Jueves, 08 de Diciembre de 2016

Opiniones sobre Telémaco o el padre ausente

  • Lunes, 15 de Junio de 2009Telémaco o el padre ausente

    Horacio (191)

    Telémaco me ha dejado más dudas que certezas, me ha confundido, algo que infiero ahora, era perseguido por el autor.
    Encara una temática siempre revisitada: la relación de los hijos con los padres, en particular del hijo varón con una madre demasiado particular (como lo son todas) y la no presencia de una figura conjetural: la de un padre que se fue “a la guerra” europea, que anduvo vagando por distintos lares y que es buscado por el hijo cuya presencia necesita demasiado. Apenas llega a un aeropuerto europeo el hijo en esa búsqueda es retenido arbitrariamente y rescatado por un torvo personaje: el "cónsul" quien se aprovecha de la orfandad de este adolescente errante y desvalido, llevándoselo a dormir a su casa.
    Vuelvo al principio: deja dudas la obra, porque recorre épocas y lugares distintos que permanentemente entremezcla, cuyo personaje central revisita permanentemente, como (tal vez) si nada hubiera sucedido en realidad.
    La sala “Orestes Caviglia” del Cervantes propone un desafío a la directora que supera con creces. La austeridad del ámbito impone esa superposición de momentos y lugares y lidia con talento con un texto que propone demasiados conflictos: por caso, el hijo errante es acusado en Europa de ser un criminal al estilo “Jack el destripador”.
    Ese personaje, central presente a lo largo de toda la pieza, es jugado por Nicolás Mateo, cuya ternura en la interpretación es su principal atributo, calidez que refuerza la interpretación de ese personaje estragado y enteramente confundido; la madre atormentada que lo atormenta está a cargo de una categórica Patricia Palmer, quien se pasea descalza, en camisón y bay doll a lo largo de la pieza, con fuerza y eficacia. No la había visto nunca en teatro y descubrí una gran actriz; Patricio Contreras es el cónsul y hace todo bien. El elenco acompaña está a la altura de ese trío Roxana Berco y Ricardo Díaz Mourelle se destacan sobre el resto.
    Una dignísima e inquietante propuesta.
  • 1




e-planning ad