Sábado, 21 de Mayo de 2016

De August Strindberg
El Padre de Strindberg nos invita a replantearnos nuestras más íntimas estructuras de supervivencia y estabilidad emocional. Estructuras que nos permiten dejar nuestros miedos lo suficientemente alejados como para no enfrentarnos al caos y mantenernos al margen de esa sutil línea que divide lo conocido de lo desconocido, la confianza de la desconfianza, el amor del odio, la cordura de la locura... Cuando la duda se instala... ¿quién puede sentirse seguro por mucho tiempo?




e-planning ad