Miércoles, 19 de Octubre de 2016

Grupo de Teatro La Tramoya Los mitos populares casi siempre están construidos con el aporte de los buenos deseos de la gente. Por considerarlos inalcanzables, la mayoría revisten una profunda fe religiosa, en donde el sincretismo no es más que una necesidad intelectual que poco le importa al pueblo. Tal es el caso del Gaucho ANTONIO MAMERTO GIL NÚÑEZ (conocido popularmente como Antonio Gil o gauchito Gil) profundamente arraigado en el corazón de los correntinos, que trasciende fronteras y hoy sus capillas con velas y banderas rojas se las pueden ver a la vera de los caminos. ¿Por qué su permanente vigencia? Porque ANTONIO GIL fue un hombre de pueblo que luchó contra la injusticia y porque no quería matar lo mataron injustamente y esto lo hace universal. Lo demás son anécdotas, por eso hoy le rendimos homenaje con este espectáculo callejero. La calle es el lugar de todos y entre esos todos está el alma del GAUCHITO GIL, como un recordatorio permanente de los defectos que los humanos todavía no fuimos capaces de superar.

Este espectáculo formó parte del evento: Encuentro Nacional de Teatro Callejero de Grupos





e-planning ad