Domingo, 17 de Enero de 2016

De Leonel Giacometto, Nancy Barbero

Fingido, Fingido (reemplazado) y Real son el resultado de un cuestionamiento: dar cuenta sobre una, digamos, postura política frente a la idea de texto y de escena. Se puso en cuestión el problema (si esa es la palabra) como una tensión que no encuentra una respuesta unívoca. Fingido, Fingido (reemplazado) y Real vienen a cuenta entonces, particular y singularmente, a raiz de ciertas ideas y visiones contrapuestas con respecto a la llamada "dramaturgia del actor" como noción de construcción de sentido de la escena. Se planteó la necesidad de un abordaje escénico a partir de improvisaciones que, en principio, no tuvieran, no contaran con ningún anclaje situacional definido, ni temático, ni estuvieran inscriptos en una lógica de sentido narrativo, digamos, convencional. Debatiendo sobre los límites, las falencias y los puntos a favor de las esctructuras que tienen su concepción en la dramaturgia del actor, comenzaron a plantearse ciertos aspectos, ciertos procedimientos comunes que llevaron a la escritura de una especie de manifiesto o tabulación sobre el que trabajamos y al que llamamos "Dogma Fingido".

Dogma Fingido
Lo que se producirá no será una obra, sino un acontecimiento.
Lo que se producirá no deberá forzarse a un género teatral determinado.
Lo que se producirá no tendrá características ni rutinas performáticas.
No se buscará, se encontrará.
El "aquí y ahora" será el "aquí y ahora real" tanto en el proceso de creación, como en los ensayos y en las funciones.
Se aplicarán y se pondrán en duda todos los métodos y metodologías de la actuación.
La improvisación será de suma importancia tanto en el proceso de creación, como en los ensayos y en las funciones.
Las primeras improvisaciones serán de, al menos, dos horas sin interrupciones ni cortes, y serán continua y constantemente intervenidas por el director y/o dramaturgo.
El entrenamiento actoral correrá por cuenta exclusiva de los actores. Durante el proceso de creación, las improvisaciones y los ensayos se trabajará exclusivamente sobre y para el acontecimiento.
No hay texto previo. Todo lo textual aparecerá en las improvisaciones aunque se pueden utilizar textos propios o ajenos sólo a modo de disparador. No se podrán grabar ni filmar las improvisaciones; sólo tomar notar. La reescritura de (ciertas) escenas estará a cargo del director y/o dramaturgo, no de los actores. No habrá texto estable, tanto en el proceso de creación, como en los ensayos y en las funciones; se trabajará con algunas escenas escritas y con postas, lugares, acciones o parlamentos a los cuales se deberá llegar.
Al menos una secuencia del acontecimiento deberá contener dos escenas en la que la segunda desacreditará a la primera, tanto en lo formal, en lo conceptual, en lo estético y/o temático.
No habrá vestuario ni trajes teatrales a menos que sea exclusivamente necesario a la historia.
No habrá maquillaje teatral a menos que sea exclusivamente necesario a la historia.
No habrá iluminación teatral o dramaturgia de las luces. Los apagones serán parte de la historia y no de la escena.
La escenografía estará reducida a lo mínimo aunque nada podrá ser simulado. La única pared "invisible" (si hubiera paredes) será la cuarta pared (si existiera).

Fingido, Fingido (reemplazado) y Real deben ser comprendidos (si esa es la palabra) como fenómenos, acontecimientos, donde el movimiento y la modificación permamente producen un texto abierto, siempre en proceso. Lo que se pone en evidencia, entonces, es la idea de proceso, donde el decir y el hacer de los actores -en la relación que surge en las improvisaciones, en los ensayos y en las funciones entre la palabra y la escena- modifican o permiten modificar un texto que, de otra manera (es decir, en la escritura) "aparentaría" ser "estable".

REAL es una estudiante del último año de la carrera de actuación, que convoca a un importante director teatral argentino para que la dirija en LA VOZ HUMANA, de Jean Cocteau. Pero él se niega
y ella, que más adelante echará de menos la luz y sabrá que sin luz no se puede hacer mucho,
lo extorsiona.

IV ARGENTINO DE TEATRO, 2007.
5 / 5, 5 AÑOS / 5 DÍAS, FESTEJO DE LOS 5 AÑOS DE DOCUMENTA / ESCÉNICAS, CÓRDOBA, 2008.
II PREMIO MEJOR OBRA y MEJOR DIRECTOR V ENCUENTRO NACIONAL Y II INTERNACIONAL DE MONÓLOGOS Y UNIPERSONALES LA TIGRA - CHACO - 2008.

Real es un experimento bien urdido por el autor que empuja la ficción para hacerla coincidir con una porción de realidad (como si la situación de ficción-espectador no existiera), al tiempo que extrema las posibilidades de la actriz dentro de un formato de por sí limitado, como es el unipersonal. En este sentido, la obra es una revancha del autor sobre el director, un duelo sostenido por el mismo Giacometto y una actriz con muchas posibilidades de búsqueda.

Beatriz Molinari. La voz del interior (Córdoba)

Giacometto pone en juego los límites del unipersonal y experimenta, merced a la ductilidad de Barbero que consigue componer un personaje que nada tiene de su aún vital Ana Bares de la elogiada Fingido, con una teatralidad que se ajusta entre la comicidad del típico unipersonal de un concert y cierto vuelo operístico que tiene el personaje camino a la locura.

Miguel Passarini. El Ciudadano (Rosario)

Este espectáculo formó parte del evento: 5/5 - 5 años / 5 días - Festejo de los 5 años de de DocumentA/Escénicas
Este espectáculo formó parte del evento: 1° Ciclo de Teatro Independiente en Salas Rosario 2009
Este espectáculo formó parte del evento: 1° Festival Tropofonía / Una Experiencia Del Lenguaje





e-planning ad