Inicio | Foros | Castings | Cartelera | Cursos |
Buscar  en 
Nuevos usuarios
Para particiar debes ser un usuario registrado.
Registrarse es gratis y muy rápido.
Usuarios existentes
recuperar clave

Foros >

#1 Sawedal Publicado el 23/05/2002 a las 12:57:38 Comentarios sobre escritos de Al Balluri:

Gracias a Antonio De Bonis (en adelante, Antonio), he leído su borrador de notas respecto a "La razón de Elvira" y, después, la especie de carta abierta (que continuará) en el foro de Alternativa teatral.
Aclarando que es mi humilde criterio personal, diré lo siguiente respecto del borrador de notas que denominé "La Razón de Elvira":
1.- El teatro es uno. Su lenguaje: Universal y único. Sus recursos (modismos) infinitos como la vida misma, razón por la cual no soy amigo de subdividirlo más que con alguna aclaración.
 2.- Considero que no debería categorizarse a las obras por el ámbito en el que se representen (Ej.: de calle, o de sala). Pues, con ese criterio, una de dos: O no existiría teatro fuera de un escenario específico a tales efectos, o debieran representarse en los ambientes de cada escena (Ej. Dentro de una sala, dentro de una cocina, en pleno campo, etc.) trasladando al público de un ámbito a otro (como a los actores en las películas) cuando las obras así lo requieren (la gran mayoría). Pero sí aclarar sus características, el autor mismo, para facilitar a quienes le interesen, qué tipo de requerimientos tiene su puesta en escena, tanto los imprescindibles, como los preferibles no indispensables. En lugar de dar por sentado que cualquiera sabrá interpretar o diferenciar unos de otros. (He sido testigo de adaptaciones aberrantes hacia el contexto de lo que autor expresó originalmente).
 3.- Que aparentemente, el director de la mencionada obra, supo adaptarse a las circunstancias para que su representación, fuera de un ámbito tan idóneo como una sala, igual llegara con la fuerza de su contenido a los espectadores. (O al menos, al autor/a del artículo en cuestión).
 4.- Que lo que verdaderamente importa en el arte del “teatro”, como en cualquier otra actividad artística que represente a parte de la vida (o lo que ésta podría ser), además de un grato momento de entretenimiento, es lo que deja y cómo en quienes lo reciben (espectadores). Cuanto más los conmueva a recordar y tener presente la obra (para prever esos acontecimientos en sus propias circunstancias de vida), sin recurrir a “golpes bajos”, groserías o artilugios que atenten contra la ética o salud psíquica de los espectadores, mejor obra será, al margen de los recursos que haya incorporado (música, canto, danza, esgrima, circo, etc) y el ámbito en que se represente.Pasando a lo que expresó en este foro:
1.- Coincido con que América ha sido muy saqueada. Pero disiento en la dificultad para ser escritor profesional. Una cosa es ser escritor profesional, y otra el querer poder dedicarse exclusivamente a esta actividad. Si revisamos la historia, la gran mayoría de los que escribieron y abundante, se sustentaron a través de cuatro posibilidades básicas:
a) Vivían de rentas, por ser de familias pudientes.
b) Tenían un "padrino" (o "sponsor" si se prefiere) que adquiría los derechos de las obras, a cambio de mantenerlos. Generalmente alguien de la nobleza, muchas veces amante (sexualmente) con quien escribía.
c) Trabajaban en otra cosa y, como no había televisión, cine o internet, a las horas de "ocio" después del trabajo, las dedicaban principalmente a escribir (como pasatiempo, o "hobby").
d) Hallaban la forma de hacerse un nombre y, usufructuando las posibilidades que conlleva, vivían (y viven, porque es lo más vigente hoy) de lo que cobran por dar charlas, conferencias, etc. complementando los ingresos por derechos de autor.
(El mismo Shakespeare, se las ingenió para contar con una pensión de la realeza. Beethoven era financiado por un noble, Van Gogh, por la caridad de su hermano. Saint Exupery se costeaba la vida volando, Oscar Wilde de rentas. Y hasta el mismísimo Cervantes Saavedra cuando, encarcelado, escribió su célebre Quijote, tenía una magra pensión de veterano de guerra, además de su paupérrima pensión de noble y el libro pudo ver la luz (ser publicado) gracias a un amigo que lo apadrinó, con intención de burlarse, como Cervantes, de los libros de moda de entonces).
Y sí, es una pregunta clave, por varias razones:
1.- Los sacrificios y dedicación que conlleva (como toda profesión que se encara seriamente).
2.- Por que es muy difícil gustar hasta el punto de que los demás quieran pagar con gusto por lo que hacemos y nos permitan vivir de esto. Sobre todo si (el siguiente punto)
3.- Conciliamos: lo que deseamos expresar, escrito de un modo que llegue, sin recurrir a lugares comunes (típico de lo comercial), ni golpes bajos o faltar a la ética, con un contenido que valga la pena, incluso, a otras generaciones o culturas (idiosincracias).
Entonces sí, podremos considerarnos buenos escritores y, posiblemente (no es garantía) los demás lo reconozcan y podamos vivir de esta actividad.
Por eso coincido en que, quien escribe, debería tener muy claro todo lo antes expuesto, antes de plasmar una obra e intentar que se represente. Pues muchos nos quejamos de la sociedad en que vivimos pero ¿cuántos de nosotros evitamos caer en la cómoda de lo comercial? Sobre todo cuando Miseria llama a la puerta y nos hace cosquillas en la nuca, golpeando el estómago. Así (y por eso) es que estamos y tenemos, como estamos y lo que tenemos. Por no cumplir con los preceptos básicos de convivencia predicados por la gran mayoría de las religiones y filosofías antiguas y priorizar nuestros intereses personales (ego) por sobre los de la comunidad toda, cuando éstos están "algo" reñidos con la ética.
Por lo expuesto, en lo personal, estuve años planteándome qué escribir que no estuviera dicho antes por otro y quizás mejor.
Pero comprendí que el ser humano (la sociedad), como la piedra, necesita ser pulido con lo que denominé "la fuerza de lo blando" ejemplificándola en cómo el agua modela a las rocas, tanto en los ríos, como orillas del mar. Necesitamos del suave machaque constante para que nos quede impreso en el inconsciente cierto mensaje. Si es de un modo gratificante o lúdico, tanto mejor, pues nos estimulará más a recordarlo o revivirlo.
Así es como me decidí a volver a escribir, aunque pudiere estar dicho por otros, pero con mis palabras. Considerando que, aunque más no sea, por el machaque, tendrá sentido el mensaje implícito.
#2 PublicidadPublicado el 05/12/2016 a las 17:23:23 Publicidad

Reglamento de los foros



. Sobre este sitio | Staff | FAQ | Estadisticas | Cómo anunciar | En Facebook | En Twitter | Tecnoescena | Contactarse .

. . : : . e-planning ad