Martes, 18 de Octubre de 2016

De Jean-Luc Lagarce

La tradición es rigurosa. Hay que ser un íntimo o, en el peor de los casos, una relación, vaga relación en un caso extremo, para tener el derecho de ser invitado, para acceder a ese privilegio. ¿Y cómo convertirse en un íntimo, un cercano, en otro lugar, en otra circunstancia que no sea esta...?

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad