TEXTO: gracias por colaborar.

Querida Mujer,

Nunca he tenido el valor de decirte gracias.
Gracias por ser mi madre, por ser mi hermana, por ser mi esposa, por ser mi amiga, por ser mi amor... ¡Gracias por ser mujer!
Perdóname mi amor por dejarte sola a veces, por no considerarte como merece, por no valorarte, por ser tan machista.
Permíteme llorar entre tus brazos y decirte entre las lagrimas que te amo...¡Cuánto te amo!
Perdóname por ser hombre y no ser parte de ti como tu eres parte de mí.

Un hombre

*************

CARTA DESDE EL PASADO
- ORIGINAL de Ailin Besteiro-



Querido Héctor:

“Cuando descubrí el sobre apoyado sobre el teléfono, quedé paralizada.
¡Tu letra!
No hacía falta mirar el remitente, las semejanzas no existían y mucho menos las casualidades.
¡Eras vos!
Ningún otro podía escribir mi nombre tan armoniosamente.
¡Tenías la virtud de dibujar naturalmente esas letras de imprenta, que me rogaban a gritos que me decidiera a leerlas!
¡Parecían bengalas de colores!
Tuve miedo de quemarme las manos...
¡¡ Habían pasado veintiocho años desde aquella tarde en que nos vimos por última vez!!
¿Te acordás?
Quisimos darnos los teléfonos de nuestros nuevos trabajos, y terminamos confusamente ensuciándonos los dedos con la tinta de tu parker...

Me miraste a los ojos y dijiste: “ ¡Acabo de ser papá!... tengo una hija, ¿sabés que lindo?”
Pero con una profunda bronca agregaste: “ decime la verdad, ¿por qué no te casaste finalmente?”
¡ Se nubló todo!...
¡¡No pudimos seguir... No podía hablar!!..
¡Casi no nos miramos las caras...
Nos dimos un beso rápido y húmedo, y nos dijimos un extraño adiós.

Yo me fui pensando, ¿y por qué, acaso, tenía que haber cumplido eso de que a lo mejor a fin de año me casaba? ¿ Y vos, por que te casaste caramba? Cosas mías, cosas tuyas, ¿ no, finalmente?. ¿Y vos, que te fuiste pensando? ¿Acaso la sonrisa de tu hija no te ayudaba a limpiarte los dedos de esa sucia tinta que nos borró de la memoria?

Con un poco de expectativa, una pizquita de temor, y un tanto más de congoja, abrí prolijamente el sobre:

“”¡Mi muy querida Mariana: Debo confesarte que vivo en Marbella desde que me fui de Buenos Aires...”

¿Vos tenés idea, de la cantidad de años que ignoré cuál había sido tu destino?
¡ Casi dieciocho: con sus minutos, sus horas, sus días y sus meses!

Al principio dentro de los miedos y las preocupaciones que arrastrábamos en esa época oscura, era como un sin sentido permitirnos realizar preguntas. Por el miedo, obviamos la simple comunicación para el: ¿Hola como estás? ¿ La facu como anda?

¡ Si eras estudiante de psicología, o sociología, o simplemente te veían con algún ejemplar de Crisis, ya eras portador del certificado de sospecha, estabas bajo la mira de sus desconfianzas!...

Además, no hacia falta nada más que disentir un poco para que fueras un asqueroso y repelente subversivo, te ponían la estampilla y a la lona...
¡Oh, maravilla de la época!
¿ Acaso no fue El principito, uno de los tantos libros prohibidos?
¡Cuántos más quemaron! ¡Cuántos más se ocultaron! ¡Cuántos más se ignoraron!
¡ Hasta la Teoría de los conjuntos se negaba!
¡ Si un elefante ocupa mucho espacio, dos elefantes ocupan mucho más!...
¡¡ Así que imaginate lo que puede revolver una idea, ni pensar lo que dos!!

Les preocupaba que fueras un ser pensante, ese era el mayor delito. Cuanto más híbrido y anodino demostrabas ser, mejor la pasabas.
¿ Cuántos desaparecieron por el simple hecho de la falsa sospecha o porque sí, sin razón de ningún tipo?
¡Cuantos otros por expresar sus ideales de un mundo mejor, menos discriminatorio y más equitativo!
¡Esa parte de la historia vos la viviste de lejos!....
¡¡ Nos la hicieron linda, se la pensaron bien que embromar!!..

.Algunos enmudecieron dolorosamente, otros se murieron de pena, otros los desaparecieron. Esos fueron tiempos en los que muchas, muchas veces me pregunté: ¿dónde estará? ¿Cómo andará? ¿ Cuál será el refugio de la sonrisa que sabía inundarme de alegría?

¡ El día en que nació mi hijo me enteré que vivías a miles de kilómetros de distancia, que habías venido varias veces a ver a tus viejos, pero que tus viajes eran muy fugaces!
Me contaron que algo, hacía que escaparas, pero nadie sabía bien por qué.
Finalmente conseguiste que tus padres vendieran su casa, y emigraran también.
¡Con lo cual no volviste más!

¿Qué extraño temor hacía que no desearas volver a caminar las calles de nuestro hermoso barrio?

¿Qué lindos habían sido los otoños cálidos en que charlábamos pateando hojas secas sobre el lecho de esas veredas que tan bien nos cobijaban?

¡Reíamos y discutíamos como si la calle fuera sólo nuestra!

¡ Nos encontrábamos en el mas apasionado abrazo, besándonos como si los límites de nuestra intimidad no existieran!

¡¡ Éramos descaradamente felices!!....

Y así como así, hoy se te ocurrió mágicamente reaparecer.
... Contarme lo sólo que te sentís, tu añoranza del país que dejaste, de tus hijos que hacen su vida y muy poco te dejan compartir. Tu mujer que te dejó por otro, y encima más joven, justo a vos, que eras el que todas se disputaban, aunque te habías obsesionado con “ yo te traigo de regalo un collar de caracolas con colores milenarios que he guardado para vos, que lindo es el amor, después de haber trabajado al sol. Si tu amor me dio la vida, yo también quisiera darte una casita sencilla.....”.
¡Los Fronterizos la cantaban de maravillas mientras yo me deshacía escuchándolos en tus brazos, hilando juntos tantas tramas diferentes!

Fue tan fuerte que nos dio miedo, pánico nos dio y cobardemente nos inventamos miles de excusas.
¡Mientras nuestros cuerpos bramaban por encontrarse, nos separábamos sin pelearnos pero volviendo siempre como si nada hubiera pasado!...

¡Nuestra piel se conjugaba en armonía, y nuestros ideales la ayudaban a quemarse incandescentemente!

¡Que cobardes hemos sido!

¿Por qué fuimos tan cobardes?
¿Por qué no dejamos que la hoguera hiciera lo suyo?
¿Por qué permitimos que apenas el agua de un vaso de temor calmara lo que no sabíamos manejar... ”serán cenizas y tendrán sentido, polvo serán, más polvo enamorado”

Unos de los pocos poemas que recuerdo de memoria entero de punta a punta, ¿y sabés por qué? : porque lo recitábamos a dúo.
¡Jugaba inventándole versos y te enojabas porque a una rima perfecta, a una cadencia brillante, esta irreverente mujer le sumaba recursos del absurdo!
Me perdonabas porque tenías la habilidad de rescatar siempre alguna imagen, que enriquecíamos sumándole versos de otros poetas, y ahí se iniciaba otra cadena.

¡¡ Me da bronca leer tu carta, mucha bronca!!.
¡Yo no sabía dónde encontrarte!...
¡Vos sí!....
¡Y no quisiste!
Y ahora, pasado tanto tiempo ¿se te ocurre escribirme?....

¡Aquella mujer que te amó, ya no existe!...

Aunque no puedo negarte que la sola idea de verte cara a cara, resquebraja todos los cimientos de mi madurez... ¡Qué no quiero verte! No quiero ver nuestra sangre sobre la arena...

Aquella mujer que te amó, te buscó detrás de cada uno de los hombres que sí tuvieron el coraje de transitarla.
¡ Ese trecho que vos nunca te permitiste regalarte!

¡ Entre tantos abrazos, entre tantas sábanas renovadas aprendió que nunca se es feliz del todo, pero que se puede ser muy intensamente, de a ratos!
¡Y que vale la pena niño!

¡Te siento tan lejos!...
¡Este triste lamento que me has hecho llegar, abre una brecha tan grande, que ya no quiero pena sobre pena y pena!
¡ Me inundé de vida a mi manera!.

¡ No quiero que dejes de ser un recuerdo!
¡ El más bello, el más puro, el que más vértigo sumó a mis días de adolescente!
¡Ese, en el que juntos descubrimos las injusticias de una sociedad que pretendía chuparnos!
¿Dónde quedaron tus proyectos de un mundo mejor?
¿Dónde la fuerza del hombre nuevo?
¿Dónde... tantas cosas?

¡ Sí, crecimos juntos, amándonos!
¡Pero hoy la historia es otra!

Ni vos sos aquel muchachito con el que compartíamos la clases de Historia de la Música. Aquel con el que no nos perdíamos uno sólo de los conciertos en la Facultad de Derecho. Con el que leíamos en voz alta los poemas de Tejada Gómez...
¿Y mi compadre del horizonte, dónde se quedó?
Tampoco yo, soy aquella joven que quería cambiar el mundo, embeberlo en ese potente - ¡Será nuestro! - que salía compulsivamente de mi garganta...

Tus opacas palabras me muestran un resignado hombre que ha conseguido una cómoda posición económica, que pareciera haber dejado muchos sueños en el camino y que está sólo, muy sólo...
¡ No creas que yo estoy mucho mejor!....
¡ Pero, en mi, no vas a encontrar ningún resquicio de resignación!
¡Sigo luchando como puedo y como me dejan, por todo aquello que soñábamos cuando nos conocimos!

¡ Yo tenía quince años!...
¡Vos, dieciocho!
¡ Nos miramos!
Alguien habló de la pintura no figurativa, y nos enfrascamos en una larga discusión sobre el valor creativo nada menos que en Pablo Picasso.
¿Te acordás?

¡Quizás algo presuntuosos, pero llenos de ímpetu!

¿Sabés una cosa?
No cambié casi nada...
¡ Sigo discurriendo como si me fuera la vida en ello!
¡ Como si fuera capaz de componer algo, poniendo tanta pasión en mis luchas!....

¡Y sí, me la creo... porque todo cambió probablemente para peor, pero yo crecí rasguñando las piedras!... Y no me duelen los dedos, se me gastaron un poco las uñas nada más, pero vuelven a crecer afortunadamente...
¡ Sigo pensando que me falta mucho por hacer!...
¡ Aunque a lo mejor, la muerte me encuentre a la vuelta de la esquina, pero aquí estoy para presentarle batalla también a ella!...

¡ No creo que estés preparado para encontrarte con aquella joven en el cuerpo de esta mujer!
¡ Algunos kilos agregados por los años, llena de canas tapadas por una buena tintura y la cara casi lavada, mostrando las marcas, los rastros que el paso del tiempo le dibujaron en su piel!
¿ Viste?,
¡ Todavía conservo esa costumbre que tanto te gustaba!...
¡ Casi no me pinto, o lo hago apenas, sin que se note!...

Mirá lo que son las cosas, mientras leía tu carta me detuve y dije: ¿qué le contesto a este hombre al que el tiempo me lo ha transformado a disgusto?

¡Y ya ves, voy por la quinta página!
¡ Te voy a aburrir con tanta lata!
¿ O vas a ser capaz de abrazarme a tu manera y sellarme cada palabra con el mejor de tus besos?
¡¡ Y así, quitarme el aire para que deje de gritar alguna vez!!...

¡ Tantas cosas te dije en estos años, que es casi como si nos hubiéramos visto todos los días, sin sentirnos y por lo tanto sin reconocernos!
¡ No creo que te animes y conste que no te estoy desafiando, como en otras épocas!

¡¡ Héctor, fue hermoso amarnos... muy hermoso y es reconfortante recordarlo!!...

¡Pero no se vive de recuerdos!
Solamente sirven para realimentarse de buena savia...

¡Y yo elijo seguir adelante, con muchas ganas, ganas de esas que nos permiten amanecer cada día, de frente, cara al sol, regalando la más cálida y pequeña sonrisa!

¡¡ El abrazo más entrañable para vos, de esta mujer que todavía conserva esa dosis de locura que le permitió amarte mucho tiempo, y qué, quien sabe, qué sería capaz de hacer hoy, si no hubieras perdido tantos gajos en el camino!...

¡ Mi mano amiga, estrecha la tuya y le dice adiós al pasado, mientras el “pum pum” abre la muralla... para dejar el paso a otra ilusión!. ...


MARIANA, la Pineda- como vos me decías con permiso del poeta

Buenos Aires, septiembre 2002
#5 Antoniko Publicado el 31/10/2002 a las 22:43:07 ¡PAGINA PARA LEER Nº 2- UN HOMBRE- AILIN -EDEN- ANA-MALERQUES-A.VAZQUEZ- SILSH...

PUBLICAN: Un Hombre- de España
Ailin- de Buenos Aires- Argentina
Eden- de Venezuela
Ana- de España
Malerques- de Canarias
alejandra vazquez- de Canarias
Silsh- de Buenos Aires- Argentina
*****************

¡¡¡ ESTA HOJA ES MODERADA!!!

¡¡ TODOS LOS QUE QUIERAN PUBLICAR, ENVIAR AL MODERADOR LOS TEXTOS:

¡ LOS TEXTOS QUE SE PUBLIQUEN SIN HABER SIDO MODERADO, SE USARA LA OPCIÓN
"BORRAR", EN CASO DE NO ESTAR DE ACUERDO A LAS DISPOSICIONES VIGENTES!!

¡¡ POR EL MOMENTO, POR FAVOR TEXTOS CORTOS!!

ANTONIO- el moderador

**********
ARGENTINA, 1º de Noviembre del 2002-





Enredado de ideas
De Malerques- Textonautas- Canarias



Enredado de ideas.
Enredado los dedos y los pelos…
Voy buscando en los rincones de mi alma, un cepillo, que me peine las ganas, me alise los deseos,
...desate los nudos, las dudas, los miedos...

Quiero rizarme en bucles con los dedos abiertos.
Las piernas descruzadas, el corazón desierto.
Y cuando esté prolijo, de vidas y alegrías, voy a atar mi cabello, me miraré al espejo, y habiendo terminado de adecentar mi alma,
Voy a morir peinado, voy a morir de viejo.

MALERQUES-

**********


El río seco

La tierra aspiró las últimas gotas de agua y sólo quedó un vado seco que atravesaban los bueyes.
¡Yo pasé y me llamó un lamento agudo!
¡Provenía de la quebradura de una piedra!
- ¿Por qué pisas la sequía? ¿No temes que te absorba la savia de tu cuerpo?
Me aparté entonces de aquel vado.
¡Busqué a la lluvia!
¡Invoqué a los sapos!
¡¡Nadie!!
Y otro día pasé para mirar al vado desde lejos.
¡¡Sobre la quebradura de la piedra descansaba la única humedad del río seco!!

Alejandra Correas Vázquez- Textonauta-Canarias

*******

PACTO
Original de Silsh
Buenos Aires


¡Susurrando a mis oídos, ayer me has pedido, parodiando a Sábato,
que hagamos un trato.

Contra todas mis reglas he aceptado cumplirlo,
más me he detenido a pedirte un retrueque.

Si alguna vez adviertes
que este juego infantil
se nos vuelve canción
para cantar de a dos.
Si alejarnos de a ratos
nos provoca dolor.
Si al nombrarte, tus pies
vuelan de tus zapatos.

Si este pequeño mundo
inventado en absurdos,
se siente prisionero,
exigiendo ser el universo.
Si todos los sentidos
suenan con los latidos,
claudiquemos, amor,
teme a lo nuestro.

Que este sencillo pacto
que firmamos con un beso
de tenernos por momentos,
no infrinja el reglamento.
No desertemos, amor
que ya pusimos sello,
jurándonos cumplirlo
hasta su disolución.

Si contra toda regla
establecida
el amor nos reclama
sus derechos
firma este pacto, amor.
Sé más fuerte que yo,
Toma aliento,
da la vuelta.
Vete.
No me digas adiós.

© Silsh
*******

*************************************************************

30-10-02

(TEXTO ENVIADO POR ANA DE MADRID-ESPAÑA)

Noches y silencio de tu amada Ana


¡¡Se dice que hay siete maravillas en el mundo!!...

Pero el silencio que hay aquí, en estos precisos instantes, podría considerarse una maravilla más.

¡¡Con él, CON EL SILENCIO, me siento formar parte de la noche, refugiada en la fresca oscuridad de su cielo repleto de estrellas!!

¡Me siento cerca incluso de mí misma!

Pero esta sensación, a veces tan agradable como la de tu presencia, suele venir disfrazada con otro nombre.

¡¡Esta sensación de silencio no habla, no ríe, no tiene calor, carece de vida!!

A veces su disfraz es la persistente soledad, esa que incesantemente se empeña en recordarme que no estás.

¡La noche me parece un colosal gigante que lo abraza todo, capaz de envolver al mundo entero en sus potentes brazos negros y nadie puede negarse a oír su apacible canto!

Todos acabamos durmiendo al escuchar su silenciosa canción de cuna y al sentir en nuestra alma su suave balanceo.

¡¡Me gusta la noche!!

Me ayuda a pensar mejor, ya que inmersa en ella me olvido un momento del mundanal ruido, del peso de la obligación y de las cadenas que me esclavizan a la ineludible realidad de cada día.

Acunada en la noche me siento a veces formar parte del Universo y soy consciente de la cantidad de belleza y vida que contiene en su infinito.

Pero cierto es también que, en ocasiones, la noche me llega a dar miedo, pues sus sombras acogen de igual modo las formas más oscuras y frías de mis propios pensamientos negativos, mi dolor, el recuerdo de un pasado que ya no tengo, todo.

La noche y su silencio no acallan nunca al corazón.

Suele ser la mullida almohada de nuestra alma, enamorada o desesperada.

Ella es testigo de nuestro interior y a ella le confesamos nuestros secretos sufrimientos.

A veces, incluso, hace que la oscuridad aún se vuelva más silenciosa todavía y así algunas personas pueden escuchar los pensamientos de otras, a pesar de la distancia que las separa.

¡¡A veces ocurre, sí!!
.
Por eso, desde aquí, desde mis sombras y mi silencio, he burlado un instante la vigilancia extenuante de mi carcelera Soledad y le he pedido a la mágica Noche que se apiade de mí y que extienda su suave terciopelo negro para que mi corazón escriba con letras de fuego su mensaje de amor.

Le he pedido, rogado y suplicado a la Noche que haga que la quietud sea absoluta y te lleve, allá donde estés, el deseo de mi corazón y la necesidad que siente mi alma de reunirse con la tuya.

¡Sé que me ha escuchado y que pronto llegará a tus sueños mi mensaje de amor grabado a sangre y fuego!...

Gracias a la Noche y su serena oscuridad, mi alma llegará a la tuya a través de su puente de silencio.

¡¡Inmerso en tu silencio y en la paz de tu descanso, oirás cuánto te quiero!!

Yo, entre tanto, me resignaré a seguir permaneciendo en la prisión de mi Soledad.

Aquí te continuaré esperando y a la Noche y su Silencio seguiré escuchando, con la férrea esperanza de descubrir en su quietud el inconfundible sonido de tus pasos.

Jamás he querido a nadie tanto.

ANA, el amor de tu vida ( MADRID- ESPAÑA)







29-10-02

trabajo enviado por EDEN, de Venezuela, para publicarlo en exclusividad:

---> Para saber más sobre minicuentos. ¬

( por: Edén | Género: Reseñas )

Si se realiza un repaso a través de diferentes fuentes de literatura, se hace evidente que la atracción por los cuentos breves está en boga. No obstante, según el experto en cultura español Pedro de Miguel, este encantamiento, “es un fenómeno en absoluto nuevo en la literatura, que parece ponerse de moda en el último medio siglo, de la mano de insignes hispanoamericanos como Borges, Cortázar, García Márquez, Arreola, Denevi, Monterroso y también a través de los cuentos breves de Kafka”.

Conocidos como microcuentos, minicuentos, microrrelatos o cuentículos, según el propio Augusto Monterroso, “el microcuentista descubre el valor estético de una imagen incongruente, de una situación singular y en un rapto de simpatía se instala en el interior de esa realidad inventada para gozarla en lo que tiene de original y para expresarla en símbolos exactos".

Asimismo, un minicuento o microrrelato, debe ser catado como un buen vino para precisar si llega a inquietar los sentidos. Igualmente, la lectura de un microrrelato se presta a determinar si tiene un valor auténtico o no, tal cual un diamante.

En este sentido, el filólogo español José Luis González, estima que para saber si un minicuento o microrrelato tiene un valor auténtico, este, debe “estribar en que aguante el pulso de dos lecturas al menos. En una primera lectura una obra de estas comprimidas dimensiones puede apabullar la vista con el relumbrón de su final, de su concepción, de su extraña e inapresable coherencia y su segunda lectura, cuando está descubierta la magia, el truco, la parte de atrás del escenario, puede añadir luces que no habían destacado en la primera lección".

Lo cierto de todo, es que en los minicuentos o microrrelatos, pocas palabras dicen mucho y le deja pensando al lector en ellos más tiempo, del que empleó en leerlo.


******

---> Abismos del corazón. ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Aquella mujer confundida por tener dos amantes acudió a un psicólogo para deshacerse de sus dudas. El psicólogo, después de más de tres meses de terapias muy costosas, le dijo con mucha determinación que había una diferencia abismal entre querer y amar. La mujer pudo comprender entonces que ella se había quedado estancada justo en el abismo y ya no sabía cómo salir de él.




Probando... ¬

( por: Edén | Género: Mini Cuento )

Por retadora y aventurera, me dispuse a tirarle piedras al sol para lograr lo imposible... y sólo logré lo más probable: una grieta en mi cabeza y una insolación de primer grado.


***************





28-10-02

PRIMER TEXTO: gracias por colaborar.

Querida Mujer,

Nunca he tenido el valor de decirte gracias.
Gracias por ser mi madre, por ser mi hermana, por ser mi esposa, por ser mi amiga, por ser mi amor... ¡Gracias por ser mujer!
Perdóname mi amor por dejarte sola a veces, por no considerarte como merece, por no valorarte, por ser tan machista.
Permíteme llorar entre tus brazos y decirte entre las lagrimas que te amo...¡Cuánto te amo!
Perdóname por ser hombre y no ser parte de ti como tu eres parte de mí.

Un hombre

*************

CARTA DESDE EL PASADO
- ORIGINAL de Ailin Besteiro-



Querido Héctor:

“Cuando descubrí el sobre apoyado sobre el teléfono, quedé paralizada.
¡Tu letra!
No hacía falta mirar el remitente, las semejanzas no existían y mucho menos las casualidades.
¡Eras vos!
Ningún otro podía escribir mi nombre tan armoniosamente.
¡Tenías la virtud de dibujar naturalmente esas letras de imprenta, que me rogaban a gritos que me decidiera a leerlas!
¡Parecían bengalas de colores!
Tuve miedo de quemarme las manos...
¡¡ Habían pasado veintiocho años desde aquella tarde en que nos vimos por última vez!!
¿Te acordás?
Quisimos darnos los teléfonos de nuestros nuevos trabajos, y terminamos confusamente ensuciándonos los dedos con la tinta de tu parker...

Me miraste a los ojos y dijiste: “ ¡Acabo de ser papá!... tengo una hija, ¿sabés que lindo?”
Pero con una profunda bronca agregaste: “ decime la verdad, ¿por qué no te casaste finalmente?”
¡ Se nubló todo!...
¡¡No pudimos seguir... No podía hablar!!..
¡Casi no nos miramos las caras...
Nos dimos un beso rápido y húmedo, y nos dijimos un extraño adiós.

Yo me fui pensando, ¿y por qué, acaso, tenía que haber cumplido eso de que a lo mejor a fin de año me casaba? ¿ Y vos, por que te casaste caramba? Cosas mías, cosas tuyas, ¿ no, finalmente?. ¿Y vos, que te fuiste pensando? ¿Acaso la sonrisa de tu hija no te ayudaba a limpiarte los dedos de esa sucia tinta que nos borró de la memoria?

Con un poco de expectativa, una pizquita de temor, y un tanto más de congoja, abrí prolijamente el sobre:

“”¡Mi muy querida Mariana: Debo confesarte que vivo en Marbella desde que me fui de Buenos Aires...”

¿Vos tenés idea, de la cantidad de años que ignoré cuál había sido tu destino?
¡ Casi dieciocho: con sus minutos, sus horas, sus días y sus meses!

Al principio dentro de los miedos y las preocupaciones que arrastrábamos en esa época oscura, era como un sin sentido permitirnos realizar preguntas. Por el miedo, obviamos la simple comunicación para el: ¿Hola como estás? ¿ La facu como anda?

¡ Si eras estudiante de psicología, o sociología, o simplemente te veían con algún ejemplar de Crisis, ya eras portador del certificado de sospecha, estabas bajo la mira de sus desconfianzas!...

Además, no hacia falta nada más que disentir un poco para que fueras un asqueroso y repelente subversivo, te ponían la estampilla y a la lona...
¡Oh, maravilla de la época!
¿ Acaso no fue El principito, uno de los tantos libros prohibidos?
¡Cuántos más quemaron! ¡Cuántos más se ocultaron! ¡Cuántos más se ignoraron!
¡ Hasta la Teoría de los conjuntos se negaba!
¡ Si un elefante ocupa mucho espacio, dos elefantes ocupan mucho más!...
¡¡ Así que imaginate lo que puede revolver una idea, ni pensar lo que dos!!

Les preocupaba que fueras un ser pensante, ese era el mayor delito. Cuanto más híbrido y anodino demostrabas ser, mejor la pasabas.
¿ Cuántos desaparecieron por el simple hecho de la falsa sospecha o porque sí, sin razón de ningún tipo?
¡Cuantos otros por expresar sus ideales de un mundo mejor, menos discriminatorio y más equitativo!
¡Esa parte de la historia vos la viviste de lejos!....
¡¡ Nos la hicieron linda, se la pensaron bien que embromar!!..

.Algunos enmudecieron dolorosamente, otros se murieron de pena, otros los desaparecieron. Esos fueron tiempos en los que muchas, muchas veces me pregunté: ¿dónde estará? ¿Cómo andará? ¿ Cuál será el refugio de la sonrisa que sabía inundarme de alegría?

¡ El día en que nació mi hijo me enteré que vivías a miles de kilómetros de distancia, que habías venido varias veces a ver a tus viejos, pero que tus viajes eran muy fugaces!
Me contaron que algo, hacía que escaparas, pero nadie sabía bien por qué.
Finalmente conseguiste que tus padres vendieran su casa, y emigraran también.
¡Con lo cual no volviste más!

¿Qué extraño temor hacía que no desearas volver a caminar las calles de nuestro hermoso barrio?

¿Qué lindos habían sido los otoños cálidos en que charlábamos pateando hojas secas sobre el lecho de esas veredas que tan bien nos cobijaban?

¡Reíamos y discutíamos como si la calle fuera sólo nuestra!

¡ Nos encontrábamos en el mas apasionado abrazo, besándonos como si los límites de nuestra intimidad no existieran!

¡¡ Éramos descaradamente felices!!....

Y así como así, hoy se te ocurrió mágicamente reaparecer.
... Contarme lo sólo que te sentís, tu añoranza del país que dejaste, de tus hijos que hacen su vida y muy poco te dejan compartir. Tu mujer que te dejó por otro, y encima más joven, justo a vos, que eras el que todas se disputaban, aunque te habías obsesionado con “ yo te traigo de regalo un collar de caracolas con colores milenarios que he guardado para vos, que lindo es el amor, después de haber trabajado al sol. Si tu amor me dio la vida, yo también quisiera darte una casita sencilla.....”.
¡Los Fronterizos la cantaban de maravillas mientras yo me deshacía escuchándolos en tus brazos, hilando juntos tantas tramas diferentes!

Fue tan fuerte que nos dio miedo, pánico nos dio y cobardemente nos inventamos miles de excusas.
¡Mientras nuestros cuerpos bramaban por encontrarse, nos separábamos sin pelearnos pero volviendo siempre como si nada hubiera pasado!...

¡Nuestra piel se conjugaba en armonía, y nuestros ideales la ayudaban a quemarse incandescentemente!

¡Que cobardes hemos sido!

¿Por qué fuimos tan cobardes?
¿Por qué no dejamos que la hoguera hiciera lo suyo?
¿Por qué permitimos que apenas el agua de un vaso de temor calmara lo que no sabíamos manejar... ”serán cenizas y tendrán sentido, polvo serán, más polvo enamorado”

Unos de los pocos poemas que recuerdo de memoria entero de punta a punta, ¿y sabés por qué? : porque lo recitábamos a dúo.
¡Jugaba inventándole versos y te enojabas porque a una rima perfecta, a una cadencia brillante, esta irreverente mujer le sumaba recursos del absurdo!
Me perdonabas porque tenías la habilidad de rescatar siempre alguna imagen, que enriquecíamos sumándole versos de otros poetas, y ahí se iniciaba otra cadena.

¡¡ Me da bronca leer tu carta, mucha bronca!!.
¡Yo no sabía dónde encontrarte!...
¡Vos sí!....
¡Y no quisiste!
Y ahora, pasado tanto tiempo ¿se te ocurre escribirme?....

¡Aquella mujer que te amó, ya no existe!...

Aunque no puedo negarte que la sola idea de verte cara a cara, resquebraja todos los cimientos de mi madurez... ¡Qué no quiero verte! No quiero ver nuestra sangre sobre la arena...

Aquella mujer que te amó, te buscó detrás de cada uno de los hombres que sí tuvieron el coraje de transitarla.
¡ Ese trecho que vos nunca te permitiste regalarte!

¡ Entre tantos abrazos, entre tantas sábanas renovadas aprendió que nunca se es feliz del todo, pero que se puede ser muy intensamente, de a ratos!
¡Y que vale la pena niño!

¡Te siento tan lejos!...
¡Este triste lamento que me has hecho llegar, abre una brecha tan grande, que ya no quiero pena sobre pena y pena!
¡ Me inundé de vida a mi manera!.

¡ No quiero que dejes de ser un recuerdo!
¡ El más bello, el más puro, el que más vértigo sumó a mis días de adolescente!
¡Ese, en el que juntos descubrimos las injusticias de una sociedad que pretendía chuparnos!
¿Dónde quedaron tus proyectos de un mundo mejor?
¿Dónde la fuerza del hombre nuevo?
¿Dónde... tantas cosas?

¡ Sí, crecimos juntos, amándonos!
¡Pero hoy la historia es otra!

Ni vos sos aquel muchachito con el que compartíamos la clases de Historia de la Música. Aquel con el que no nos perdíamos uno sólo de los conciertos en la Facultad de Derecho. Con el que leíamos en voz alta los poemas de Tejada Gómez...
¿Y mi compadre del horizonte, dónde se quedó?
Tampoco yo, soy aquella joven que quería cambiar el mundo, embeberlo en ese potente - ¡Será nuestro! - que salía compulsivamente de mi garganta...

Tus opacas palabras me muestran un resignado hombre que ha conseguido una cómoda posición económica, que pareciera haber dejado muchos sueños en el camino y que está sólo, muy sólo...
¡ No creas que yo estoy mucho mejor!....
¡ Pero, en mi, no vas a encontrar ningún resquicio de resignación!
¡Sigo luchando como puedo y como me dejan, por todo aquello que soñábamos cuando nos conocimos!

¡ Yo tenía quince años!...
¡Vos, dieciocho!
¡ Nos miramos!
Alguien habló de la pintura no figurativa, y nos enfrascamos en una larga discusión sobre el valor creativo nada menos que en Pablo Picasso.
¿Te acordás?

¡Quizás algo presuntuosos, pero llenos de ímpetu!

¿Sabés una cosa?
No cambié casi nada...
¡ Sigo discurriendo como si me fuera la vida en ello!
¡ Como si fuera capaz de componer algo, poniendo tanta pasión en mis luchas!....

¡Y sí, me la creo... porque todo cambió probablemente para peor, pero yo crecí rasguñando las piedras!... Y no me duelen los dedos, se me gastaron un poco las uñas nada más, pero vuelven a crecer afortunadamente...
¡ Sigo pensando que me falta mucho por hacer!...
¡ Aunque a lo mejor, la muerte me encuentre a la vuelta de la esquina, pero aquí estoy para presentarle batalla también a ella!...

¡ No creo que estés preparado para encontrarte con aquella joven en el cuerpo de esta mujer!
¡ Algunos kilos agregados por los años, llena de canas tapadas por una buena tintura y la cara casi lavada, mostrando las marcas, los rastros que el paso del tiempo le dibujaron en su piel!
¿ Viste?,
¡ Todavía conservo esa costumbre que tanto te gustaba!...
¡ Casi no me pinto, o lo hago apenas, sin que se note!...

Mirá lo que son las cosas, mientras leía tu carta me detuve y dije: ¿qué le contesto a este hombre al que el tiempo me lo ha transformado a disgusto?

¡Y ya ves, voy por la quinta página!
¡ Te voy a aburrir con tanta lata!
¿ O vas a ser capaz de abrazarme a tu manera y sellarme cada palabra con el mejor de tus besos?
¡¡ Y así, quitarme el aire para que deje de gritar alguna vez!!...

¡ Tantas cosas te dije en estos años, que es casi como si nos hubiéramos visto todos los días, sin sentirnos y por lo tanto sin reconocernos!
¡ No creo que te animes y conste que no te estoy desafiando, como en otras épocas!

¡¡ Héctor, fue hermoso amarnos... muy hermoso y es reconfortante recordarlo!!...

¡Pero no se vive de recuerdos!
Solamente sirven para realimentarse de buena savia...

¡Y yo elijo seguir adelante, con muchas ganas, ganas de esas que nos permiten amanecer cada día, de frente, cara al sol, regalando la más cálida y pequeña sonrisa!

¡¡ El abrazo más entrañable para vos, de esta mujer que todavía conserva esa dosis de locura que le permitió amarte mucho tiempo, y qué, quien sabe, qué sería capaz de hacer hoy, si no hubieras perdido tantos gajos en el camino!...

¡ Mi mano amiga, estrecha la tuya y le dice adiós al pasado, mientras el “pum pum” abre la muralla... para dejar el paso a otra ilusión!. ...


MARIANA, la Pineda- como vos me decías con permiso del poeta

Buenos Aires, septiembre 2002


***********
#6 Fosco Publicado el 01/11/2002 a las 11:02:26 Re: ¡COMPAÑEROS... NUESTRO RECOGIMIENTO Y UNA ORACION: FALLECIO LA MAMA DE FOSCO!

Antonio, compañeros de letras,
he vuelto hoy y queiro dar las gracias a todos por participar a mi luto.
La vida sigue y lo que me consuela es saber que tengo unos amigos tan lejo pero tan cercanos en los momentos más dificiles.
Un fuerte abrazo a todos
Fosco
#7 Anouka Publicado el 07/11/2002 a las 22:45:30 Re: ¡PAGINA PARA LEER: - EDEN- VENEZUELA- ANA de ESPAÑA..

ME GUSTARON LAS CARTAS, PERO LA CONVOCATORIA NO HABIA SIDO UN CONCURSO?
O M E FALLA LA MEMORIA....ANOUKA
#8 Antoniko Publicado el 12/11/2002 a las 00:55:58 Re: ¡PAGINA PARA LEER- ¡ anouka, eran textos moderados... y esan siendo moderados...

NO ANOUKA... ERAN TEXTOS MODERADOS... Y ESAN SIENDO MODERADOS... ANTONIO.
#9 Antoniko Publicado el 12/11/2002 a las 00:56:01 Re: ¡PAGINA PARA LEER- ¡ anouka, eran textos moderados... y esan siendo moderados...

NO ANOUKA... ERAN TEXTOS MODERADOS... Y ESAN SIENDO MODERADOS... ANTONIO.
#10 Anouka Publicado el 12/11/2002 a las 23:22:30 Re: ¡Eran textos moderados...????????????????.

AYUDA MEMORIA: LEE TU TEXTO DEL 9/09/02 dice:CERTAMEN..........UNICO PREMIO...LAS CARTAS GANADORAS SERAN PUBLICADAS...¿ESOS SON TEXTOS MODERADOS? EL 10/09/02 YO PREGUNTÉ SI PODIA PARTICIPAR. ME parece que nadie hablo de textos moderados,

¿HABLAMOS LENGUAS DIFERENTES?
#11 Anouka Publicado el 12/11/2002 a las 23:22:32 Re: ¡Eran textos moderados...????????????????.

AYUDA MEMORIA: LEE TU TEXTO DEL 9/09/02 dice:CERTAMEN..........UNICO PREMIO...LAS CARTAS GANADORAS SERAN PUBLICADAS...¿ESOS SON TEXTOS MODERADOS? EL 10/09/02 YO PREGUNTÉ SI PODIA PARTICIPAR. ME parece que nadie hablo de textos moderados,

¿HABLAMOS LENGUAS DIFERENTES?
#12 PublicidadPublicado el 08/12/2016 a las 11:37:19 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad