Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Opiniones sobre Sensibilidad (12)

  • Viernes, 13 de Octubre de 2006Sensibilidad

    Pablo (2)

    En principio quisiera aclarar que soy un fiel seguidor de las obras de Muscari. Me gusta lo que hace, me parece super talentoso. El tema es que ultimamente cada vez me sorprende menos. Se repite mucho en puestas, modismos y recursos. Sensibilidad no escapa a esto, y termina siendo una obra mas de Muscari, que no aporta nada nuevo a la exitosa historia de este diector. En un punto, cansa, aburre ver siempre lo mismo, cambia el tema, cambian los actores pero la energia, los tiempos y las puestas son todas muy parecidas. Quiero destacar algunas actuaciones, Urtubey, Bustamente y Contreras. Esta bien la obra, para alguien que va a ver por primera vez álgo de Muscari... Digo esto con el mayor de los respetos. Es simplemente una opinion, mi opinion.
  • Domingo, 16 de Julio de 2006Sensibilidad

    Filifor (3)

    De todo lo que tiene en cartel, esta era la obra que más me intrigaba: ¿cómo hablaría Muscari de este tema? ¿qué tiene para decir?. Me encontré en un centro cultural-shopping para extranjeros (donde ya todo comenzaba a tener esa mezcla de espectacular y descarnado, tan “muscariana”) convertido en desquiciante centro de salud. Hice la cola, subí por escaleras, me identifiqué, acaté órdenes, y finalmente, me senté a esperar. A esperar del teatro, a esperar de mí en el teatro, a esperar por la “sensibilidad” tal vez. En mi quehacer de espectador-paciente, me sentía en la obligación de recordar cuáles habían sido mis puntos de contacto con el sistema de salud público argentino. Pero no había tiempo de superponer las imágenes, pronto estaban los actores moviéndose de un lado a otro, en y a través de esos bordes difusos que, sin opción, me hacían parte de la escena.
    Música, luces, pares de personajes, el piano que decidieron no quitar de la sala, nuevamente alguien que fuma (me pregunto por qué este recurso es tan utilizado últimamente en cada obra que veo). Y la polio, como la palabra, como el teatro: una enfermedad que se contagia por la boca.
    No había tiempo para medir los esfuerzos realistas, ni para revisar si había investigación suficiente para abordar un tema tan vasto. No había tiempo para determinar si una humorada era inteligente o cándida, ni para ver qué hacía cada par de actores a cada momento. No había tiempo para decodificar en qué disco está cada uno de los temas, ni para pensar si hay o no ideología detrás de cada guiño al espectador.
    Porque, paradójicamente, en esta sala de espera, no hay lugar para la espera. Todo sucede rápida e intensamente, sobreabundan los estímulos, que será mejor no decodificar. Si exhibir la espera es una de las fórmulas para hablar del dolor, toda esa velocidad en escena también trasunta dolor, se duele en sí misma, y funciona.
    Me gusta pensar que esta forma del teatro por momentos se parece a un juego teatral, a un ensayo de los temas que vendrán o a unas fotos crudas de realidad escapadas de algún álbum. Y que se mueve por una exageración de todo, por un extremar las formas.
    Velocidad para hablar de la espera. Así resulta para mí el estilo-Muscari, así me alcanza por ahora. Me tienta exigirle más, porque a veces creo que es pura potencia. Pero prefiero decir que hay que verlo, que hay que esperar por esa (saludable?) sensibilidad.
  • Jueves, 06 de Julio de 2006Sensibilidad

    Joaquin

    Muy interesante la idea, al encarar el tema de la salud, despojado de solemnidad. El drama se hace aun mas intenso desde el punto de vista en que lo enfoca Muscari. Los momentos surrealistas estas muy bien balanceados como para no caer en ningun tipo de preciosismo. La puesta es muy entretenida.
    El elenco esta maravillosamente elegido. Maria Urtubey, Maruja Bustamante y Luis Contreras son actores de gran calibre. No se si es justo personalizar las felicitaciones, pero mas alla de que todo el elenco es muy bueno, estos tres actores me deslumbraron.
    Les deseo el mayor de los exitos.
  • Martes, 04 de Julio de 2006Sensibilidad

    Pedro

    Una obra muy contundente. Bastante arriesgada, con una puesta en escena muy original y dinamica.
    Por momentos pasaban tantas cosas que costaba decidirse en que detenerse, tal vez por estar acostumbrado a ver las puestas de la forma tradicional. Como espectador me senti invitado por primera vez en un espectaculo a ser parte de lo que sucedia. Hay cierto desorden o caos que no perjudica en nada la apreciacion de la obra.
    El elenco me parecio algo desparejo, individualmente.Pero de manera extraña logran un trabajo de conjuno muy interesante. Algunos actores funcionan muy bien en duo, pero se desibujan un poco en lo individual. Me impresionaron mucho las actuaciones de la madre de la prostituta y el invalido. La señora parecia no estar actuando de tanta naturalidad, y el muchacho casi sin hablar transmite toda la emocion y el dolor que su personaje demanda.
    Felicitaciones.
  • Miércoles, 28 de Junio de 2006Sensibilidad

    Monica

    Vi la obra este ultimo sabado. Recien escribo mi opinion, ya que me dejo pensando bastante. Mi opinion tiene acuerdos y desacuerdos. Ojala sirvan de algo.
    Muy intensa, muy potente. Tambien muy desordenada. Esto me parecio algo contradictorio, ya que en las obras de Muscari siempre (o casi siempre) prima el orden. Pero todo lo que tiene vida es desordenado, y esta obra esta llena de vida. La vida es desordenada y contradictoria. El orden en Sensibilidad es solo formal, pero se nota que detras de esa prolijidad impuesta hay mucha vida pugnando por apoderarse de la obra. En algunos momentos me parecio que hay mucha ingenuidad. Siento que por un lado se trata de forzar la ficcion hasta el limite, y por otro siento como si me dijeran "ojo, mira que estoy actuando" Como espectadora senti cierta ternura. Esa ingenuidad es una constante en Muscari. Como una permanente justificacion o falta de confianza en su realizacion. No obstante la puesta es muy dinamica y no da respiro. Inquietante por donde se la mire. Sorpresiva y desopilante. Nunca decae.
    Vi un elenco muy homogeneo (cosa poco habitual en las obras de Muscari) muy bien plantado, haciendose cargo de textos de todo tipo. Los textos de esta obra...chistes malos o inecesarios, acotaciones tontas sobre el espacio. Pero tambien de los otros, muy conmovedores y certeros. Pero un texto es solo un monton de palabras escritas. Nada vale si no hay una voz apropiada que le de cuerpo. De todos modos hay mas de lo segundo que de lo primero. Pero si los actores me subygaron todo el tiempo, tambien me parecian totalmente anticlimaticas las referencias que se hacen al Centro
    Cultural "Boryes" como Muscari les hace decir. Y es muy estimulante ver actores que a pesar de tener que hacerse cargo de algunas tonterias del autor no pierden vigor. Solo un buen actor es capaz de sostener el mundo que esta creando a pesar de tener que decir un chiste malo. Hago incapie en esto, porque soy una constante espectadora de Muscari.
    Tube que entrar a este portal para enterarme que personaje interpreta que actor o actriz. Deberia estar aclarado en el programa. Mi entera gratitud como espectadora a Luis Contreras y Maruja Bustamante. Marina Robagliatti y Emiliano Figueredo tienen muchos momentos muy buenos, tan diferentes pero tan intensos en su actuacion. Las madres son sublimes con Elsa Bloise a la cabeza. Todo el elenco es muy muy bueno.
  • Domingo, 25 de Junio de 2006Sensibilidad

    Daniel

    Es buena. Vale la pena ir, más allá de algunos claroscuros. A favor, un texto muy rico, una sucesión hipnótica de flashes realistas en una atmósfera irreal, agilidad y el trabajo de los actores (en especial, la madre de la prostituta, la madre del paralítico y el paralítico mismo). En contra, algunas actuaciones que no cerraban y cierto efectismo sin demasiada profundidad, como la entrada junto a los actores y momentos sobreactuados. Sugeriría agregar en el "programita" qué personaje desarrolla cada actor y actriz. Insisto, da para verla y para charlar después, los ecos adentro de cada uno son inevitables. A pesar de lo que sugiere otro comentario, me gustó que los actores no saludaran: da la sensación de que la obra está abierta, que uno no puede aquietar la conciencia pensando que con el aplauso terminó todo y dedicarse a otro tema...
  • Martes, 20 de Junio de 2006Sensibilidad

    Francisco

    Superior la obra. Muchas sensaciones. Angustia y risas al mismo tiempo. Es tremendo el trabajo actoral. Avasallantes Emiliano Figueredo, Maruja Bustamante y en especial Luis Contreras que junto a la desopilante Dina Pugach conforman un duo digno de Leonardo Fabio. Todo el elenco me parecio magnifico. Para verla mas de una vez, y no solo por lo original de la puesta.




e-planning ad