Domingo, 26 de Febrero de 2017

Opiniones sobre El baile del pollito (5)

  • Sábado, 13 de Mayo de 2006El baile del pollito

    Marina (2)

    Con una éstetica particular, propia, "El baile del pollito" genera una puesta en intriga desde lo argumental que define a la imbrincada sociedad argentina. Los conceptos que se creen cristalizados se exteriorizan desde la sinécdoque, la metáfora sin utilizar una lenguaje literal.¿ Porque no es literal? porque eso sería acudir al método utilizado por el estado y todos sus apartos ideológicos.
    Justamente la obra pone de relieve no solo las contradiciones dadas de una sociedad que paga con sus miserias las secuelas de una periodo nefasto sino tambien la fundamentación de la memoria.
    El texto se vuelve una diálectica a través de cierto humor negro, sarcasmo, ironía. Genera en el público efectos divergentes: no todos captan los mismo, justamente porque se habla desde la contradicción, entonces, algunos espectadores pueden ver ambos aspectos y otros solo uno . Pero lo interesante es leer ese límite, ese borde que desborda.
    Felicitaciones a los dos actores y musicos que reflejaron la esencia del texto. felicitaciones al director-dramaturgo por escribir y realizar una puesta en escena donde mira, lee, cuestiona desde un lugar contrario a la lectura estatista-
    saludos cordiales,
    Marina.
  • Lunes, 27 de Marzo de 2006El baile del pollito

    Daniel

    Me resultó una obra muy atrayente, sobre todo porque reivindica, desde la elipsis, una estética que puede emparentarse con las experiencias teatrales de E. Pavlovsky y Ricardo Bartís. Un grotesco actual que puede leerse en distintas claves: existencial, política, crítica de costumbres, etc. El discurso de Iglesias , con toques de socarronería y, a veces, de humor negro, apunta a la puesta en disección de cierta marginalidad que fue funcional al sistema represivo y que se recicla en el "cuentapropismo" del secuestro y la extorsión, pero que, a la vez, deja entrever contradicciones culturales, frustraciones y, fundamentalmente, una violencia irremisible. Parece que nada pueden decir o hacer fuera de esa violencia consitutiva.
    La obra está sostenida por dos notables actores que muestran distintos registros que van de lo patético a lo sarcástico con suma ductilidad.
    El baile del pollito, me parece, transita una línea reconocible que arranca con Armando Discépolo y que se radicaliza en Gambaro y en los dramaturgos arriba citados.

    Daniel Ponce
  • Lunes, 27 de Marzo de 2006El baile del pollito

    Marina (9)

    Tuve la oporunidad de ver el sabado 25 esta EXCELENTE obra. Me pareciò una historia muy original, donde se presenta una mezcla de personajes, que muy pocos se animan a hacerlo, y en un punto todo tiene que ver, eso es lo que la hace interesante y mantiene al espectador cautivo de la obra y por sobre todo intrigado.
    Los actores...10 puntos, cabe resaltar ciertos detalles como la sangre azul y los 2 personajes, que con apariciones cortas dejan un sello importante en la obra.
    FELICITACIONES Y EXITOS!!! ya que lo merecen por realizar una obra de esta calidad.
    Saludos y aguante el teatro!!!
  • Martes, 14 de Marzo de 2006El baile del pollito

    Sebastián

    El eje central tiene que ver con las cuestiones que brotan en situaciones de hacinamiento, aislamiento y pánico ante el abandono de los organizadores.
    Me gusta que uno de los protagonistas sea un ex combatiente (y me gusta que no sea algo explícito)

    La obra me pareció interesante.
    En cuanto a los recursos utilizados por el director:
    me gustó especialmente el efecto que se logra con el ingreso de unos extraños músicos que acompañan casi como entes a la obra.
    me parecieron piolas algunos juegos visuales (p/ej. el azul de la sangre de los trapos del principe secuestrado)


    Tal vez habría que fortalecer un poco más los momento de humor (que los hay y muchos). Pienso que en situaciones límites como las que se reflejan en la obra, también el humor es un actor importante.

    Creo que habría que desacelerar un poco la obra; puede haber sido la tensión del estreno, pero sentí que no me quedaba tiempo para madurar la información que recibía. Quizás haciendo un poco más largas las pausas entre actos...
  • Miércoles, 23 de Noviembre de 2005El baile del pollito

    Esteban (8)

    Tuve oportunidad de observar el sábado ppdo. El baile del pollito en la buena sala de Puerta Roja, de la zona del Abasto. Se trata de una puesta del director Pablo Iglesias, quien en su danza dramática nos muestra a dos seres de un “bajo mundo” en oportunidad del secuestro de una personalidad mundial muy importante. Una historia simple pero pintada con pincel grueso para que se vean claramente todos los trazos. Los dos personajes –con la interesante actuación de Mauricio Minetti y Martín Paladino - muestran su violencia y debilidad a través de una potente actuación generada por un trabajo cuidado. Y, si bien, la historia no permite más trascendencia, las criaturas llegan al fin dramático requerido: Mostrar sus miserias y la de los demás. En ese punto es donde la obra crece, pues la confusión traslada el pensamiento al interrogante de quién es más mísero si los secuestrados o los secuestradores, confusión aplicable a las distintas reacciones que hasta se ven en el diario vivir. El baile, da vuelta por el fuego y nos quema. Lo bueno de las diferentes propuestas teatrales, como la vista el sábado, es que nos ayuda a seguir comprobando que el Teatro Independiente está vivo, aunque no seamos figuras conocidas o famosas que, tal vez, se llevan nuestros premios sólo por tener cartel. Sigo confiando en este tipo de bailes como la proyectada por Pablo Iglesias.
  • 1




e-planning ad