Martes, 17 de Enero de 2017

Opiniones sobre ¡Pobre de Ellos! (5)

  • Miércoles, 27 de Mayo de 2009¡Pobre de Ellos!

    Ana

    Creo que a idea esta bien, es comun pero divierte. las actuaciones son muy dispares, el muchacho con voz de locutor, es ideal para un off. el mas comico trata de subrayarlo, feria americada sin gusto..
  • Domingo, 17 de Mayo de 2009¡Pobre de Ellos!

    Ana (11)

    MUY BUENA , PERO LO MAS DESTACABLE ES EL TRABAJO DE LOS TRES ACTORES.
    IMPECABLES!
  • Lunes, 04 de Mayo de 2009¡Pobre de Ellos!

    Carolina

    Me diverti muchisimo!!! Y quiero agradecerles por poner al descubierto las intimidades que los hombres se cuentan entre ellos, y nos dicen a nosotras que nunca hacen. Todos los personajes tienen algo de mi marido, mi papa o mi hermano. Excelente trabajo actoral. Muy recomendable!!!!
    Carolina.
  • Miércoles, 22 de Abril de 2009¡Pobre de Ellos!

    Andres

    me parece muy trivial, abordado de la manera comun... disculpen, pero la feria americana sienta mal y las actuaciones dignas de un espectaculo de midachi.
    saludos.
    Andres
  • Lunes, 20 de Abril de 2009¡Pobre de Ellos!

    Cristian (14)

    Pintura de la tragicomedia humana, más exactamente, la del individuo masculino de la especie humana. ESta vez orientada sobre el Río de la Plata.El clásico "varón tanguero", que en realidad nada sabe de tango pero (y como recurso final), apela a él como último salvoconducto para ganarse una fémina de su pretendido nivel.
    No puede realizarse con mejores actores, porque tanto Bobe como Viera ó Surace, tienen el "phisic du rol" y el tempo exacto del personaje que componen. Desde las distintas alturas como el cabello, los ojos, las expresiones y las manías, son perfectas. Personalmente no pude contener la risa espontánea, apenas aparece en escena Tito (Roberto Bobe), con una composición de expresión y vestuario, desopilante.
    Luego aparecen con un tejido facturado durante los ensayos (y eso se nota), los distintos núcleos dramáticos, que intentan raspar el disfraz que cada uno tiene de su honda soledad y desesperación vital, como si fueran los últimos días de sus vidas.
    Tengo que ser honesto y decir que ya hemos visto muchas veces este tipo de planteos dramáticos, pero notablemente, nunca dejan de sorprendernos cuando se enfocan desde otro punto de vista, y este es uno de ellos con variado engamado de sorpresas y confesiones.
    Se destaca el trabajo de ensayo de la dirección y el aporte de los actores. No hay un exagerado uso de las luces ni de la escenografía (que nos pone a los espectadores directamente en el centro de la academia de baile).
    Grandes momentos y grandes reflexiones. Gran humor y sobriedad actoral.
    Un gusto en serio.

    Cristian
  • 1




e-planning ad