Martes, 19 de Enero de 2016

A casi 100 años de su estreno (1908) este clasico de Laferrere sigue poniendo a esos personajes frente al antiguo espejo de aquella epoca del mismo modo que nos coloca a nosotros ante el espejo moderno de esta.

Y una vez mas, como si la repeticion del error hubiera hecho alguna vez reflexionar al hombre al punto de modificar su conducta, los muestra y nos muestra anteponiendo la hipocresia, la opresion, las apariencias y la tilingueria a la moral, la etica y la libertad de accion y pensamiento.





e-planning ad