Jueves, 03 de Noviembre de 2016

De Pablo Procopio

El dolor es tan dulce, salvaje y sexual como el amor
Dicen que a lo largo de su vida nunca hicieron lo que querían. Esta noche ellos quisieron cambiar su destino. Quisieron ser felices. Experimentaron cosas nuevas. Corrieron por laberintos. Escondieron sus sentimientos. Atravesaron el dolor. Se disfrazaron. Se desnudaron. Lloraron. Pero una mujer y un hombre fueron discriminados, rechazados y desterrados porque creían en el amor.

¿Qué hay que hacer para ser feliz.?

Entren. No se hagan preguntas.

Promiscua en palabras del director
Promiscua es un rompecabezas de hábil construcción, y nosotros somos un grupo de gente que apuesta por el arte y la cultura a todas sus disciplinas. En el desarrollo de este melodrama dark, algunos actores que estaban, ya no están. Y otros nuevos ocupan sus lugares y también nuevos lugares. Promiscua se transforma constantemente. Muta todo el tiempo. Se adapta a los nuevos espacios. Es maleable como la arcilla, como el cuerpo de dos amantes en acción. El público se mueve con los actores, y construye su propia historia. Los actores aparecen y desaparecen. Promiscua es acción, amor, y dolor.
Promiscua es una propuesta original... y ante todo curiosa, fruto de un equipo que debe trabajar con precisión y exactitud, a la vez que vigilar la conducta y a menudo el desconcierto del espectador. Promiscua es.
En fin, será cuestión de sumergirnos en el universo de Promiscua y ver esos momentos irrepetibles de los ensayos. Bienvenidos. Este es un espacio de búsqueda, de prueba y de error. Pero también de mucho amor.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad