Jueves, 14 de Enero de 2016

De Ernesto Caballero
En "Un busto al cuerpo", hay tres mujeres de tres generaciones distintas para las que inesperadamente su cuerpo se ha convertido en problemático. Esta idea sirve de arranque para una comedia aparentemente ligera que trata, sin embargo, de aludir a una inquietud por todos compartida: la posibilidad de cambiar nuestro cuerpo. Sin embargo, esta posibilidad se muestra como algo conflictivo, perturbador, por mucho que tratemos de convencernos de que se trata de algo cotidiano que roza, incluso, la frivolidad. Tres mujeres que representan no sólo a la mujer de hoy, sino a todo un imaginario colectivo que habiendo perdido las referencias tradicionales en lo que a otro tipo de valores se refiere, se centra hoy en día, de manera agónica y obsesiva, en el cultivo de la propia imagen. Esta fantasía, que ha estado presente desde Pigmalión a Pinocho, parece cada vez menos un sueño, pues la tecnología y la ciencia médica hacen posible hoy en día el milagro de modelar a la carta nuestro aspecto físico. Pero este no es un sueño apacible. Así al menos lo vivirán nuestros personajes, sometidos por esta circunstancia a una constante transformación en sus relaciones para con ellos mismos y para con los demás.

Este espectáculo formó parte del evento: Todos al Teatro





e-planning ad