Lunes, 25 de Enero de 2016

De Graciela Ferrari

Dos hombres muy urbanos, vestidos con la misma ropa y los mismos sombreros -parecen un dibujo animado- se encuentran por azar en una calle descuidada y cubierta de desperdicios.

Hablan sobre el mismo asunto -la limpieza de la ciudad- cada cual desde su punto de vista. Uno insiste con convicción en arrojar sus papelitos en el tacho, sin importar que rebalse de basura; el otro sueña con hallar una manifestación que exija la limpieza de la ciudad, para unirse a ella.

Sus buenas intenciones y sus gestos son iguales, sus opiniones diametralmente opuestas. Uno se llama A, el otro B.

Este espectáculo formó parte del evento: Estamos en Obra





e-planning ad