Miércoles, 19 de Octubre de 2016

"Este trabajo coreográfico conjuga colores, imágenes, música y danza, donde las improvisaciones tuvieron como punto de partida la relación entre un hombre y una mujer mostrando momentos simples y cotidianos del ser humano como un pasaje de acontecimientos cotidianos donde sólo una sonrisa, una caricia, un abrazo nos lleva a encontrar un rincón sereno. Momentos simples que son olvidados en la tirantez cotidiana", explicó Sabbag.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Play back & Noche de luna

Clasificaciones: Danza




e-planning ad