Martes, 17 de Enero de 2017

Homo Dramaticus es una obra de tres actos.

En el primero, criaturas, nos encontramos con dos personas interpretando a dos niños donde los juegos se tornan reales.
En marcha, el segundo, nos demuestra lo dificil que puede ser llegar a cumplir nuestro objetivos sin importar raza, religion o clase social.
En el tercero y ultimo acto, palabras, pone a prueba la fe de un hombre que intenta predicar en un parque sin importar las consecuencias.
Si bien homo Dramaticus es una obra de cuadros muy distintos, posee un hilo conductor fundamental que nos hace discrepar sobre un tema mas vigente que nunca: la perdida de los valores humanos.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad