Viernes, 15 de Enero de 2016

De Santiago Gobernori

Este Biodrama es una ficción creada a partir de datos de la vida de Carlos Otto Nagel (Bubi).

“El deseo de Bubi (podría decirse el deseo de su vida), es terminar una máquina de tirafondos que él mismo inventó. Una máquina única en el mundo producto del ingenio de combinar máquinas viejas con otros artefactos. Faltan pocas piezas para terminarla. Pero Bubi está impedido por un accidente cerebro vascular que lo dejó hemipléjico. Sus hijos tienen sus ocupaciones, sus proyectos. También falta dinero. Y el sueño de terminar la máquina queda detenido. Un sueño que enaltece la vida de este hombre que nunca se detuvo ante las imprevistas caídas económicas. Que supo adaptarse a las épocas, a los sopapos que recibimos al vivir en un país cambiante, resolviéndolo creativamente, sin resignarse. Un hombre, en suma, inteligente, tierno, fascinante, gracioso. Un padre amado y sabio. Un marido dulce y cariñoso. Descubrí en Otto Carlos Nagel (Bubi) un ejemplo de actividad, de lucha. Y al verlo desenvolverse en su ámbito hogareño - laboral, junto a su esposa, hijos, nietos, me produjo en varios momentos una extraña, contenida, pero verdadera emoción.”
Santiago Gobernori

Proyecto Biodrama: sobre la vida de las personas
Un director de teatro debe elegir a una persona argentina viva y, junto con un autor, transformar su historia de vida en material de trabajo dramático. Los directores pueden elegir distintos tipos de vidas, desde personas públicas hasta existencias completamente anónimas, desde sujetos particulares hasta representantes de mundos que les interese explorar. La condición de que el sujeto elegido esté vivo permite que el director pueda trabajar con él en persona, conocer su historia de primera mano. Se puede trabajar con el sujeto en escena, incorporar incluso sus relaciones, su mundo, su trabajo, etcétera, o bien combinar ese universo real con mundos de ficción más “teatrales” (actores, texto dramático).

El Proyecto Biodrama se inscribe en lo que se podría llamar el “retorno de lo real” en el campo de la representación. Después de casi dos décadas de simulaciones y simulacros, lo que vuelve -en parte como oposición, en parte como reverso- es la idea de que todavía hay experiencia, y de que el arte debe inventar alguna forma nueva de entrar en relación con ella. La tendencia, que es mundial, comprende desde fenómenos de la cultura de masas hasta las expresiones más avanzadas del arte contemporáneo, pasando por la resurrección de géneros hasta ahora “menores” como el documental, el testimonio o la autobiografía. El retorno de la experiencia -lo que en el Proyecto Biodrama se llama “vida”- es también el retorno de Lo Personal. Vuelve el Yo, sí, pero es un Yo inmediatamente cultural, social, incluso político.
Vivi Tellas. Febrero 2003





e-planning ad