Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros > ******* TEATRO EN LA EDUCACION ********

#1 Compañia de Teatro Dámaso Ogaz Publicado el 03/10/2002 a las 18:53:45

Rebeca, como veo que estas interesada en el teatro que tal si lees mi obra y me la comentas. pudes enviarmela a:

“HAMLET URBANO”
Autor: Renny Loyo
Estrenada en el XVIII Festival Regional de Teatro Del Estado Portuguesa el 27 de junio del 2000

PROLOGO


ESCENARIO:

ESCALINATAS DEL BARRIO. SOBRE ELLA LOS MALANDROS, CONVERSAN MUY ANIMADAMENTE. LLEVAN SOBRETODO PLÁSTICOS PARA PROTEGERSE DE LA LLUVIA, TAMBIÉN PARAGUAS. INGIEREN LICOR Y FUMAN UN PITO DE HACHIS.

MALANDRO UNO:
Esta noche habrá bonche en la casa del muerto. Buena ocasión para meternos tremenda nota. Ojalá la lluvia no se vuelva pajúa. Ya tiene tres días seguidos lloviendo, Del otro lado del cerro, la tierra se vino abajo. Si sigue lloviendo, esto se va a poner pelúo.

MALANDRO UNO:
¿ Qué es la vida del chamo Hamlet ? Me dijeron que ahora se la pasa en los reservados del barrio. Ese pana está enmantequillado. Se acuesta con las dos chamas más buenas del barrio.

MALANDRO DOS:
Dirás con las putas del barrio.

MALANDRO UNO:
Chamo, ese es un trabajo decente. Sin jefe, sin patrón y nada de cachifeo. Eso es liberación femenina.

(Se oyen disparos)

MALANDRO UNO:
Mosca hace días que nos andan buscando, andan siguiéndonos los pasos hay que estar alerta. si no son los del otro barrio, son los polis ó ese escuadrón de la muerte, que nos tiene a monte, el verdadero asesino del jefe anda suelto, y a nosotros los del perraje, nos persiguen, qué bolas. Por eso es que este país está podrido. Seguro que el tipo le paga a los tombos para que nos culpen a nosotros. Si no nos movemos rápido, nos encanan. (SUBE LAS ESCALINATAS Y MIRA HACIA EL FONDO) ¡ Miren pana, la quebrada está crecida, vámonos pa´ rriba el cerro.

MALANDRO DOS:
¡ Qué va mi pana, ese bonche no me lo pierdo, llévate las pepas chamo, esta noche nos derrapamos.

MALANDRO UNO:
¡ Bien !


DESAPARECEN POR LO ALTO DE LAS ESCALINATAS. UN BORRACHO SALE DEBAJO DE LAS ESCALINATAS, LUGAR QUE HACE DE PUENTECITO POR DONDE CORREN LAS AGUAS NEGRAS. APENAS LA LUZ MORTECINA DEL POSTE LE ILUMINA LA CARA POR LA CUAL LE CHORREA EL AGUA A CANTAROS. VISTE CON ESTROPAJOS. ESTÁ SUCIO. SU CARA ES HORRIBLE. LLEVA UN GARROTE CON EL QUE SE DEFIENDE DE LOS ANIMALES. EN EL FONDO UN GRAN CARTEL EN DONDE APARECEN LOS NOMBRES Y ROSTROS DE POLÍTICOS POSTULÁNDOSE PARA ALCALDE Y CONCEJALES.

BORRACHO:
Esta vaina se lo llevó quien lo trajo. ¡ agua es lo que hay ahora ! Coñazos de agua es lo que ha caído. Agua paque se lave este barrio de porquería. No joda. (Bebe de una botella que extrae de un saco de latas ) la pobreza nos tiene jodido. ¿ Quien coño se coge los reales del petróleo ? ¿ Quien coño se coge la plata mía? esa plata es mía no joda. Lo que pasa es que nunca me la han dado. ¡ Demen la plata mía no joda, pa´ bebémela en aguardiente, y por esta esquina no pasen, ño balurdos, políticos del coño, que lo que hacen es hablá paja. El primero que pase por aquí me lo echo. esta esquina es mía. (señala hacia un sitio oscuro) ¡ quita perro. Ya te venis a cagá aquí, coñoemadre. Ya ni los animales respetan a uno. (SE ECHA UN TRAGO. SE OYEN UN REZO, COMO UNA LETANÍA. ) ¡Coño están espantando¡

LOS MALANDRO LLEVAN A SERGIO EN PARIHUELA.

BORRACHO:
Epa chamo, ¿ Quíen es el muerto ?
MALANDRO UNO: Es Sergio, el padrastro de Hamlet. (Sale. muy lejos se oye la voz en carcajada de Rodrigo que se ríe de su hazaña. Y simultáneamente un grito desgarrador de Hamlet)
VOZ: (DE HAMLET)
¡ Padreeee!
BORRACHO: (EL VIEJO SE TOMA OTRO TRAGO.) Otra lacra menos. Salud desgraciado. Por tu culpa toda mi familia está muerta. Ojalá que este sea el comienzo de la desgracia de la tuya y se vayan muriendo toditos poco a poco. (Bebe) ¿ Verdad señor ? ¿Verdad que tú me vas a oír ? Tú sabes, este que está aquí no soy yo. Acuérdate de mi, Henry, el chamo estudioso, el chamo que engañaron y lo drogaron los panas, al chamo que le violaron y le mataron la jeva. Acuérdate de mi señor, tienes que abrirme las puertas, yo sólo cumplo tu mandato, ojo por ojo diente por diente.

MALANDRO UNO:
( TOTALMENTE EMPAPADO) Epa viejo, ponte a salvo que la quebrada está crecida.

BORRACHO:
No joda yo de aquí no me muevo. que quebrada ni que quebrada, esa pobre quebrada no me asusta a mí. Y si me lleva total ya he vivido lo suficiente. Además ya no sirvo pa´un coño, nadie se interesa por mi ni yo tampoco por nadie. ¡ Que venga esa quebrada el coño ¡ total que tengo como tres años que no me baño. Ojalá tuviera un jaboncito pá echame una fregadita y llegá limpiecito al cielo.

OFELIA BAJA POR LAS ESCALINATAS Y VE AL BORRACHO. SE ASUSTA. SIGUE SU CAMINO.

OFELIA:
Hamlet, Hamlet, Haaamleeet.

SALE CORRIENDO DESESPERADAMENTE. INMEDIATAMENTE HAMLET VIENE CORRIENDO.

BORRACHO:
Epa, chamo, te anda buscando una jeva poraí. Esa jeva si está buena. Ese mariquito es más sortario que el coño. ( SE LEVANTA. ESCUCHA UNOS GRITOS. )
VOZ 1: ¡ Cuidado con las piedras¡
VOZ 2: Se viene el cerro.
VOZ 3: Se desborda la quebrada coño.
VOZ 4: Halen fuerte, con fuerza, coño cuidado con esa piedra.
BORRACHO:
No joda, esa cuerda de maricos pegando gritos. ¡ Cállense la boca no joda, es que nunca han visto una quebrada crecida es ! ( SUBE LA ESCALINATAS Y MIRA HACIA ABAJO. )

BORRACHO:
Coño la vaina es enserio, lo que viene es agua. ( BAJA LAS ESCALERAS)

VOZ:
Chamo dame la mano chaaamo, chammoooo. (Ruido ensordecedor de aguas y piedras que arrastran todo.




ESCENA UNO


ES DE NOCHE. LLUEVE. INTERIOR DE UN RANCHO. MÚSICA MUY MOVIDA. UNA JOVEN SEÑORA, BAILA MUY GRACIOSAMENTE CON SU ESPOSO RODRIGO QUE VISTE DE OVEROL AZUL, GUARDACAMISA BLANCA Y ZAPATOS DE GOMAS, LLEVA SU ARMA EN LA ESPALDA. SE PUEDEN OBSERVAR TATUAJES EN LOS BRAZOS. LA PAREJA COMPARTE UN MINUSCULO CIGARRILLO EL CUAL ASPIRAN CON GRAN DELEITE. EN LA SALA HAY TRES PAREJAS MÁS QUE TAMBIÉN COMPARTEN UN CIGARRILLO EL CUAL INHALAN DE UNA MANERA MUY PARTICULAR. TODAS BAILAN. UN JOVEN VESTIDO CON CHAQUETA GRANDE SINTÉTICA, MONOS ABROCHADOS, GORRA AZUL, ZAPATOTES DE GOMA BLANCOS CON RAYAS NEGRAS, ACARICIA SU ARMA MIENTRAS OBSERVA HACIA


ADENTRO DESDE AFUERA EN LA VENTANA DERECHA DE LA SALA. DESDE LAS VENTANAS SE OBSERVAN LOS RANCHOS Y LOS CERROS. POR LA PUERTA DE ENTRADA UBICADA EN EL FONDO SE PUEDE OBSERVAR DOS PAREJAS EMPAPADAS DE AGUA POR LA LLUVIA, ELLA DE FRANELA BLANCA Y PANTALONES SHORCITOS DE COTON LICRA, MUY ACARAMELADAS, SE BESAN ARDIENTE Y MORBOSAMENTE. RODRIGO DEJA DE BAILAR, SALE AFUERA Y REGRESA MOJADO CERVEZA EN MANO. MIENTRAS LA SEÑORA MUESTRA SU ANILLO DE BODA A TODO EL MUNDO. LA PAREJA MOJADA DE LA VENTANA DE LA IZQUIERDA ENTRAN AGUARECERSE.
DERREPENTE SE OYE UN TRUENO QUE TRAE CONSIGO RELAMPAGOS. SONIDO DE ALTA TENSIÓN. UNA LUZ VIENE MARCANDO EL CAMINO DE HAMLET. SE VE PEQUEÑO Y SE VA ENGRANDECIENDO HASTA QUE LLEGA A LA PUERTA. HAMLET, DE PELO AZUL, VISTE PANTALONES DE CUERO NEGRO, CORREA DE HEBILLA GRANDE, CHALECO NEGRO, TATUAJE DE AGUÍLA EN EL PECHO, VIENE MOJADO CON UN ARMA EN EL CINTO. SE PLANTA EN EL MARCO DE LA PUERTA.

HAMLET:
¿ Qué mierda es esta ?

MIRA A TODOS LADOS. ACARICIA SU ARMA. SE LE NOTA MARIADO. INTENTA MANTENERSE EN PIE. UN SILENCIO INUNDA LA SALA. SONIDO DE CORAZONES PALPITANTES. TODOS SE MIRAN. UNO A UNO. CADA MIRADA ESTÁ SEÑALADA POR REDOBLANTES. LA PAREJA DE CASADOS SE MIRAN CON RABIA. RECRIMINANDO LA ACTITUD DE HAMLET. RODRIGO ACARICIA SU ARMA PRESTO POR LO QUE PUEDA OCURRIR.

ANTONIETA:
(Cambiando de actitud. más alegre y amorosa) ¡ mi amor ! estamos celebrando mi boda. una vez más la felicidad acude a mi. Esta es la noche más feliz de mi vida.

RODRIGO:
Y las que vienen querida, serán candela. (Ríe a carcajadas)

HAMLET:
¡ Madre, los muertos merecen respeto !

ANTONIETA:
Algunos, mi amor, algunos.

HAMLET:
Sergio era mi amigo.

ANTONIETA:
Lo fue, ya vez, está muerto. en cambio Rodrigo está vivo y es el nuevo mandamás de la banda. anda, ven a la mesa y come, hay cochino frito, arepa y una rica crema.

RODRIGO:
Vamos chico, de ahora en adelante, no solamente seré tu nuevo padrastro sino también tú líder, tú jefe.

RODRIGO, RIE A CARCAJADAS. LA ATMOFERA SE VUELVE PESADA. HAMLET INTENTA ABALANZARSE SOBRE RODRIGO PERO SE CONTIENE. MAVARES, ALIAS EL DIPUTADO, CONVERSA CON UNA DE LAS CHICAS DE LA FIESTA, LUEGO AL VER A HAMLET, SIMULA DIRIGIRSE A LA MESA A PROBAR UN PASAPALO.



MAVARES: ¡ Mira mariquito. ¿ qué vaina te traes con mi hija?

HAMLET:
Pregúntale a ella.

MAVARES:
Dímelo tu.

HAMLET:
Bueno, que le pasa mi pana. Vienes a traerme la mercancía o a regañarme.

MAVARES:
Toma. (Le entrega un pequeño paquete) Espero que seas tan bueno como tu padre, que en paz descanse. Buen hombre, eh, sobre todo eficiente, si no fuera tan hembrero, te aseguro que hubiera amasado una fortuna, pero el pobre hombre era un ignorante. Más bien su hermano Rodrigo parece que es más inteligente.

HAMLET:
Bueno, ya.

MAVARES:
Tarde o temprano Sergio tenía que morir. Quería traicionarnos. Irse del barrio. ¿ Te imaginas ? ¡ estaba loco ! abandonarnos, asi, sin más. El que entra a este negocio no sale vivo. ¡ Oíste muchacho ! No sale vivo. Una vez que entras al negocio. Sólo debes vivir para él.

HAMLET:
¿ A qué viene toda esta retahíla ? ¿ crees que no lo se ? he perdido la cuenta de mis muertos. cada vez que mato a alguien es para continuar viviendo. Así es la vida.

MAVARES:
No, así es la vida no. Así es este negocio. Es un código de ética, de honor.

HAMLET:
¿ Y qué tiene que ver tu hija con todo esto ?

MAVARES:
Es mi gran tesoro. No quiero que se involucre en este sucio negocio. Es tan bella mi hija, tan inocente. Que cree que soy un diputado de verdad. No se ha dado cuenta, que ese es mi apodo de comerciante. Es la única familia que tengo, cerca de mi. Quisiera que fuera una profesional, que hiciera una vida totalmente diferente a esta. Sana. No quiero que se junte con gente como tú. No quiero que mi futura descendencia viva, como vivo yo. No quiero que mi hija se enamore de un cualquiera.

HAMLET:
! Cuidado con lo que dices ¡

MAVARES:
Es la verdad. Tú no sirves para una mierda. Todo el tiempo andas drogado. Te peleas con todo el mundo. Vives arrastrado con las prostitutas del barrio. ¿ Crees que no lo sé ? ¿ crees que me siento contento que mi hija se mezcle con gente como tú ? No, viejo, no. aléjate de ella. Aléjate de ella.

HAMLET:
Que pasó, ¿ me estás amenazando ?

MAVARES:
Piensa lo que quieras, muchacho. No es la primera vez, que mi hija enviudese antes de casarse. ¡ Aléjate de ella, que no te lo vuelva a repetir !


SE DESPIDE DE RODRIGO DICIENDOLE ALGO AL OÍDO Y DE ANTONIETA COLOCANDOLE UNA CANTIDAD DE DINERO EN SUS SENOS Y DANDOLE DE DESPIDA UNA NALGADA QUE ESTA DISFRUTA. MALANDRO 1 SE ACERCA A HAMLET.

MALANDRO 1:
(Confidencialmente) ¿ Qué dices Hamlet, lo quebramos ?

HAMLET:
Todavía ,no. hay que recuperar terreno. Hay que abastecer a los clientes.

MALANDRO:
Así se habla mi jefe. Ya verá que usted se va recuperar. Aquí esta el proletariado para servirle. Bueno jefe me voy a buscar una cerveza.


MIENTRAS SALE A LA PUERTA DONDE ESTAN LAS CERVEZAS.


MALANDRO:
( A una de las muchachas) Ah, Yuleysi.


MUJER 1:
Tu madre.

TODO EL MUNDO RIE.


ESCENA DOS


DE NOCHE.

CENITAL SOBRE HAMLET QUE ES ILUMINADO LENTAMENTE. MUSICA SUAVE. ESTE CAMINA MIRANDO A TODOS HASTA HUBICARSE EN EL CENTRO DE LA SALA. LOS DEMÁS PERSONAJES PERMANECEN ESTÁTICOS EN SUS SITIOS. SILENCIO ABSOLUTO. LA IMAGEN DEL PADRE SE APARECE EN LA OSCURIDAD, CON PROYECCIONES DE DIAPOSITIVA. ESTA SITUACIÓN TRASTORNA A HAMLET.


HAMLET:
Padre, aunque no eras mi verdadero padre, supiste ganarte mi cariño y afecto. Aunque los dos trajinamos este camino del mal, fuiste lo que yo siempre desee: Un padre. Pero míralos ahora, bailando sobre tu tumba, sin comprender mi dolor, tu ausencia.. Quisiera aplacar esta rabia que llevo por dentro. Debo confesarte que es odio. Odio y venganza es lo que circula en mi sangre.


SE OSCURECE LA SALA Y SIMULTÁNEAMENTE SE OBSERVA EL CADAVER DE UN HOMBRE. AL LADO UN HOMBRE ENMASCARADO QUE LIMPIA SU PUÑAL.




ESCENA TRES


DE NOCHE


RODRIGO:
No me importa el afecto de tu hijo. Me interesan otras cosas. Tu hijo bastardo. Poco a poco lo dominaré. Ahora poseo a la que fue tu mujer. Duermo en tu cama, y vivo en tu casa. Soy el rey de la partida. Seré siempre el primero. ¿ Oíste ? el primero. ( Ríe ).

PADRE DE HAMLET:
Ro...Ro....Ro.....Ro...


OSCURIDAD. LUZ SOBRE HAMLET.






ESCENA CUATRO

HAMLET:
Nadie siente dolor en esta casa. N i una tira negra se asoma a la ventana. Traidores. Pero ella. (A la madre de Hamlet se le ilumina únicamente su rostro sonriente.) Te juró amor eterno, yo fui testigo. (Alterado) Fui el padrino de tu boda. Pero véanlos ahora como se revuelca con mi amigo.


A RODRIGO SE LE ILUMINA UNICAMENTE EL ROSTRO. MUY SERIO. LUEGO RIE A CARCAJADAS.


HAMLET:
Rodrigo el guarda espalda de mi padre. Mi tío, el que daría su vida para protegerlo de todos los enemigos. ¡ Qué bolas, qué arrecho ! padre, con tu muerte has aumentado mi dolor, triste fue tu muerte. Ningún mortal debería morir como tu, desangrado por puñales traicioneros para robar lo que a otros ya habías robado. Infames, castigo severo recibirán, manos asesinas. Padre, si aclararas tus palabras de moribundo, mi tristeza no sería tan grande. Tu aliento moribundo confundió mi razón y mi tristeza es doble. Nombres comienzan con tus dos letras de confesión. R y o, Rodrigo y Roberto. (Pausa) Rodrigo (Se ilumina únicamente su rostro) tu guarda espalda. (Pausa). Roberto (se ilumina su rostro únicamente), mi hermano menor. ¿ Cuál de los dos debe morir ? oh, padre querido, qué me importa la tristeza que le provocas a otros, es la mía la más importante. ¡ Padre, padre !

LA LUZ DISMINUYE LENTAMENTE.


ESCENA CINCO


DE NOCHE.

OFELIA, ALEGRE, PARADA EN LA PUERTA.


OFELIA:
(Llamando) Hamlet, Hamlet, amor mío. Toda la tarde te he esperado. ¿ Todavía sigues triste ? ¿ un mes no es suficiente ? no, no lo es. Necia es mi pregunta. Bien sabes cariño que puedes contar conmigo para animarte. Esta tarde mi cuerpo oloroso ansiaba de ti. Marchitadas mis ganas he venido a tu encuentro, aunque bien sabes que mi padre no quiere que te vea.
HAMLET:
(Bebe unas pastillas y las traga apurándolas con su vaso de licor.) Tu padre quiere diferenciarse de mi, aún siendo un corrupto de cuello blanco. Nadie está libre de pecado. Maldito aquel que reniegue de su causa. Hay personas que no saben para que nacieron. Asi estamos y vivimos los de este mundo.


LA TOMA DE LA MANO Y LA LLEVA A UN LADO.


OFELIA:
¿ Hamlet tú me amas ?

HAMLET:
No solamente se quiere la carne fresca cuyo corazón clama por salir y mostrarse como tal. También te deseo. pero bien sabes que el amor es efímero. en verdad muchas mujeres me han prometido amor eterno, pero al decirlo sólo quieren exprimir de mi la sabia, líquido gozoso de macho, al rato ya montan y cabalgan como yeguas incansables, saciando instintos sin descanso, si eso es amor, no lo quiero, pero el juego y el retozo de un cuerpo fresco que se ofrece sin dolor. de amor, tal vez. De deseo, siempre. Si el fuego que abraza mi pecho cada vez que estás cerca de mi es amor, entonces, Ofelia, te aseguro que te amo. Es difícil rehuir a tan hermosa sensación, no puedo negarlo. Ofelia amor mío, si existiese otro mundo donde tu historia y la mía tuvieran cabida, de seguro no lo pensaría más y te diría, huyamos de este barrio antes de que la corriente lo eche abajo, antes de que las aguas putrefactas se combinen con la carne desaparecida del que se defendió sin suerte de la ira de la naturaleza. ya ni rastro quedará de lo poco que había ayer.

OFELIA:
Hablas como si hubiera ocurrido una tragedia natural. Sólo está lloviendo. (Pausa) Si, Hamlet, huiría contigo donde el agua cristalina siguiera su curso normal. Donde el torrente del amor no consiga obstáculo, donde el lodo sirva para hacer mascarillas y embellecer los rostros. Siempre seguiré tus pasos. Seré tu sombra, soy tu objeto, tu deseo, viviré sólo para darte cariño y atención. seré tu madre, tu amiga. Tu amante. Tu vengadora. Te amo Hamlet. mucho, mucho, no podré vivir sin ti. ¿ Quieres divertirte esta noche ?
HAMLET:
Si. pero antes debo acabar con lo que ya empecé.

OFELIA:
Acaba en mi cuerpo como otras noches lo hiciste. riega toda tu potencia feroz de masculinidad inaudita. Si amor mío. Acaba tu empresa. Yo te esperaré. Un nuevo mundo nacerá de nuestro amor. Una nueva vida hemos de emprender. El mundo se postrará ante nuestros pies al ver nuestra felicidad. (Suspira) ¡ Qué feliz soy!
HAMLET:
Ofelia, tu no entiendes. La empresa que debo acabar está lleno de terror.
OFELIA:
Si, lo presiento. Pero un hombre que ama como tú, desterrará ese horror de su corazón y será como el que siempre ha sido, un buen amante. Un adorable hombre. Mi hombre, único y absoluto. Noble y perverso, pero mi hombre al fin.


SE BESAN. BAILAN MUY ACARAMELADOS. CASI MORBOSAMENTE. OBSCURIDAD LENTAMENTE.


ESCENA SEIS


POR LA MAÑANA.

HAMLET, RODRIGO Y ANTONIETA. ELLA BEBE CAFÉ, RODRIGO UNA CERVEZA, HAMLET UNA BOTELLA DE RON. TODOS EN LA SALA DEL RANCHO SENTADOS. LLUEVE FUERTEMENTE. ALGUNAS OLLAS EN LA SALA RECOGEN LAS GOTERAS.


RODRIGO:
¿ Qué hora es ?

ANTONIETA:
Las diez.

RODRIGO:
Mierda, aún no he hecho la primera entrega. Cuando escampe lo haré.


TOMA DE SU BOLSILLO DERECHO DEL PANTALÓN UNAS PASTILLAS LAS CUALES APURA RÁPIDAMENTE CON UN TRAGO DE SU BOTELLA DE CERVEZA.. POR LA PUERTA SE PUEDE OBSERVAR QUE VIENE PEDRO MOJÁNDOSE. SE ASOMA A LA VENTANA. EMPAPADO Y LLENO DE LODO AVISA MUY NERVIOSO A LOS DEMÁS.


PEDRO:
Viene…Viene…(CASI NO PUEDE HABLAR) El lodo…El lodo…(SALE CORRIENDO) huyan…¡ Sálvese el que pueda !

RODRIGO:
¿ Otra banda ? ( Prepara su arma)


HAMLET:
(Hamlet fumándose un pito) no, el agua. Viene a vengar los muertos. Todos seremos arrasados por la ira de Dios.

RODRIGO:
(SORPRENDIDO DE LAS PALABRAS DE HAMLET) ¿ A qué te refieres ? ¿ ahora eres evangélico ?

HAMLET:
Todos serán enterrados. Culpables e inocentes. El ángel vengador no reparará en súplicas. Asi ha de ser.

ANTONIETA:
Cállate hijo, no blasfemes. En vez de estar diciendo tonterías, reza, reza para que escampe y deje de llover antes de que se vaya este rancho con el cerro. Hoy es un día muy importante para mi. Es el primer día de recién casada. Hoy debemos estar todos alegres. Espantemos la tristeza de este rancho.

HAMLET:
Mi tristeza no puede ser aplacada con rezos ni con fiestas. La felicidad de los demás no me interesa.

HAMLET SALE AL FRENTE DE LA CASA. OBSERVA LA LLUVIA.

RODRIGO:
¿ Qué le pasa al sobrino ?

ANTONIETA:
Está drogado. desde que asesinaron a su último padrastro está así. la tristeza lo ha enloquecido.

RODRIGO:
¿ Será por amor. ?

ANTONIETA:
No se, el y Sergio andaban siempre juntos… A lo mejor.

RODRIGO:
No chica, no me refiero a eso. Me refiero a la putica esa llamada Ofelia, la hija del diputado.

ANTONIETA:
Es posible. Le tiene prohibido que se vea con él. Pero ella nada. Esa relación ha sido muy tormentosa, no se a donde va parar.

RODRIGO:
¿ De verdad se aman ?

ANTONIETA:
La verdad es que yo no se si se aman o no. lo que yo si sé es que se la pasan tirando.

RODRIGO:
¿ Y si esa es la causa ?

ANTONIETA:
¿ Y qué importa ? no es, ni será la última mujer que se acueste con Hamlet.

RODRIGO:
Me preocupa su estado de ánimo. Me da mala espina. Creo que desaprueba nuestra unión.

ANTONIETA:
Déjalo, yo hago con mi vida lo que me de la gana. ¿ Cuántas veces le he criticado que traiga sus mujeres a este rancho ? ¡ nunca ! yo no se hasta donde pudo llegar esa amistad con Sergio. ¡Sólo fueron cinco años!

RODRIGO:
Hamlet era muy jóven cuando lo conoció. Apenas tenía quince años. Sergio le enseñó todo lo que sabe. Inclusive a no aferrarse a ninguna chama.

ANTONIETA:
Desgraciado. Por eso nunca tenia gasolina para mi.

RODRIGO:
(Ríe) Por eso Hamlet ha tenido tantas mujeres. Me preocupa lo que Hamlet piense de mi. quizás me culpe por la muerte de Sergio . Yo no estuve en ese momento para defenderlo. Si hubiera estado allí para defenderlo…

ANTONIETA:
Pero no estabas. Ahora estas aquí.

RODRIGO:
Si pero…

ANTONIETA:
Pero nada. Lo pasado, pasado. Sergio está muerto, tú estas vivo. Sabes que siempre me gustaste. Lo que pasa es que tú le tenias miedo a Sergio.

RODRIGO:
No le tenia miedo. Era mi hermano. Tenía que respetarlo.

ANTONIETA:
Eres un embustero. Siempre andabas buscando una rendija entre mis piernas. Varias veces te metiste en el baño mientras me bañaba simulando que no había nadie.

RODRIGO:
Y tu ni siguiera te tapabas. Siempre exponiéndote a mi vista. Calentándome cada vez más. Incitándome casi hasta matar. Por ti cualquiera se vuelve loco. (Se besan)

OBSCURO. CENITAL SOBRE RODRIGO QUE SE SEPARA DE SU MUJER, ENCIENDE UN CIGARRILLO. PIENSA EN VOZ ALTA.

RODRIGO:
¿ Será que Hamlet sospecha que yo…? ¿ Sabrá algo que yo no sepa ? no, imposible. Nadie quedó para contarlo. ¡ Nadie ! (RODRIGO SE DEJA LLEVAR POR SUS RECUERDOS INTERIORES.)


ESCENA SIETE

DE NOCHE.

PROSCENIO A LA DERECHA, PARADOS Y PEGADOS A LA PARED, SE OBSERVA AL PADRE DE HAMLET, QUIEN VA VESTIDO CON CHALECO DE CUERO NEGRO, GAFAS NEGRAS PANTALÓN JEAN VINO TINTO, Y SE PUEDE OBSERVAR UNA CICATRIZ ESPANTOSA EN SU ROSTRO, HACIENDO EL AMOR CON UNA MUJER VESTIDA CON UN TRAJE BLANCO ESTAMPADO CON FIGURITAS NEGRAS Y MUY ESCOTADO. AMBOS JADEAN ESCANDALOSAMENTE. RODRIGO LOS OBSERVA Y SE COLOCA UNA CAPUZA. CAMINA SIGILOSAMENTE. LOS OBSERVA. LA MUJER JADEA. CENITAL SÓLO SOBRE RODRIGO.

RODRIGO:
Has caído en la trampa maldito. te crees una verga de Triana. Pero no lo eres. Disfrútala. es toda tuya.. Maldito.

SERGIO:
Anda hermano, aprovéchala, que todavía le queda fuelle.

RODRIGO:
Las migajas, las sobras, la basura. Este es el trato que recibo de mi hermano por mantenerlo vivo.

( PADRE DE HAMLET EN LO OSCURO SE ACERCA A RODRIGO. )

SERGIO:
Vamos no te aflojes hermano, te la he dejado bien caliente. ¿ Qué más quieres ? ah, ya se. Te quieres coger a mi mujer. ¿ Crees que no lo sé ? ¡ Desgraciado ! ¿ Sabes hermano ? ¡ ya no puedo confiar en ti ? ¡ mi mujer es mi mujer ! y aunque tenga modales de puta es mi mujer. ¿ Entiendes hermano, entiendes ?

RODRIGO:
(Gritando ) siiiii.

RODRIGO SE ABALANZA SOBRE EL PADRE DE HAMLET Y LO PUÑALEA VARIAS VECES.


RODRIGO:
Si, si, si, si.


GRITICO DE LA MUJER. CENITAL SOBRE RODRIGO.


RODRIGO:
Ahora soy el rey.


LIMPIA EL PUÑAL CON LA ROPA DEL MUERTO. SE LO ENTREGA A LA MUJER. ESTA LO LAME ERÓTICAMENTE. SE LO DEVUELVE. RODRIGO SE ABALANZA SOBRE ELLA CON FURIA SEXUAL. ELLA LO RECHAZA. EL LA APUÑALEA VARIAS VECES. LIMPIA EL PUÑAL CON LA ROPA DE LA MUJER. LA MIRA. LA ESCUPE.

RODRIGO:
¡ Perra, puta. !


SALE. SE OYEN VOCES DE GENTE MUY ANIMADA QUE VIENE. ENTRE ELLOS HAMLET.


VOZ DE MUJER 1:
Hamlet, esta noche estuviste divino.

HAMLET:
Ah, no fue nada. Cosas de rutina.

VOZ DE MUJER 2:
Cosa de rutina. (Ríe)

HAMLET:
Dame un beso.


MUJER 1:
Si me alcanzas te lo doy.


HAMLET:
A que si.

MUJER 2:
Cuidado con los escalones.

MUJER 2:
¿ Hamlet, cuando vas a llevarnos a la discoteca ?


HAMLET:
Cuando ustedes quieran.

LAS DOS MUJERES:
¡ Ahora !

HAMLET:
Si, ahora.. tú, me das un beso.

MUJER 1:
Si me alcanzas.

HAMLET:
Perra voy tras de ti.

MUJER 1:
Hamlet ¿ qué le vez a esa chama. ¿ No te basta con nosotras ?

HAMLET:
¿Cuál chama ?

MUJER 2:
¿ Cuál más va a ser ? la Ofelia.

HAMLET:
Dejen quieta esa jeva.

MUJER 1:
Hamlet, esa chama te va a meter en un problema.

HAMLET:
¿Cuál problema ?

MUJER 2: Recuerda que esa jeva es hija del diputado.

HAMLET:
¿ Ese diputado ? ese lo que es, es tremendo choro. Es más me dejan quieta a esa jeva esa mujer será mi futura esposa. Okey.


MUJER 1 SE DIRIGE SILENCIOSAMENTE A MUJER 2 QUIEN BAJA DEJANDO A HAMLET EN LA PARTE DE ARRIBA DE LAS ESCALINATA


MUJER 1
A esa jeva hay que quebrarla. Si se casa con Hamlet se acaba nuestra chamba. Este chamo es nuestro mejor cliente.

MUJER 2:
Si, chica, tienes razón. Su vida o nuestro trabajo.


COMIENZAN A BAJAR TRASTABILLANDO LOS ESCALONES.


MUJER 1:
Miren un hombre herido.

MUJER 2:
Aquí hay una mujer.

MUJER 1:
Hamlet, es tu padre.

HAMLET:
Padre, que te han hecho. Padre, padre.

MUJER 2:
Hamlet, tu padre quiere decirte algo.


HAMLET COLOCA SUS OIDOS CERCA DE LOS LABIOS DE SU PADRE. ESTE MUERE.


HAMLET:
Juro padre que vengaré tu muerte. Ay de aquel que aprovechó la solitaria oscuridad para tomar tu vida. Ay de aquel que conociendo tu valentía, Tomó cobardemente la decisión que sólo el todo poderoso puede tomar inesperadamente. Juro padre que aquel que tu vida osó tomar, sea quien sea, incluyendo aquel que su sangre sea igual a la mía, juro padre que también morirá.

VOZ DE MUJER 1:
Hamlet y ahora, ¿ qué harás. ?

HAMLET:
Esa es cosa mía. Déjenme aquí con mi padre. Déjenme llorar la partida. Después les contaré mi plan.


OSCURO.


ESCENA OCHO


ANTONIETA:
(DESPERTANDO A RODRIGO DE SU ABSTRACCIÓN)Tu silencio me asusta Rodrigo. ¿ Por qué le temes a Hamlet ?

RODRIGO:
No le temo. Me preocupa su salud mental. Ese chico tiene un problema existencial muy grande. Algo de nosotros no le está gustando. Lo siento, lo presiento. Me preocupa ese muchacho. A ti ¿No ?

ANTONIETA:
Claro que si.

RODRIGO:
¿ Entonces porque no hablas con él?.


ANTONIETA:
Es que no quiere escucharme.

RODRIGO:
Nunca has atendido a ese muchacho. Desde que lo conozco siempre se ha cuidado solo.

ANTONIETA:
Ah, no mi amor, no me vengas con esas ahora. Y menos con esos diablos. Esos ya son hombres hechos y derechos. No necesitan de nosotros.

RODRIGO:
Me parece que Hamlet es peligroso.

ANTONIETA:
Déjalo quieto. Perro que ladra no muerde. ¡ Por favor mi amor ! ¿ vamos a amargarnos la vida por unos hombres que ya saben lo que tienen que hacer para vivir ? no mi amor. Mi amor por ti está por encima de todo. Sus mujeres sabrán calmarle. Cálmame tú a mí. Apaga este fuego que la lluvia no puede.

RODRIGO:
Está bien, vamos. Ya atizaste mis brasas. Has levantado un caído con tantas preocupaciones.

ANTONIETA:
¿ Todavía no has averiguado quien mató a Sergio ?

RODRIGO:
No, pero tengo gente trabajando en eso.


SE RETIRAN A LA HABITACIÓN CONTIGUA, RIENDOSE DE GOZO.


ESCENA NUEVE


POR LA TARDE.

HAMLET Y OFELIA CONVERSAN EN LA PARTE INFERIOR DE LAS ESCALINATAS.

OFELIA:
Hamlet, quiero irme a vivir contigo.

HAMLET:
¿ A dónde ?

OFELIA:
A tu casa.

HAMLET:
No. Esa es una guarida de ratas.

OFELIA:
Pero ahí vive tu madre.

HAMLET:
También ella lo es.

OFELIA :
Hamlet no te expreses así de tu madre.

HAMLET:
Ni siquiera se si lo es.


VIENEN CORRIENDO LOS MUCHACHOS DEL BARRIO, SE OYEN TIROS.


MALANDRO 1:
Corre Hamlet, hay un operativo.

MALANDRO 2:
Policías de mierda. (Corren).


HAMLET Y OFELIA SE ESCONDEN DEBAJO DE LAS ESCALERAS. REGRESAN MALANDRO 1 Y 2.


MALANDRO 1:
Ya se fueron.

MALANDRO 2 :
No, vale, la tienen cogida con nosotros. Esta es obra del diputado, seguro que quieren que nos jodan.

MALANDRO 1:
Si algo nos llega a pasar, ya sabemos con quien no las cobraremos.


OFELIA Y HAMLET SE SALEN.


OFELIA :
¿Qué es lo que dicen ustedes de mi papa?

MALANDRO 1:
La verdad, y tu te cuidas, porque si nos pasa algo, esa cara bonita la vas a perder, oíste.

HAMLET:
Cual es la bronca rodilla.

MALANDRO 1:
Bronca nada al que quiere guerra, guerra tendrá, cuídate tu también Hamlet ese tipo nos quiere ver muerto a todos.

OFELIA:
Es mentira Hamlet , mi papa no es policía, es diputado, un político.

HAMLET:
Ay, Ofelia tu que sabes.

OFELIA:
Conozco a mi padre.

HAMLET:
¿Desde cuando lo conoces? Toda la vida has estado encerrada en ese colegio de monjas. No sabes nada.

OFELIA:
Entonces enséñame tú.


SE OYEN RISAS, VIENE MAVARES ACOMPAÑADO DE MUJER 1 Y 2.


MUJER 1:
Mira Mavares desde la fiesta del muerto no te has manifestado. Aquello está pendiente.

MUJER 2:
Mavares consígueme una casa en otro barrio, ya estoy aburrida de este.

MAVARES:
Tranquila muchacha, una por una, en cuanto a tu casa, pasa por mi oficina, y allá hablamos.

MUJER 2:
Ese si es un diputado.

OFELIA:
(Sorprendida.) ¡Papa!

MAVARES:
(Sorprendido) ¡Ofelia! (Reacciona) ¡Hija te dije que no te quiero ver por este barrio! Es peligroso, no hace ni treinta segundos que la policía andaba persiguiendo malandros. ¿No te da miedo? De cualquier lado puede salir un tiro. ¿Otra vez con este? ¿ Qué haces tan lejos l de la universidad.?

OFELIA:
Nada, papá ya soy mayor de edad para andar por donde yo quiera.


MAVARES LA TOMA DEL BRAZO Y LA LLEVA A UN LADO. HAMLET INTENTA INTERPONERSE PERO OFELIA SE LO IMPIDE.


MAVARES:
No quiero volver a verte con ese malandro. No quiero que te involucres con esta gente. Son gente mala, sin futuro.

OFELIA:
¿Y tu que haces aquí?


MAVARES:
Soy diputado. Tengo que recorrer estos barrios, ellos me eligen y por ellos trabajo.

OFELIA:
Hamlet me ha dicho otra cosa.


MAVARES:
¿Que cosa?

OFELIA:
Que tu...

MAVARES:
Que yo que..

OFELIA:
Nada, no le creí.

MAVARES:
No quiero que lo vuelvas a ver, oíste mi amor, es por tu bien. Ese joven es un delincuente peligroso, puede llevarte a la muerte. No quiero que te pase lo mismo que a tu madre.

OFELIA:
Mamá, pobre mamá.


OFELIA SE VA. MAVARES SE ACERCA A DONDE ESTÁ HAMLET.


MAVARES__Mira chamo, ¿ Por qué no te olvidad de tu maldita venganza ? El negocio está decayendo. Te preocupas demasiado por ese muerto. Ni falta que hace.

HAMLET__ ¿ Tú lo mataste?

MAVARES__No, mira en tu entorno. Ahí está el asesino. Pero no importa, cualquiera pudo hacerlo. Es mejor que pongas atención en tus actividades mercantiles. Ya viste lo que le pasó a Sergio. No te pases de vivo Hamlet. Todos quieren tu puesto. Hasta el mío. Me gustas como empleado, pero no como yerno, ¿ Oiste ?

HAMLET__Ah, vaina. ¿ Otra vez ?

MAVARES__Si, otra vez. Quiero que sepas que me voy a llevar a Ofelia al exterior.

HAMLET__¿ Quieres que tu hija muera de tristeza? Se morirá de dolor por mi si te la llevas lejos. Tú serás el culpable de su muerte.

MAVARES__Pamplinas. Ella hará lo que yo le diga. para eso tengo dinero. El dinero hace feliz a cualquiera.

HAMLET__ No conoces a tu hija.

MAVARES__Cállate mariquito.¿Qué sabes tú de hijos? Pendejo. Te lo advierto por última vez, aléjate de Ofelia y dedícate a lo tuyo.


MAVARES SALE POR UNA DE LAS VEREDAS. HAMLET SE LE QUEDA MIRANDO. CUANDO EL DIPUTADO DA LA ESPALDA, HAMLET LE APUNTA CON TODA LA INTENCIÓN DE DISPARARLE. OFELIA VIENE NUEVAMENTE POR LAS ESCALERAS, VE LA INTENCIÓN DE HAMLET Y LE GRITA PARA IMPEDÍRSELO.


OFELIA__Hamlet, no. Por favor, es mi padre.(Llorando)

HAMLET BAJA EL ARMA. OFELIA LO ABRAZA. OSCURO



ESCENA DIEZ

POR LA NOCHE.

SE ESCUCHA MUSICA RANCHERA. RUIDO DE MUCHA GENTE HABLANDO. LAS MUJERES VIENEN MUY ANIMADAS CON LOS MUCHACHOS DEL BARRIO. ESTOS SE QUEDAN EN LAS ESCALINATAS PARA FUMARSE UN PITO. OFELIA VIENE POR UNA VEREDA.

MUJER 1:
Ay, mira, si aquí viene la putica esa.


OFELIA VIENE ENSIMISMADA. SE LE NOTA TRISTE.


OFELIA:
Muchachas, ¿ han visto a Hamlet ?

MUJER 2:
(Remedándola) Muchachas ¿ han visto a Hamlet ? no mosquita muerta, no lo hemos visto.

MUJER 1:
Mira, ricachona, aléjate de ese chamo, sino quieres que los panas del barrio te jodan.

OFELIA:
¿ Ustedes también ?

MUJER 1:
Ustedes también qué.

OFELIA:
Hace rato tuve una discusión con mi papa. Quiere que abandone a Hamlet. Le he insistido que no y me ha echado de la casa. Por eso lo busco. No tengo a donde ir. Es el único sitio a donde puedo quedarme a estas horas. Total ya me he quedado otras veces. su madre siempre ha estado de acuerdo con nuestra relación. Total pronto nos casaremos. Lo más probable es que terminemos viviendo en la casa.



MUJER 2:
Ay, papá, a esta si es verdad que se le complicó la vaina. Definitivamente este mundo no es para ti. Este es el mundo de la divina comedia.

OFELIA:
¿ De qué hablas ?

MUJER 2:
Hasta ignorante es la sifrinita.

OFELIA:
Yo sólo quiero ver a Hamlet.

MUJER 1:
Chama coge para otro lado. Aléjate de este barrio. ¿ Es que no te conformas con toda la riqueza que tienes ?

MUJER 2:
Ah, no, ¡ es que ella se cree mejor que nosotras. ! como si el dinero de tu padre no fuera tan sucio como el de nosotras.

OFELIA:
¡ Mi padre es un hombre honrado. !

MUJER 2:
¡ Honrado ! Ay, chama, ay que ver que tu si eres estúpida. ¡Quién crees tú que nos proporciona la droga, ah?

OFELIA:
¡ No, mi padre no!

MEJER 2:
¡ Si tu padre si !

OFELIA:
No, mi padre lucha por los pobres, el es un hombre muy querido en los barrios. No, eso es una calumnia. Ustedes son unas embusteras. Envidiosas, ustedes son unas mujeres de la mala vida. Buscaré a Hamlet.

MUJER 1:
Vete de este barrio chama. Porque si no…

OFELIA:
¡ No, aquí está mi Hamlet !

MUJER 2:
¿ Tú Hamlet ? ay, sifrinita. ( a mujer 1) ¿ le damos ?

MUJER 1:
Vamos a darle.


COMIENZAN A GOLPEARLA. ELLA SE DEFIENDE. SE FORMA UN REBULLICIO. LOS MALANDROS SE ACERCAN Y GRITAN AUPANDO A LAS MUCHACHAS DEL BARRIO. OTROS HACEN APUESTAS. ROBERTO VIENE BAJANDO POR LOS ESCALONES, SE DA CUENTA DE LA SITUACIÓN Y LAS SEPARA.


MALANDRO 1:
Qué pasa Roberto.

MALANDRO 2:
Roberto pa´juo.

MUJER 1:
Cuídate mujercita.

MUJER 2:
La próxima vez no te salvas.

ROBERTO:
Bueno, que fue.

MALANDRO 1:
Tranquilo mi pana. Chama vámonos pal matadero. Paque se les pase la rabia.


TODOS RIEN.


ROBERTO:
Ay, divina paloma, en que lío te has metido.


LA LLEVA A LA ESCALINATA.


OFELIA:
(Llorando) Yo no hice nada. Sólo preguntaba por Hamlet.

ROBERTO:
Si, estoy seguro que asi fue. No quiero entristecerte más. Pero mi hermano no anda bien. Se pelea con todo el mundo. Prácticamente ha perdido los estribos. Ahora bebe todo los día. Siempre anda drogado.

OFELIA:
Si, lo sé. Quiero ayudarlo, pero yo también tengo problemas.

ROBERTO:
Y quien no tiene problemas. Con Hamlet se te empeorarán.

OFELIA:
No Roberto, yo creo todo lo contrario.

ROBERTO:
(Muy amorosamente) Paloma mía déjame ayudarte.


ACERCA SU ROSTRO AL DE OFELIA. HAMLET BEBIDO LLEGA A LA ESCALINATA Y DESDE LO MÁS ALTO OBSERVA LA ESCENA.


OFELIA:
¡ Si !

ROBERTO:
(Muy cerca) Si. (INTENTA BESARLA).

OFELIA:
No Roberto, asi no.¿ Quieres aprovecharte de mi situación, verdad ? ¿ quieres hacerme el amor ? ¿ eso es lo que quieres ? ¿ no sabes que soy la mujer de tu hermano?.

ROBERTO:
Ofelia, yo solo quería brindarte mi atención, mi cariño. Necesitas ayuda mi amor.

OFELIA:
Mi amor nada. No soy tu amor. Soy de Hamlet, ¿oíste ? de Hamlet. ¿Quieres besarme ? ¿quieres empalagarte con mis labios? pues no. Roberto, no y no. Estos labios son de Hamlet. Siempre serán de él. ¿ Oíste ? Siempre serán de Hamlet.

ROBERTO:
Ofelia, contrólate, chama. (Sale corriendo) Ofelia, Ofelia. (Pausa) No importa paloma mía. Algún día serás mía. (Grita) algún día. (Mas fuerte) Algún día.

LA LLUVIA ARRECIA. OBSCURO.


ESCENA ONCE



SERGIO Y HAMLET CONVERSAN EN LA SALA DE LA CASA. COMPARTEN UN CIGARRILLO PREPARADO.

PADRE:
¿ Sabes ? estoy asqueado de todo esto. Quiero salir de este antro. Quiero vivir en la ciudad. ¿ Te gustaría vivir en la ciudad ?

HAMLET:
Si, a donde tú vayas yo iré.

PADRE:
¿ Te gustaría vivir en un apartamento ?

HAMLET:
Si. (Fuma)

PADRE:
Si, si. ¿ No tienes nada más que decir ?

HAMLET:
Si. Tú eres el líder. Lo que tu digas eso es, siempre ha sido así. Me gustan tus gustos. ¿ Tú quieres ser diferente? Yo también. ¿ Quieres hacer el amor con muchas mujeres ? yo también.

PADRE:
Hamlet, deberíamos salir de esto. Abandonarlo todo.

HAMLET:
Ya es muy tarde.

PADRE:
La esperanza es lo último que se pierde.

HAMLET:
Nosotros no tenemos esperanza. No tenemos futuro. Siempre viviremos el presente. Para nosotros, el futuro no existe.

PADRE:
Hablas como si ya hubiéramos perdido.

HAMLET:
¿ Hablas de fe ? Nunca la hemos tenido. Nuestra fe es esto. (Muestra el arma) Cada vez que la usas, te encomiendas a dios sólo para salir vivo en cada tiroteo con los otros o con la policía. Además, ¿ Por qué te acobardas ? Sabes que ni puedes ni debes hacerlo. Somos una familia. Es lo que tú me has enseñado, ¿A qué viene tanta debilidad ahora ?

PADRE:
Es cierto. Lo que pasa es que ya me estoy poniendo viejo. Oye, cincuenta años, son cincuenta años. El mal comer, las drogas, el aguardiente y el trasnocho, han minado mi capacidad. Debes irte preparando. Por eso me gusta como eres. Has aprendido de mi. Siempre serás un líder, de eso estoy seguro (pausa) hubiera querido que fueses mi hijo.

HAMLET:
Lo soy padre.

PADRE:
Pero no llevas mi sangre.

HAMLET:
No importa. Yo te amo. Tú me has dado la confianza para encontrar el camino de mi naturaleza humana. Soy un hombre, hecho y derecho. Eso te lo debo a ti. A nadie más.

PADRE:
Eres un buen hijo, eso te lo agradezco. Serás siempre mi hijo predilecto. Siempre lo serás.

ROBERTO SE ASOMA A LA VENTANA. SACA SU PUÑAL Y COMIENZA A CORTAR UNA RAMA. SE ESCONDE PARA QUE NO LO VEAN. SERGIO Y HAMLET SE ABRAZAN. EL PADRE LO BESA EN AMBOS PÓMULOS. HAMLET SE EMOCIONA Y LO BESA TAMBIÉN. SERGIO SALE DEL RANCHO. ENTRA ROBERTO Y SORPRENDE A HAMLET PARADO EN LA SALA PENSATIVO.








ESCENA DOCE


ROBERTO:
¿ Quién te crees tú que eres ?

HAMLET:
Y a ti…¿ Qué te pasa ?

ROBERTO:
¿Porqué actúas como si fueras la única persona que merece la atención y la confianza de Sergio?

HAMLET:
Tú siempre has estado lejos de él. ¿ A qué viene ahora ese recelo? Nunca estás cuando se te necesita. Nosotros trabajamos en equipo. Siempre has estado en desacuerdo por la manera de dirigir la banda. No confías en él. ¿ Por qué la tienes cogida conmigo ?

ROBERTO:
Porque tú te cree una gran vaina. Siempre has sido una mariquita faldera.

HAMLET:
Ten cuidado con lo que haces. El que la hace la paga.


HAMLET SE LE ENCIMA A ROBERTO, PERO ESTE DESENFUNDA SU PUÑAL.



ROBERTO:
Cállate mariquita.
(SE QUEDAN MIRANDO UNO AL OTRO. PAUSA).

ROBERTO:
Todo el tiempo tu has sido el preferido de mamá y de sus hombres. ¡ Padrastros !

HAMLET:
¡ Basura !

ROBERTO:
Todos están pendiente de ti.

HAMLET:
Soy tu hermano mayor.

ROBERTO:
¿ Y qué ? ¿ eso te da derecho a subestimar a los demás ?

HAMLET:
Cada quien es como desea ser. Nadie puede imponer los deseos de los demás. Yo te respeto. Yo a ti no te molesto para nada.

ROBERTO:
Ah, ahí está, es que tú crees que te las sabes todas. Crees que los demás somos incapaces.

HAMLET:
Yo no he dicho nada de eso.

ROBERTO:
No necesitas decirlo.

HAMLET:
No eres coherente con tu discurso.

ROBERTO:
¿ Qué importa mi discurso. ? Sólo sé que mi hermano no es como yo quisiera que fuera. no eres el hermano que siempre quise.

HAMLET:
Ninguno de los dos es lo que quisiéramos que fuera.
(ROBERTO GUARDA EL CUCHILLO. SE ALEJA LENTAMENTE HACIA FUERA).

ROBERTO:
Siempre te has quedado con todo. Hasta las muchachas te prefieren a ti.

HAMLET:
Pero bueno hermano, ¿ yo tengo culpa de eso ?

ROBERTO:
Claro que tienes culpa. Siempre te has quedado con mis chicas.

HAMLET:
¿Con tus chicas ?

ROBERTO:
Si. Ofelia por ejemplo. Yo la traje a esta casa. Yo la conocí primero. Ah, no, pero llegaste tú a echarle los perros y zuás, la cogiste para ti. Ahora ella es la hazme reír del barrio. has degradado su dignidad. Todos dicen que ya es una cualquiera.

HAMLET:
Cállate, no te permito que hables así de ella. Ofelia es mi novia, quieras o no. Ella me escogió a mi. Es a mi a quien prefiere… Y las otras chamas, si las quieres, te las regalo, no sirven para nada, no son mujeres, son máquinas de sexo para hacer dinero. (Pausa) ¿ No crees que deberíamos hablar de nosotros ?

ROBERTO:
Ya no hay nada que hablar. Tú elegiste tu manera de vivir y yo elegí la mía. Somos y no somos de la misma sangre. Eso es lo lamentable. Somos como el agua y el aceite. Somos buenos y malos al mismo tiempo. Estamos predestinados a luchar y sobrevivir. (LLEGA HASTA LA PUERTA Y LUEGO SE DEVUELVE) Que gane el mejor. (PAUSA) Hamlet, cuídate. No me gustaría que te pasara nada. Me caes bien hermano, a pesar de todo. (sale)








ESCENA TRECE


ENTRAN UNOS AMIGOS DE HAMLET. TODOS VISTEN DE OVEROL Y GUARDACAMISA BLANCA, ZAPATOS BLANCOS DE GOMAS.

MALANDRO 1:
Entonces Hamlet. Cuando damos otro de nuestros golpes. Estamos secos. Necesitamos real compadre.

MALANDRO 2:
Ah caramba compadre. El corazón hace mella en nuestro líder.

HAMLET:
Si el corazón hace mella en mi. Pero no es lo que ustedes creen.

MALANDRO 1:
¿Ah, no ? ¿ no es un culito lo que te atormenta? Entonces mi pana. Ah, ya se . Es la muerte del pana Sergio. Mira chamo. Eso pasó. En esta vida nadie es eterno.

MALANDRO 2:
Todo el mundo sabe que Sergio tenía los días contado.

HAMLET:
¡Cállate!

MALANDRO 2:
E s la verdad. lo que pasa es que tú te encariñaste mucho con ese pana.

HAMLET:
Desgraciado, hablas así por que está muerto. Todos ustedes son unos cobardes
Hamlet apunta con su pistola al malandro 2.

HAMLET:
Como te vuelvas a expresar asi de Sergio te mato.

MALANDRO 2:
Cálmate mi pana. Debes controlarte.

MALANDRO 1:
Claro vale, vinimos acá precisamente para darte unos datos. La tipa que apareció muerta era mi amiga.


LLEGA RODRIGO Y SE DETIENE A ESCUCHAR LA CONVERSACIÓN DE HAMLET CON LOS MALANDROS.


HAMLET:
Esa no era amiga de nadie.

MALANDRO 1:
Bueno, lo cierto es que...


ENTRA RODRIGO. VIENE MOJADO.


RODRIGO:
Epale. Los andaba buscando. Hay un plan que puede aportarnos buena plata. Podemos vernos esta noche.

MALANDRO 1:
Bien. Si va.


RODRIGO ENTRA A UNO DE LOS CUARTOS DEL RANCHO.


MALANDRO 2:
Hamlet, cuídate de Rodrigo. Ese pana es peligroso. Se le van los humos a la cabeza.
Hamlet se acuesta a dormir en el muble largo. Los malandro salen.

MALANDRO 1:
Mierda. Este barrio se jodió.
(LLUEVE FUERTEMENTE).





ESCENA CATORCE



ENTRA ROBERTO MOJADO Y LLENO DE LODO.


ROBERTO:
Uusss, que desastre. Todo se viene abajo. La naturaleza está enardecida. Si no nos movemos, seremos arrasados. ¡ Mamá, Rodrigo, Hamlet ! hay que salir, hay que salir. La lluvia no cesa. Los cerros se caen y se deslizan.


HAMLET SE SIENTA SOÑOLIENTO SACA DEBAJO DEL MUEBLE UNA BOTELLA DE RON, RODRIGO EN PANTALONCILLO, ANTONIETA EN BATA, SALEN DEL CUARTO.


RODRIGO:
¿Qué pasa, coño ?

ROBERTO:
¡ Estamos atrapados !

HAMLET:
(Sacando su arma) ¿ La policía ?

ROBERTO:
¡ No. La luvia. !


RODRIGO:
¡ Qué pasa con la lluvia!.

ROBERTO:
Se lo lleva todo. Estamos rodeados. El agua rodea el cerro.


HAMLET SALE AFUERA A VER.


HAMLET:
(Desde afuera) Es cierto. El cerro está a punto de caerse.

ANTONIETA:
¿Qué hacemos ? ¿ podemos salir ?

HAMLET:
(Regresando) No. Si salimos moriremos arrasados por el agua.

ANTONIETA:
Pero hay que salir. No podemos quedarnos aquí.

HAMLET:
( Sentándose en un mueble ) Yo me quedaré.

ANTONIETA:
Estás loco. Todo el día no ha parado de llover. Lo más probable es que se derrumbe este cerro.

HAMLET:
Hace días que me he derrumbado. Lo que tiene que ser será. He allí la cuestión.

ROBERTO:
¿ Mamá, que le pasa a Hamlet. ? Está hablando como si desvariara.

ANTONIETA:
Tiene como un mes así. Parece que nos culpara de la muerte de su padrastro. Ni siquiera es su padre. Ni siquiera lleva la misma sangre.

HAMLET:
Ser o no ser. Qué importa. Era mi padre. (Bebe) Mi tristeza no es por mi padre. Es por los que van a morir.

RODRIGO:
Habla claro muchacho. Ya me tienes harto con tus acertijos.

ROBERTO:
Hamlet, estás borracho. ¿ Qué dices, quienes van a morir ?

HAMLET:
Todos cuyos nombres comiencen por ro.

ROBERTO:
Estás loco chico. Vas a matar a todo ser humano así, sin más. Estás loco.


HAMLET:
Tú. Tú serás el primero.

ROBERTO:
Estás loco chico. Déjate de juegos.

HAMLET:
Disfrutaste matándolo. ¿ Verdad ? Una y otra vez sacaste tu puñal de su cuerpo para verlo sufrir. ¿ Por qué ? ¿ por qué ?

ROBERTO:
Hamlet, yo no maté a nadie. Te lo juro. Madre. Dile. Dile que yo no lo maté.


HAMLET PREPARA SU ARMA AUTOMÁTICA Y APUNTA A LA FRENTE DE ROBERTO.


ROBERTO:
Madre, no permitas que lo haga.

HAMLET:
Uno.

ANTONIETA:
Deja el juego Hamlet.

HAMLET:
Dos.

ROBERTO:
Madre ¿ Quieres que me mate ?

HAMLET:
Tres.

ANTONIETA:
El no lo hizo. El no lo mató, Hamlet, el no lo mató.


ROBERTO COMIENZA A LLORAR.


HAMLET:
Entonces fuiste tú, madre. Tú lo hiciste. Tú lo hiciste.

ANTONIETA:
No. No. Yo no lo maté. Ambos veíamos televisión cuando nos trajeron la noticia.
RODRIGO QUE SE HA DROGADO, GOZA UN MUNDO LA ESCENA EN DONDE HAMLET INCREPA ASU HERMANO. LUEGO INTENTA SALIR SIN SER VISTO PERO, HAMLET LO VE Y LO DETIENE.


HAMLET:
Un momento para donde vas tío ro-rodrigo. ¿Sabías que cuando mi padre murió menciónó dos palabras nada más. Ro-ro- rodrigo ?

RODRIGO:
(SIN DARSE CUENTA DE LA TRAMPA TENDIDA POR HAMLET) Sergio te dijo eso. ¿Aun vivió para contarlo ? Desgraciado.

ROBERTO:
Fuiste tú Rodrigo.

ANTONIETA:
no rodrigo, di que no.

HAMLET:
Véanle la cara. Es la de un asesino.

ANTONIETA:
Di que no, amor mio, di que no.


RODRIGO DESENFUNDA SU ARMA. APUNTA A LA CABEZA DE SU ESPOSA. LA TOMA COMO REHEN. HAMLET APUNTA EN DIRECCIÓN A LA CABEZA DE RODRIGO.


ANTONIETA:
Hamlet no lo mates. Es tú tío. Mi esposo. Tu padrastro.

HAMLET:
La hierba mala debe cortarse de raíz. No lo defiendas madre.


RODRIGO:
Eso mismo opino yo. Una hierba mala, pero muy mala fue la que arranqué de tú jardín Hamlet. Hamlet, cuidado con lo que haces. Si quieres que tu madre viva, déjame salir.
Hamlet sigue apuntado la pistola contra Rodrigo. este hace lo mismo y empuja a su mujer hacia afuera utilizándola como escudo.

ANTONIETA:
Por el amor de dios. Tengan piedad conmigo. Hasta cuando tanto sufrimiento. Rodrigo mi amor. ¿ Vas a matarme ?

RODRIGO:
Cállate, perra.

ANTONIETA:
¡ Rodrigo !

RODRIGO:
Qué te calles coño.

ANTONIETA:
( Desde afuera.) Quien no tuvo piedad con otro no merece la suya. Rodrigo debes morir. Aunque con tu muerte vaya la mía. Juré venganza. Y eso estoy haciendo. Lamento que el tiempo de disfrute de tu traición haya sido tan corto.


SE OYE UN DISPARO. ANTONIETA GRITANDO REGRESA A LA CASA CON EL ROSTRO BAÑADO DE SANGRE.


ANTONIETA:
Me lo mató Roberto, me lo mató.


SE OYE OTRO TIRO. ELLA VA NUEVAMENTE A LA PUERTA, GRITA.



ANTONIETA:
Hamlet, Hamlet. ¡ No!


ROBERTO CON EL ARMA EN SU MANO SE ACERCA A LA PUERTA Y GRITANDO DE RABIA DISPARA AL AIRE. SE OYEN DISPAROS QUE HACEN TAMBALEAR LOS CUERPOS. LLENOS DE SANGRE SE AYUDAN UNA AL OTRO. CAEN SENTADOS.


ESCENA QUINCE


ENTRAN DOS SOLDADOS. REVISAN TODO SIGILOSAMENTE. UNO DE ELLOS EXTRAE UN RADIO.


SOLDADO 2:
No debiste disparar. Venimos es a salvar vidas

SOLDADO 1:
Creí que era a nosotros. Una bala pasó silbando cerca de mi cabeza.. Es la primera vez que me encuentro en una situación como esta.

SOLDADO 2:
Estamos en un grave problema.

SOLDADO 1:
¿ Qué hacemos ?

SOLDADO 2:
Hay que acomodar los hechos a nuestro favor. Si no estamos jodidos. Nadie creerá nuestro cuento.


REVISAN LOS CUERPOS. SOLDADO 1 LE QUITA EL RELOJ A ROBERTO Y LA CADENA A LA MUJER.


SOLDADO 2:
(Mirándolo) coño, ¿ qué haces ?



SOLDADO 1:
No lo van a necesitar. De todas maneras otros van hacer lo mismo. Por lo menos ya le tengo el regalo de cumpleaños a mi mamá.

SOLDADO 2:
Deja esa vaina ahí. No somos delincuentes. ¿ Qué te pasa ? ¿ quieres que nos jodan ?

SOLDADO 1:
Correré el riezgo. Además quien coño se va a enterar. ¿ Tú se los va decir ?

SOLDADO 2:
No. Es verdad. Nadie tiene porque enterarse de esta vaina. (Pausa) llama al comando para que se den por enterado de la situación.

SOLDADO 1:
Alfa uno llamando a alfa dos. Alfa uno llamando a alfa dos. Con mi comandante por favor. ¡ Comandante, encontramos a un grupo de saqueadores desvalijando un rancho. Por los hechos dos de ellos se asesinan en el reparto del botín. Mientras que otros dos al verse sorprendidos intentan atacarnos y son reprendidos con la mala suerte de fallecer en el intento.


ESCUCHA ORDENES DESDE LA RADIO.


SOLDADO 1:
Eso hacemos, comandante. La zona está siendo limpiada. Cuando nos retiremos el piso brillará como un sol. Cambio y fuera.

SOLDADO 2:
Vamonos. Este cerro se viene abajo.

SOLDADO 1:
Ojalá. Que la lluvia entierre a sus muertos.

SOLDADO 2:
Será mejor que nos vayamos de aquí. Este barrio es peligroso.

GRITO DESGARRADOR DE OFELIA. SE ASOMA A LA PUERTA ARRASTRÁNDOSE CON EL CADAVER DE HAMLET BAÑADO EN SANGRE Y CON SU ARMA APUNTANDO A LOS SOLDADOS QUE SE HAN ASUSTADO POR LA REPENTINA SITUACIÓN.

OFELIA:
Ustedes mataron a Hamlet. (Llora. Lo besa)

SOLDADO 1:
¿ Hamlet ? ¿ Quién es Hamlet ?

OFELIA:
(Abrazada al cadáver de Hamlet) Mi novio. Sólo quería vengar la muerte de su padre. Teníamos muchos planes. Yo pensaba sacarlo de aquí. Pero llegaron ustedes, precisamente ustedes, a traernos otra tragedia. Qué clase de bichos son ustedes.


SOLDADO 2:
Disculpe. Escuchamos muchas detonaciones cerca de nosotros y disparamos para defendernos. Ellos atacaron primero. Sólo veníamos en son de ayuda. Toda esta zona hay que evacuarla.

SOLDADO 1:
Señorita, ni siquiera sabemos si fuimos nosotros. Tenemos que salir de aquí. El agua está subiendo. Nos ahogaremos sino nos vamos pronto.

OFELIA:
(Perdida y fuera de si) ¡ Malditos ! mataron a mi hombre.

SOLDADO 2:
Señorita, deme el arma. Es peligroso. Está cargada.

OFELIA:
¡ No ! ¿ Quién le disparo ? maldita sea quien le disparó. Hamlet, en mala hora vine a buscarte. Ahora seré yo quien continúe tu obra. (Arita) ¡ Venganza! venganza para hamlet. (Lloriqueando) venganza para hamlet, venganza para hamlet. Tu me lo dijiste. Tu empresa era horrorosa. Ahora la veo. Ahora la veo.(Grita) ! Ahora la veo.


APUNTA NUEVAMENTE A LOS SOLDADOS. AMBOS SOLDADOS SE MIRAN. CARGAN SUS ARMAS. LE APUNTAN.

SOLDADO 1:
Señorita, si no entrega el arma, nos veremos obligados a disparar. Puede disparar contra uno pero no contra los dos.

OFELIA:
No importa.


SE COLOCA EL ARMA EN LA SIEN. GRITA DOLOROSAMENTE. LOS SOLDADOS INTENTAN DETENERLE. OSCURIDAD TOTAL. SUENA UN DISPARO. SIGUE LLOVIENDO Y AHORA MÁS RECIO.

FIN
#2 PublicidadPublicado el 26/09/2016 a las 04:06:07 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad