Lunes, 05 de Diciembre de 2016

Opiniones sobre Camino (5)

  • Sábado, 20 de Octubre de 2012Camino

    Armando

    ...Están los que aguardan/ y no saben que hay/ en aquel tan precioso lugar/ y solo obtienen fidelidades/ consuelo y memoria/ pero amanece/ corremos/ y la danza recomienza/ con los recién llegados. Edgar Bayley
    ¿ Como condensar ejes temáticos, estructuras narrativas, climas sonoros,ritmos corporales y despliegue visual en una sola puesta en escena? ¿ como lograr que esos elementos superpuestos no obturen la propuesta inicial que las impulsó? Esta es la pregunta que me hice luego de ver la obra de danza 'Camino' creada y interpretada por Mariana de los Rios y Roxana Galand.
    Mo existen recetas para para crear el misterio, el poder de sugestión, y el arribo del acto poéticoen una obra de arte. No basta con una buena idea, una puesta espectacular o un despliegue corporal intenso para lograrlo. Para que este milagro se produzca es necesario que se des-oculte una verdad, esta condicióm aparece cuando el trabajo se encara con herramientas nobles, un dialogo corporal sincero, a fondo y sin concesiones.
    En la sala, una proyección nos sumerge en un camino trazado como por un niño, con lineas blancas con fondo negro. De ese fondo surgen dos siluetas, dos cuerpos que tensitan el sendero con ritmo desacompasado, acaso huyen de algo? alguien las espera en algún recodo del camino? no lo sabenos, lo que si sabemos, porque lo percibimos, que cada una se desplaza poe su propio andarivel. Aún no nada saben la una de la otra, solamente las separa una hilera interminamle de zapatos abandonados en el medio del camino. Huellas, quizá, de el destierro, del destino corrido por quienes las precedieron? Algunos maniquies son testigos mudos de ese interrogante. ¿Quién se anima a ir más allá de ese espacio que es puro enigma y acaso belleza? El gran mérito de Mariana y Roxana es haber logrado la mayor fuerza expresiva mediante el uso de los contrastes, las oposiciones, las tensiones de dos cuerpos con do texturas, dos historias distintas. Donde para oteos se plantea una dificultad a corregir mediante un artificio técnico, ellas eligieron transitar el camino opuesto, el mas difici. Eligieron explotar esas diferencias de contextura y de temperamento. Cada una desplegó su propio lenguaje corporal, su interioridad más viscera, como recurso para establecer una aproximación, un encuentro, un diálogo posible. Eata es una acción crucial y de gran crudeza dramática, pero no exenta de sensibilidad, lirismo y ternura. Se trata de un encuentro primordial, salvaje, primitivo acaso, como si hubiese una necesidad de de un replanteo, de un nuevo comienzo, como si intentaran ir más allá de los limites humanos Quiero destacar también el gran trabajo expresivo que hicieron con sus rostros, poco frecuente por otra parte, desmontando de esa forma el gran tabú que atravesó a toda la danza clásica y buena parte de la danza contemporanea, donde el rostro estaba confinado a una neutralidad artificiosa que no daba cuenta de las emociones. Las intérpretes con gran versatilidad pusieron sus rostro en un plano deigualdad, en la misma escala jerárquica que al resto del cuerpo.
    La danza, ami entender, no solo es acción corporal, (aunque sea lo que se espera de ella) el manejo de las pausas, los silencios y la aparente quietud de algunas situaciones, le dieron a la obra la respiración necesaria. La inclusión de la música fué decisiva para la comprensión y el compromiso con la obra. No solo propuso la creación de climas adecuados para cada situación, sino que se atrevió a ir mas allá en su propuesta. Merced a variantes tonales de gran riesgo se desplazó en el espacio creando un 'tercer cuerpo' sonoro de gran intensidad, a veces dialogando con las intérpretes y en otras provocando un choque, un corte abrupto, resignando de tal forma un rol meramente decorativo o formal.
    El resto del equipo hizo su aporte con solvencia y ductilidad para redondear una obra de danza de gran envergadura, de una calidad y de un rigor poco frecuente en la escena argentina.
    En síntesis: Camino funciona como un organismo vivo, este es su mayor mérito. Camino es un paisaje que recorremos junto a sus creadoras con un gran placer, pero también con gran inquietud, pués se convierte para nosotros, los espectadores, en un gran espejo reflejante y especular de la condición humana. Camino viene hacia nosotros para revelarnos, y para recordarnos que estamos en el mundo para ser con otros, nada menos.
    Armando Propati Lanza ( función del jueves 11/10/12)
  • Sábado, 20 de Octubre de 2012Camino

    Gabriel

    Disfruté mucho de esta obra, quizás porque me identifico a pleno con el lenguaje y el terreno de investigación. La considero una descripción sin juicio (aunque con un tono que se acerca a la parodia como herramienta de caracterización) de la etapa del camino en la que nos encontramos como humanidad; etapa en la que nos desconcertamos ante nosotros mismos y frente a los otros. A mi parecer, evidencia la estructura que nos hemos construido como individuos y sociedad: máscara sobre máscara para identificarnos con un Yo que no es otra cosa que un conjunto de expectativas ajenas. A nivel técnico, considero excelente la utilización del cuerpo porque veo bien representada la investigación profunda de la multiplicidad de 'máscaras' que podemos colocarnos como individuos. Además de estar integrada a la dosis perfecta de audio-visuales para generar una atmósfera de ensueño, esa realidad semi-onírica que se nos mueve tras la mente y se intercala con nuestro día a día como fantasías que perturban o esclarecen nuestro camino.
  • Viernes, 19 de Octubre de 2012Camino

    Luis

    Me encantó, me emocioné mucho. Me pareció sencilla y profunda, contando sobre lo cotidiano, con una puesta en escena pensada y muy trabajada, desde lo visual, lo interpretativo y lo sonoro. La disfruté mucho, disfruté ver a las intérpretes todo el tiempo en escena, formando parte del camino que cuenta camino.
    Salí cargado y aliviado, hace rato no me pasaba algo así como espectador. Bellisima obra!
  • Viernes, 19 de Octubre de 2012Camino

    Jóse




    En la existencia, en la presencia irrevasable, nos llamamos a atravesar la condición.

    La condición es innegable, tanto como que todo su intento de afirmación, respiración sin origen, es re-posición que desde lo diferenciante, anuncia su superación. La condición se anuncia creante.

    Si trabajamos con el cuerpo, éste es condición de que lo corporal se alcance nuevamente a sí mismo como potencia, se atraviese hasta el lugar iluminante de la conciencia, hasta la energía que conocemos desplegarse como despertar.
    Pero el despertar es continuo en lo discontinuo. Y con todo y pese a todo, aflora.

    Si accedemos al nombramiento que abre, no desde el artificio, sino desde la dicción de todo inequívoco gesto, de toda íntegra expresión, el decir es condición que proponemos como impresión autoexpansiva, como fuerza creadora, verbo que en el nombrar, dice y es el potenciar, el transmutar de lo mismo, así como el acceso vivo y conducente a la memoria, que desde la relación abre el caudal, las puertas inmanentes del ser; no como lenguaje autocomunicativo, no aun como autorrepresentación, sino como la propia trascendentalidad, en tanto condición propiciante, que desde el continuo articularse, abre la trascendencia.

    Qué es ésto?

    En Camino no hay verdaderamente escena, o sólo la hay como real, como autenticidad ontológica potenciadora de la verdad. ergo, la escena se libera y libera, pues se desdice de sí. camina.

    En Camino, vemos. Si ponemos con el cuerpo es porque nos refundimos en la materia, en tanto la comprehendemos como concretitud del ser, sin más; como deseo y voluntad, irrestricto en su encarnadura, que no posee cierre final, ni en las fuerzas de las creencias, ni en los mitos o ciencias de las teorías. El cuerpo como intuición pura, y viva, ella misma, que intensifica en la sensibilidad la inteligencia, y su poética instintiva en la abierta organicidad.

    Camin-antes. el cuerpo como corazón del arte. como trabajo, al cabo inapresable, de lo consciente; no puesta de discurso, sino desarraigo irrevocable de la escisión.

    Receptividad absoluta como silencio, escucha fluida y a la vez fluencia; atención como presencia y fenómeno, aparición, y a su par soltura, para la vivificación que se busca y desea absuelta.

    Estar. apertura del tiempo real. signo del paso cercano como fuente procreadora. el perderse y el encontrar como intención ordenadora, como llave de la modificación constante de la dimensión. la sensitividad, la pasión, la irredenta entrega total, como intervención y guía de la intervención, como espíritu vivo, como inmanencia en melodía.

    El cuerpo camino como tierra de todas las estrellas, como laboratorio transido de los días y del universo, como estrato infinito, como enigma de innúmera compañía. Y al mismo tiempo, como maravilla y don de la realización. como confianza directa, como ofrenda hallada, inocencia volcada y ternura, como amor. El cuerpo y su verdad descarnada, desnuda, como don más último, y primer y constante punto de partida.

    Andar los otros del cuerpo. de otredad a otredad, bajo los modos de la consecuencia, pero de la creatividad.

    La obra de Camino es obrar real. sueño, de todas partes advenido. así, obrar nos revela. Si lo real revela y pone un método (verbigracia, el arte), éste precisamente por ser real se desdice ya de sí, pues todo atributo es aliado. y toda alianza, mortal.
    El método, el camino, el ser-vivo, está llamado.

    Desde el fundirse se regresa a la transparencia de los sitios. simplicidad y proeza, convivientes. despojo y mostración amiga del ángel vital, como belleza. danza como rostro y rastro. vuelta estética como perfección animal.

    Habiendo vivenciado la cercanía, el calor, la invitación, la preciosa flor que nos regala Camino, algunos hemos experimentado la hermosa no-necesidad de decir nada, y no porque el frondoso trabajo de sus manos y sus almas, nos hayan proscripto de la naturalidad de nuestras palabras; sino, justamente, por todo lo contrario. Camino hace en plural. Hace y dice gracias a todos los caminantes, por su verdad.

    Salud!
    jóse
  • Lunes, 15 de Octubre de 2012Camino

    Alejandro (2)

    Roxana, quiero decirte que me gustó mucho tu espectáculo de ayer! Más algunos cuadros en particular que otros... Con Mariana hacen una excelente dupla!! La sensibilidad y plasticidad de sus cuerpos, la poética y abstracción de lo que representaron!! A Graciela, mi mujer le encantó! Le emocionó, por momentos! A ella, muy acuariana y bastante racional, le moviliza mucho los espectáculos en donde pueda hacer una abstracción y comprender qué se quiere decir con lo que se muestra. Yo soy más emocional, más canceriano si se quiere y en ese sentido quiero decirte que me encantó la estética del trabajo, aunque no me emocionó!.... La acción llevada al límite, la exploración del movimiento hasta las últimas consecuencias para luego pasar a otro estado me encantó... La complicidad, la escucha y el sincronismo de ambas fue maravillosa... Los cuadros de equilibrio, de sostenerse con los hombros y brazos, las luchas y los besos llevados al límite y los cambios de ritmo me parecieron muy profesionales junto con la proyección de video que me pareció un assamblage riquísimo. También me gustó el trabajo gestual de ambas!! muy expresivo! Por momentos me hacía acordar a Meyerhold, discípulo de Stanislavski, quien como todo alumno preferido, llegó un punto que se distanció de su Maestro para seguir su propio ' Camino' que se basó en la ' Biomecánica' ( la repetición técnica de movimientos).... La semana pasada vimos a la Frenkel como te conté, que nos gustó... pero lo tuyo tiene contenidos más sublimes, más profundos... hay mucha más metáfora!! te felicito!! La última proyección, el cierre, en las calles repitiendo algunos movimientos que hacían en escena me hizo acordar a ' Pina' la increíble película de la Bausch con el homenaje de su compañia post-mortem, bailando en las calles de una famosa ciudad alemana.
  • 1




e-planning ad