Domingo, 13 de Noviembre de 2016

De Armando Discépolo

Una cocina, un sótano, el lugar donde convergen un puñado de inmigrantes y criollos. La nostalgia por la tierra dejada, la lucha por la búsqueda del lugar propio, donde ni el criollo pertenece.
Aquéllos que vinieron a hacerse la América y se encontraron con la oscura realidad que aún nos toca vivir día a día.
"Vivimos en la tierra de la carbonada, somo todo iguale, todo e bueno, Y como en una gran cacerola, te lo revuelveno todo y te lo sirveno. ¡Jesús, qué Babilonia!"

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad