Lunes, 31 de Octubre de 2016

De Salvadora Medina Onrubia

COLECTIVO TEATRAL PUERTA ROJA

La figura de la "oveja descarriada" es la que reaparece aludida en "Las descentradas", cuya protagonista Elvira Ancizar, es la esposa de un ministro a quien aborrece y al que llega a denunciar por sus "arreglos" políticos telefoneando a un conocido periodista, de manera anónima. Que por esas vueltas de la trama terminará siendo el prometido de su mejor amiga y melodramáticamente, su oculto enamorado. La obra es un ejemplo de la búsqueda que se trama en los textos de esta autora desconocida y escasamente representada: la de construir modelos alternativos a los estereotipos de la tradición literaria. Reescribe las historias sentimentales mil veces contadas en folletines o letras de tango para contradecir el modelo de felicidad tradicional.

La puesta en escena respeta casi fielmente el potente texto original, incluso con la vieja costumbre del "intermedio" entre acto y acto.

"Es que los sueños también estorban. Todo estorba si lo que buscamos es ser felices... Hay que arrancarse una a una todas esas cosas estúpidas con las que no se debería nacer. Sueños brillantes, talento, ambición, generosidad, ansia de vida. Todo lo que puede hacernos nobles y redimirnos. Cortarlo de raíz, arrancarlo, volverse una bestia pintada y adornada. Nada más..."

SALVADORA MEDINA ONRUBIA
La historia oficial pretende recordarla sólo como la mujer de Natalio Botana, el célebre director del diario "Crítica". Otros la llamaron la Venus Roja. Para la pacatería de la "sociedad" porteña de comienzos del siglo XX, fue "aquella a quien no se respeta", una oveja descarriada. Salvadora Medina Onrubia, bella y apasionada, dueña de un indómito espíritu revolucionario, anarquista y madre soltera, fue una mujer singular que participó en numerosos acontecimientos de la vida política y social de la Argentina.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad