Jueves, 21 de Enero de 2016

De Martín Barreiro
Cazadores comienza con el secuestro de dos jóvenes. A partir de allí, el pasado reciente de los argentinos es visto a través de un espejo deformante. La repetición absurda de nuestra historia es puesta en escena. Los personajes transitan la obra como estereotipos, donde el humor potencia lo trágico. La síntesis del argumento busca que los artificios del teatro pongan en evidencia un sistema de vida incapaz de recobrarse.




e-planning ad