Sábado, 10 de Diciembre de 2016

Opiniones sobre Esa extraña forma de pasión (5)

  • Jueves, 30 de Junio de 2011Esa extraña forma de pasión

    Daniel (7)

    Me gustó mucho el abordaje de un tema delicado. Es de esperar que haya más obras que lo toquen desde diferentes puntos de vista con el objeto de enriquecer un debate necesario. Desde el punto de vista teatral el espectáculo no decae en ningún momento salvo alguna actuación un poco floja.
  • Lunes, 16 de Mayo de 2011Esa extraña forma de pasión

    Cristina (4)

    texto de un conmovedor relato sobre una parte de nuestra historia, la autora y Directora, trata sobre el escenario de abordar 3 historias simultaneas y lo logra con sutileza y contundencia, porqué las 3 historias tienen que ver entre si, realmente hace reflexionar, muy recomendable, me gustó mucho, no se la pierdan.
  • Viernes, 13 de Mayo de 2011Esa extraña forma de pasión

    Thelma

    “Esa Extraña forma de pasión” – Si bien he visto muchas obras, películas y he leído libros que tratan los acontecimientos de los 70, esta obra sin duda me brindó una visión distinta, plantea el tema desde un lugar inteligente y reflexivo. Al jugar con tres escenarios distintos le da a la puesta una dinámica justa y equilibrada. Los parlamentos me resultaron tanto poéticos como contundentes (aún tengo en mi cabeza algunas frases) -Me emocionó, me hizo pensar. Felicitaciones y gracias.-
  • Domingo, 18 de Abril de 2010Esa extraña forma de pasión

    Ricardo (37)

    Se deslizó un error tipográfico en el comentario anterior. Las 3 actrices nacieron en Chile, Brasil y Uruguay.
  • Domingo, 18 de Abril de 2010Esa extraña forma de pasión

    Ricardo (37)

    Susana Torres Molina como dramaturga nos habla de la historia argentina casi reciente; y como directora nos propone una obra escénicamente desafiante. Le interesa conmovernos (y movernos) sin golpes bajos. Gran parte del público ha vivido generacionalmente esta zaga, por lo que la emoción y el compromiso son una constante durante la representación.
    En el mismo espacio del Camarín donde hemos visto a los dos Chejov de Veronese, transcurre este drama argentino, también universal. El hecho que la directora haya elegido (involuntariamente?) tres actrices extranjeras (una chilena, otra argentina y la tercera uruguaya) le otorga a este drama nuestro un carácter sudamericano.
    Es interesante el rol de "las miradas de los actores"; cumplen una función dramática, conectando sutilmente las tres historias. Torres Molina aprovecha así la ventaja que da la proximidad entre espectadores y actores.
    Cada historia tiene un registro actoral diferente, y están muy bien resueltos los espacios, la escenografía, los colores y la música.
    Muy recomendable.
  • 1




e-planning ad