Lunes, 30 de Mayo de 2016

De Ricardo Monti
La acción transcurre horas antes de la batalla, en los confines de una helada llanura. Una construcción precaria ofrece apenas refugio a las inclemencias del tiempo. El jefe supremo, el señor Beltrami, y su ejército se preparan para pelear contra el Loco. Faltan apenas unas horas para que rompa el día. El señor Beltrami viene acompañado de su Ayudante. Está algo afiebrado y lleva días sin dormir. Mientras esperan el amanecer, Beltrami, deberá decidir la suerte de una pareja de prisioneros, una niña de la alta sociedad y un curita, cuya fuga ha escandalizado a los nobles de Finlandia. La niña está embarazada. Entre los prisioneros están, además, los Mezzogiorno femenino y masculino, actores italianos que pertenecen a un circo. Son hermanos siameses y están unidos por el sexo. Beltrami ordena al Ayudante que traiga a los Mezzogiorno y luego de interrogarlos y asegurarse que no son espías enemigos les permite representar. Los italianos despliegan su teatro de sueños donde se describe la pasión del amor a través de la comedia del Infierno, el Mundo, el Purgatorio y el Paraíso. Está amaneciendo y la batalla es segura. El Ayudante pide piedad en favor de los amantes y los Mezzogiorno ofrecen su vida a cambio. Pero Beltrami, que está presionado por los nobles de Finlandia y necesita demostrar su poder, manda ejecutar a los amantes. Sin embargo, el hijo de la mujer sobrevive.




e-planning ad