Lunes, 23 de Enero de 2017

Opiniones sobre Ningún cielo más querido (3)

  • Sábado, 17 de Diciembre de 2016Ningún cielo más querido

    Gastón (2)

    Excelente, agudo, sintético. Muy inteligente texto que denota un profundo conocimiento de los hechos históricos y logra estructurarlos en una sátira que, gracias a la potencia de los actores, va directo al centro emocional del espectador. Labor impecable del director, armonizando el ritmo, que avanza increscendo, misterio, tensión, para estallar en un final que conmociona a los que nos tocó vivir esa época y advierte de alguna manera a las nuevas generaciones sobre la díficil reconciliación de metas en nuestra sociedad.
  • Viernes, 21 de Marzo de 2014Ningún cielo más querido

    Maria (2)

    Imperdible!!!
  • Lunes, 10 de Marzo de 2014Ningún cielo más querido

    Claudia (8)

    El presente de unos kelpers en escena. Cada uno trae consigo su pasado. En común tienen un incierto presente que los invita a unirse, reunirse, debatir, organizarse... para una revolución que nunca llega. Hay humor, hay cercanía, inmediatez. Quiénes son, cómo sienten, qué anhelan, qué les pasa por sus venas. De todo. Hay un líder, un soñador, un realista... hay puntos de contacto y hay disenso. La obra nos muestra que hay un deseo de cambio, quieren intentar otra vida, y a tal fin se organizan. Nada será fácil. El momento histórico no los favorece y aparecen los conflictos, además de aquellos que como argentinos ya conocemos. Las Malvinas, la Argentina, el concepto de patria, el concepto de lucha y la angustia por el débil hilo entre la vida y la muerte. La obra nos muestra qué les pasa y cómo se las arreglan para seguir buscando un camino. ¡¿Frustrados, derrotados...?! El cómo para seguir en pie: se aferran en su esencia, no pierden sus convicciones y... hay que verla. La vi el 7 de marzo. 'Ningún cielo más querido' es una obra de teatro que nos permite entender qué pasa dentro de cada uno cuando hablamos de identidad y de patria. También, cuando la lucha empieza a perder sentido, cuando la justicia se presenta como injusta y cuando por las venas corre un tipo de sangre que pide a gritos que se le reconozca su identidad. El texto de Carlos Balmaceda nos interpela a través de excelentes actores. Una puesta atenta a mínimos detalles de dirección. Un contenido histórico bien presentado, claro, preciso, verídico, enmarcado en la ficción necesaria para que meditemos desde otro lugar. Y desde el lugar de la memoria. Felicito al equipo que logró transmitir tanto y de tanta calidad. Claudia Bevacqua
  • 1




e-planning ad