Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Plauto

La aventura cómica de Plauto parte de Grecia, recala en Roma, se pierde en las bibliotecas eclesiásticas del medioevo, brilla en tipos de la Comedia dell´ Arte, se afianza en el tic tac racionalista de Moliere, gesticula en Goldoni, se pone frac en los Vaudevilles y hasta se asoma a veces, como un eco, en la comedia consumista, conteniendo desde hace siglos la clave de la comedia.

Las máscaras en Anfitrión accionan jerarquías sociales que se desacralizan en su devenir: el amo castigado, el héroe acobardado, el esclavo que se burla, la víctima que domina y un juez que duda de todo por obra de un mandamás, un todopoderoso ajado (Júpiter) que se dedica a cumplir sus deseos.

Zambullirse en esta risa arcaica nos dispara el gesto, reforzado, a veces compulsivo, de la acción primari, la morisqueta, la imitación, el pisotón,el pedorreo, los pellizcones, los gruñidos, las verguanzas, los canturreos del corazón. Queremos divertir armando y desarmando la máscara ante los ojos del espectador. Queremos hacerlo con los pies y con la cara, con las manos y con el busto, con el sonido de la acción. Queremos carcajear, cantar y bailotear. Proponemos dejarse llevar de la mano del niño por los embrollos de la acción.

Jorge de Lassalletta

Clasificaciones: Comedia, Teatro




e-planning ad