Lunes, 07 de Noviembre de 2016

De Daniel Kersner

A través de un humor políticamente incorrecto, cuenta en clave de vodevil -con enredos y malos entendidos- una historia que despliega, entre otros, el tema de la identidad. La trama se desencadena a partir de una situación banal: un matrimonio vacaciona en la costa en una casa alquilada. Allí traban relación con el dueño de la casa y sus supuestos familiares. Sospechas y mentiras, desconfianzas y ocultamientos, y versiones siempre diferentes de un mismo hecho, sirven para aludir al fascismo cotidiano, a la fragilidad de las convenciones, a la violencia latente en los vínculos humanos.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad