Domingo, 17 de Enero de 2016

De Marisa Busker

La memoria de un lugar que discute su posición de torre de Babel,
que discute tener prioridad al lado del Arca de Noe,
en donde el agua esta vista como desencadenante
y símbolo permanente de regeneración,
además de ser parte de la vida cotidiana.

El Templo del Valle de la Montaña tiene como protagonistas a 4 personalidades que surgen del trabajo cotidiano de creación de la obra: El Señor del Lugar, las Mujeres de su Alma y el Viajero, este último encarnado en un muñeco. Los cuatro son parte de un mismo carácter y a la vez muy fuertes en su individualidad. Vieron y experimentaron diferentes cosas andando por ahí hasta que lo que fuere haya sido el Gran Diluvio los coloco en un mismo sitio: un Templo en un Valle en una Montana, parte de la memoria de la creadora, un lugar al cual el espectador también pueden sumarse.

El Templo del Valle de la Montaña es una Performance creada por Marisa Busker, en donde el individuo que podría ser llamado actor, tiene ahora el nombre de Performer por trabajar con la sintesis de las celulas basicas de las disciplinas artisticas que utilizan el cuerpo y la voz, incluida su expresion.

Un Performer es un individuo que utiliza las disciplinas artísticas antes de ser especializadas en lo que hoy se deriva en actor, bailarín, orador, titiritero, cantante, mimo. Hoy por hoy las disciplinas artisticas perdieron la relacion con su origen que fue seguramente algun ritual necesario más una conjunción de las mismas: en este trabajo se trata de recuperar aquella parte tan esencial. El ritual quedarà implicito en el cuerpo del Performer y en los materiales que utiliza para crear el espacio escenico en relacion a si mismo y a quienes presenciaran el momento de la Performance.

Esta obra aparece en la parte final del desarrollo de un trabajo de investigación que inició Marisa Busker en 1997. A partir de la necesidad de encontrar una forma más profunda y completa de ser artista. Habiéndose iniciado en la música clásica desde temprana edad su instinto la llevo a cruzarse con diferentes situaciones y personalidades que contribuyeron a dar forma a su trabajo transdisciplinario y transcultural, incluidas largas estancias en distintos países: Holanda, India, Srelanka, Italia.

Su deseo de transmitir la información que acumulo durante años de trabajo e investigación la llevo a fundar en 2005 el Laboratorio para la Expresión del Lenguaje, entrenamiento para músicos y luego el Laboratorio del Performer. Ambos laboratorios llevan capacitando gente desde entonces.

El FNA selecciono este trabajo para dar cabida a la creación de la Performance, otorgándole la Beca Nacional para Creadores en Teatro.

El INT selecciono El Templo del Valle de la Montaña para Subsidio de Producción.


Este espectáculo formó parte del espectáculo: El templo del valle: Episodio 1 y 2





e-planning ad