Sábado, 03 de Diciembre de 2016

Opiniones sobre Matar el pensamiento (6)

  • Jueves, 26 de Agosto de 2004Matar el pensamiento

    Melina

    Hermoso Minuchin haciendo el limpiaparabrisas...
  • Lunes, 05 de Julio de 2004Matar el pensamiento

    Ricardo (35)

    Ante toda una loa al TEATRO, así con mayúscula, porque sigue atrayendo público, tanto el teatro de la calle Corrientes, como en este Portón de Sánchez, casi en el Abasto. Función del sábado a la noche, absolutamente completa,espectadores sentados en los escalones, apoyados en las barandas.

    Hablemos del público: Nosotros eramos varios, distribuídos en 3 filas distintas. Todos observamos un público distraído, que reía quizá a destiempo, un señor que repetía bajito (para él, pero lamentablemente no sólo para él) algún diálogo, otro explicaba a su señora lo que pasaba, habían dos nenitos (21,30 horas!!!). A uno el padre lo sacó ni bien comenzó la obra porque quería bajar al escenario (imposible, con la gente en los escalones). Pero el otro papá se bancó toda la obra, en realidad nos lo bancamos nosotros. El pibito no dejaba de hablar. Lo hacían callar, pero no, seguía hablando. Pregunta interesante: a los teatros "de niños" van adultos, pero viceversa, es válido, es necesario?
    Esta obra presenta un raro mix: una buena actriz de TV (no sólo de TV, pero ahora sí está en TV) en un teatro del circuito del Abasto. Con convocatoria evidente. Mecanismo muy válido y con resultados excelentes (Multiteatros, La Plaza, Romay). ¿El famoso intertexto con la TV funciona hasta en el Abasto?
    Si hubiera sido una obra comercial de la Av. Corrientes diríamos: "es público del sábado". Pero en nuestro teatro "off" la pregunta es: ¿hay público que no sea "del sábado" si prácticamente es casi el único "gran día" en que algunas obras se representan? Si realmente es así, sería una maravilla y un gran logro: hay público adulto del sábado para el off. Se amplían los mercados! Quizá Villamil mediante.

    La obra: No logré enganchar una "química" con ella. Tiene algunos efectos buenos (la oscuridad, el movimiento que conforma una suerte de coreografía entre los actores y la utilería, el minimalismo y los grises) pero que reflejan más ingenio que genio.
    El uso de las frases y situaciones reiteradas, el almodovarismo de los medicamentos (Almodovar con sus pastillitas en los marcos de los espejos nos remitía con su talento a un kitch genial), el vate ciego, cierta referencia esporádica al comic, los acordes musicales dividiendo escenas, el "pastiche" posmoderno que aquí en esta obra aparece como forzado, casi como una receta a cumplir (fill the blanks del damero posmo).
    Sin embargo debo reconocer que hay esfuerzo, la actuación de Villamil es buena (no es la Garrote, ojo).
    No la recomendaría. Lástima.
  • Domingo, 04 de Julio de 2004Matar el pensamiento

    Noor (4)

    Muy buena pintura de una pareja de clase media venida a menos que envidia a los de mejor posición.

    Soledad Villamil : impactante

    Bien acompañada por el resto sobre todo Minuchín y Solano.

    La escenografía, luces y vestuario armonizan y causan buenos efectos.
    La recomiendo.
    Noor
  • Lunes, 24 de Mayo de 2004Matar el pensamiento

    Mabel

    mercedes
    la verdad apoyo y comparto todo tu parecer.
    creo que la obra es buena y punto y pero que esperar del diario clarin un pensamiento es un poco ingenuo de tu parte
    ojala a ellos les sirva para llevar publico.
    Lo tuyo es energia desperdiciada si bien tenes razon en todo

    mabe
  • Domingo, 23 de Mayo de 2004Matar el pensamiento

    Mercedes

    La critica de la crítica. No comamos vidrio.
    Sorprendida leo la crítica de esta obra que salio el sábado 22 de mayo en el diario clarín. Creo que es un buen ejemplo de lo que no se debe hacer, un buen ejemplo de critica vacía de contenidos, que no informa, no analiza y simplemente es agresiva sin ninguna base argumental. Ahora bien, para no caer en lo mismo voy a hacer un pequeño análisis de la crítica e intentar demostrar la ausencia de análisis teatral que existe en la nota de la periodista RAGO.
    La critica tiene una extensión de seis párrafos, en el primero describe a los personajes que componen la pareja protagónica del drama asimilando el color del vestuario y de la escenografía con las características internas de los sujetos de la acción. En el segundo párrafo informa quien es el director y dramaturgo del espectáculo así como también, quien es la actriz protagonista, que es definida por su vínculo filial con el director. Yo me pregunto: Es importante saber que la actriz y el director son esposos?
    Luego dice que la obra se inscribe dentro del teatro posmoderno definiendo a este como un “teatro no realista, hecho como un juego polisémico, en el que los sentidos abundan”. Que quiere decir con esto la periodista? Esta frase podría ser aplicada a muchos de los espectáculos que están en cartel en Buenos Aires actualmente. Se trata de una generalidad que no dice nada puntual de la obra en cuestión. Cuales son los rasgos posmodernos de la dramaturgia y de la puesta de Matar el pensamiento según la periodista?, no los sabemos por que simplemente se limita a etiquetar la obra sin argumentar porque ve a este espectáculo como posmoderno. Con esto no estoy diciendo que la obra no pueda ser posmoderna, pero semejante rotulo creo que para ser interesante y no sonar como puro bla bla debe estar argumentado. Sin entrar en un terreno demasiado teórico, también debo decir que cuando habla de un “juego polisémico”, no dice nada por que el teatro es por definición polisémico. A esto le siguen otras generalidades como la de que la obra se inscribe dentro de la estética de “los nuevos dramaturgos”. Como lectores del diario, que debemos entender por “nuevos dramaturgos”?, cual es la característica que aglutina a estos “nuevos dramaturgos” y que le hace pensar a la critica que Federico Olivera esta dentro de este grupo? No lo sabemos, resulta un misterio. Lo que sigue es una nueva descripción del argumento de la obra. Sin antes decir que lo que se ve en la obra son intenciones y no efectos, otra vez: intenciones de que?
    Al final del tercer párrafo habla de desenlace policial. Estamos de acuerdo que una de las características del genero policial es que se suceda un crimen y en esta obra sucede, pero no le parece a Rago que es un poco forzado intentar hacer entrar esta obra dentro del policial? Si cada vez que hay una muerte en el teatro hablamos de policial tendríamos que pensar que los trágicos griegos escribieron policiales.
    A esto le sigue para mi gusto una interpretación demasiado simplista de lo que la critica llama el concepto de la obra, ella lo observa sintetizado en la frase: “a veces es más fácil hablar con un desconocido que con un conocido”. Puedo estar de acuerdo con que la obra problematiza el tema de la incomunicación en las relaciones humanas, pero creo que va mucho más lejos, creo que claramente se esta hablando del poder, de los marginados que no tienen posibilidad de ascenso social, de una clase media patética que mira con envidia y deseo a la clase social dominante que es la misma que la oprime. Esta hablando de nuestros tiempos, del plástico, de la tecnología, de las drogas aceptadas socialmente, de los monopolios, que no logran llenar el vacío humano de estos tiempos sino que al contrario los profundizan.
    En el anteúltimo párrafo destaca a uno de los actores y en el último vuelve con la descripción de la obra y critica la reiteración de situaciones y gestos. Luego ve la música compuesta por Senanes como creadora de climas acertados y buenas actuaciones. Como hace para hablar de buenas actuaciones si antes vio una reiteración de gestos? Parece para mi gusto un poco contradictorio.
    La periodista ve el problema del espectáculo en “la multiplicidad de elementos enunciados”, (Absurdo, puesta posmoderna, genero policial). Ahora bien, quien hablo de estos elementos enunciados?, la obra o la critica? Realmente resulta absurdo que para Rago, el problema de la obra este en estos elementos que ella dice que están en la obra, pero que en ningún momento justifica donde cuando y como los ve. Creo que la critica en un intento de mostrarse como erudita solo utiliza palabras “rimbombantes” que puestas de esa manera no dicen nada y que se olvida de hacer un análisis del texto dramático y del texto espectacular compuesto por el equipo de trabajo de la obra.
    Saludo a todos
    Mercedes Ingleses.
    PD: En otro momento hago yo la critica de la obra que aclaro que me parece un muy buen espectáculo.
  • Domingo, 09 de Mayo de 2004Matar el pensamiento

    Ana

    Es una obra de arte. El guión y dirección de Federico Olivera es impecable, al igual que la actuación de Soledad Villamil. El resto del elenco no se queda atrás. Muy original, con mucho ingenio y metáforas. La recomiendo completamente.
  • 1




e-planning ad