Sábado, 16 de Enero de 2016

4 coreógrafos
4 compositores
4 bailarines
4 instrumentistas

Como todos los matrimonios, el de la danza y la música ha pasado por momentos de pasión, indiferencia y felicidad. En el siglo xx el encuentro de Merce Cunninngham y John Cage fue uno de los más fecundos y creativos; ambos artistas marcaron un camino y de alguna manera un "método" que influye hasta hoy a compositores y coreógrafos.
Así también, en este espectáculo la música fue compuesta para la coreografía y la coreografía realizada para esa música. A esta mezcla inicial se añadieron los intérpretes: bailarines e instrumentistas en cantidad exacta (no más de uno de cada caso).
Así se conforma este programa de cuatro obras.
Cuatro cocteles de sabor bien diferente que renuevan los votos y festejan la larga vida de aquel viejo matrimonio.

Alejandro Cervera
Programador Área Danza - CCRRRojas

La música es movimiento y la danza ritmo y sonido. Ambas se mueven en el espacio. Ambas, posiblemente, nacieron juntas. Y las dos, aunque se las haya llevado a relaciones casuales, aunque entre una y otra se haya introducido el azar y aunque se haya trabajado con el vacío y con la expectativa que podían generar la falta de una o la otra -danza sin música, música sin danza-, aún siguen juntas. En este caso, se trató del encargo de cuatro músicas pensadas especialmente para que fueran tocadas por un músico en escena y junto a un intérprete cuyo instrumento fuera su cuerpo -y el espacio propio que ese cuerpo sea capaz de generar en el espacio común de una sala--. Cuatro compositores, cuatro coreógrafos, cuatro bailarines y cuatro instrumentistas: cuatro posibilidades para continuar aquel viejo juego.

Diego Fischerman
Programador de proyectos especiales en el área de música
Programador musical de 4x4

Obras que forman parte de este espectáculo:





e-planning ad