Viernes, 21 de Octubre de 2016

DANZA CONTEMPORÁNEA

Los seres humanos, ¿estamos hechos para la singularidad ? Si esta fuera posible, ¿soportamos cada uno de nosotros lo diferente? A partir de estas preguntas Daniel Payero plantea una pieza en la que se invita a reflexionar sobre las tensiones entre lo social y lo particular.

Sobre la Obra
Es cierto, que todos nos refugiamos en la igualdad, y en la identificación al grupo que tenemos a nuestro alcance para tener alguna pertenencia social, para estar más cómodos sin contradicciones, y finalmente para ser aceptados y estimados.
En la obra las mujeres deben tener los mismos códigos para pertenecer a un grupo y ser identificadas en él. ¿Pero qué pasa cuando un miembro de cualquiera de estas convenciones decide o elige algo diferente? Pareciera que allí se encontraría lo insoportable: una mujer no puede romper los códigos preacordados. Es difícil trascender lo normado por lo social. La obra invita a pensar que entrar en lo establecido, tal vez por convenciones inconscientes, es sacrificar lo singular. Pero por otro lado, soportarse en lo diferente tal vez sea pagar con el aislamiento y la soledad.
El final es abierto como la vida misma: seguir buscando, saber dónde estamos más cerca de lo que es nuestro deseo, tal vez sea transitar la existencia.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: Danza: envuelto en tu cuerpo & rufianes

Clasificaciones: Danza




e-planning ad