Sábado, 05 de Noviembre de 2016

De Daniel Dalmaroni

Un hombre le confiesa a su mujer que ha matado a un tipo. A través del humor negro, la pieza nos conduce por los laberintos del matrimonio y la familia a través de un lenguaje que parece un compedio de los lugares comunes en las relaciones de pareja. Todos caerán en el furor asesino y veremos cómo la familia puede encubrir los horrores más terribles. El vaciamento de sentido sólo dejará lugar al disparate, como único modo de relacionarse.

PREMIO ESTRELLA DE MAR/ARGENTORES 2008

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad